¿Los jóvenes proyectan su vida laboral en Tunja?

Foto: Hisrael Garzonroa - EL DIARIO
Publicidad

Más de 18 mil desempleados hacen de Tunja hoy, la décima ciudad capital con más desempleo, esto según cifras del DANE, con corte trimestral abril-junio. Los cafés del Pasaje de Vargas día a día reciben más caras largas con folletos bajo el brazo. Y es que la ciudad no da tregua.

Le puede interesar: Tunja no logra encontrarle solución al drama del desempleo

Formación y empleabilidad son dos factores que los jóvenes buscan, pero que en la capital boyacense parecen distanciarse mucho una de la otra. Muchos universitarios recién graduados, optimistas, desarrollan hojas de vida, envían correos, imprimen, se lanzan a las calles, a las vitrinas públicas, buscan o pagan por un palancazo, por una recomendación, y, que sea lo que la suerte quiera. Pero, la realidad es que «Si no hay padrino político no hay buen puesto de trabajo», es el común pensamiento de los nuevos profesionales.

Publicidad

Le puede interesar:
>Cada vez más tunjanos aguantan hambre
>Comprar ropa o zapatos, un lujo de unos pocos en Tunja

Por eso EL DIARIO quiso preguntar a ciudadanos profesionales que rondan entre los 25 y los 40 años, sobre ¿cómo ve la situación laboral actual para los jóvenes en la ciudad? ¿Tunja es una ciudad donde los jóvenes puedan proyectar su vida laboral?

Las respuestas en su mayoría, dejan ver la percepción proclive que tienen sobre las faltas de oportunidad laboral, los puestos públicos dados a dedo, entre otras.

Esteban Sánchez, Licenciado en Artes Plásticas

La adversidad laboral no es una novedad de la pandemia, como tampoco es adverso vivir del arte en Tunja. Lamentablemente la falta de oportunidades reales, han hecho que los jóvenes se vean obligados a migrar a otras ciudades o países. Juventud en Tunja es igual a diáspora y con ellos se marchan las posibilidades de desarrollo e innovación de la región. La falta de trabajo no es novedad, es tradición.


Robin Gutiérrez, Abogado y gestor cultural

La situación laboral para los jóvenes de la ciudad es incierta, la tasa de desempleo que era alta para la media nacional antes de la pandemia, aumentó. Esto ha empujado a los jóvenes de la ciudad a emplearse en cosas diferentes a su profesión, empleos por horas, contratos a 4 meses, estos últimos si se tiene un amigo politiquero, el rebusque mediante emprendimientos, estos últimos que son vistos por la administración como si fuesen un pasatiempo y no la fuente de sustento de familias. Todas estas condiciones generan mucha migración de jóvenes con múltiples capacidades profesionales, artísticas, científicas, intelectuales, etc., a otras ciudades del país. Tristemente Tunja en este momento pese a ser una ‘ciudad universitaria’, no genera oportunidades para sus jóvenes, pues los gobiernos en cabeza de una mini oligarquía conservadora y clientelista no está pensando en el progreso de la ciudad en aspectos sociales, sino en obras y más obras para beneficio de los contratistas. Mientras la ciudad siga gobernada por mentalidades de siglos pasados, no podrá avanzar y potenciar sus capacidades en múltiples aspectos que sus jóvenes pueden aportar para hacer de Tunja una ciudad con oportunidades para sus jóvenes.


Hernán Ramírez, Músico 

La situación de los jóvenes frente al trabajo está cerrada, porque existen empresas como tal, los pequeños negocios han desaparecido, la mano de obra calificada no crece y los impuestos por parte del estado ahogan al pequeño empresario. Para proyectar la vida laboral tienen que existir muchas empresas para que aparezcan cierto dinamismo económicos donde el protagonista sea los jóvenes.

Jhonathan Sánchez, Historiador

Sinceramente cada día es más difícil. La ciudad de Tunja no posee industrias y los mayores empleadores son la Alcaldía y la Gobernación de Boyacá que proveen alrededor de 900 y 1200 trabajos directos e indirectos, respectivamente, es decir, que son empleos que corresponden al sector público y para obtener alguno, depende en su gran mayoría de si se es simpatizante o no de los gobernantes de turno.

Lastimosamente y lo digo con mucho pesar porque hablo desde el ejemplo, pues yo tuve que emigrar de la ciudad por falta de oportunidades; en Tunja, no es posible proyectarse laboralmente, a los dirigentes que ha tenido la ciudad les ha faltado la voluntad de llevar a cabo un proceso de lanzamiento comercial responsable que cubra la demanda laboral con cargos dignos y justamente remunerados, no basta con ofrecer empleos de Call Center que solo pagan un salario mínimo a lo sumo. 


Nancy Buenahora, Comunicadora

Sin ser especialista en el área económica, considero que el panorama laboral en Tunja es muy desesperanzador para cualquier grupo etario. Principalmente porque nuestras vocaciones productivas locales no han tenido una oferta de empresas o industrias que generen empleo; el empleo se genera principalmente en el sector público y el de la educación con seis universidades establecidas. Y aunque eso reporta una ventaja para el medio ambiente, por ejemplo, ya que no son ‘chimeneas’ que puedan contaminar o agotar los recursos, como otras ciudades del departamento, la oferta se ha quedado pequeña. Ahora hay un poco más de ofertas de empleo, aunque tímidas, para los jóvenes; se reducen al sector de servicios en actividades de servicios de mensajería, domiciliarios, meseros, cajeras y para los que pueden aspirar a un empleo profesional la dinámica incluye el clientelismo político de los partidos tradicionales y ‘alternativos’; que en un juego perverso trafican puestos por votos. 

Queriendo dejar el escepticismo y pesimismo, veo con esperanza emprendimientos que muchos jóvenes han iniciado y que a su vez se convierten en ofertas de empleo para otros jóvenes; menos inestables que las ofertas con sello del color del partido de turno en el poder. Los emprendimientos que desde hace 10 años para acá han sobrevivido, se han convertido en inspiración para otros.


Hernán Parada, Contador público y escritor

La situación laboral para los jóvenes tunjanos actualmente es triste y desesperanzadora. No hay muchas posibilidades de emprender y sostener un negocio a largo plazo a menos que se tenga un gran capital apoyando esa empresa. Y a veces pienso que esas estadísticas que muestra la alcaldía sacando pecho de cómo ellos han aumentado el porcentaje de personas laborando en la ciudad no son muy apegadas a la realidad. Un trabajo de dos meses no es un aumento en los índices de empleo. ¿Qué hacen esas personas los 10 siguientes meses? Estar de empleo en empleo por términos de a dos meses o menos no genera una estabilidad laboral para los jóvenes, y eso para una ciudad que se jacta de ser ‘estudiantil’ es muy grave. No existe una conexión entre lo que los jóvenes estudian, el grado de estudios que alcanzan y la oferta de empleos que tiene Tunja. Por eso es que muchos de sus profesionales se van a trabajar a Bogotá u otras ciudades principales del país, para obtener una mejor remuneración por su trabajo y lo que saben hacer.


Andrés Ortíz, Abogado

El panorama no es claro al no contar con empresas e industrias en la ciudad, y a la gran cantidad de profesionales que emergen por ser una ciudad estudiantil, los nuevos incentivos del Gobierno Nacional a apoyar el empleo en edades de 18 a 28 años, lamentablemente no cobija a Tunja debido a lo anterior, no contamos con industria en la ciudad, y catastróficamente los empleos públicos son destinados a los amigos del gobernante de turno, esto en el entendido que nadie gobierna con los enemigos, así las cosas, depende del amigo político que tengan estos jóvenes. Y, claro, que el amigo político gane las elecciones.

Le puede interesar: ‘Expoempleo Joven’: Feria virtual con más de 30 mil vacantes disponibles


Alejandro Quito, Artista y gestor cultural

La situación laboral en Tunja es muy complicada por la falta de oferta, pese a ser la capital del departamento las personas profesionales jóvenes no pueden acceder fácilmente a un trabajo digno, son mal pagos y muchas veces no hay prestaciones de ley, los contratos por prestación de servicio hacen que los salarios sean bajos, en muchos sectores económicos en la ciudad los trabajos son pagados de forma precaria, así he visto mucha gente que tiene que migrar a otras ciudades a buscar mejores salarios u oportunidades de emprender. 

Lo positivo que veo es que esta crisis ha hecho que la gente empiece a emprender con pequeños negocios, pastelerias, comida, domicilios en bicicleta, tatuadores, etc. hay una gran variedad de pequeños emprendimientos pero esos emprendimientos casi no suelen ser sostenibles a largo plazo, o tienen serias dificultades de consolidarse como un negocio prospero, a menos que se tenga un capital de respaldo que le soporte, pero si no se tiene eso, la cosa es más complicada, y claro que también hay una responsabilidad de la cultura de Tunja, que no suele ser muy empática con las ideas y productos locales, por último se puede hablar de una responsabilidad del estado, la Alcaldía de Tunja es, aparentemente, la única bolsa de empleo ‘bien pago’ en Tunja, y los políticos clientelistas ofrecen puestos a sus amigues y a les amigues de sus amigues, puestos públicos que son a dedo y muchas veces obteniendo esos puestos personas incompetentes. Es una ciudad llena de gente talentosa y capaz pero hay un gobierno y un público que no quiere el cambio, no le apuesta a la cultura, las artes ni la empresa local.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.