Tunja, una ciudad sin oportunidades de trabajo para los jóvenes

0
211
Foto | Archivo - Hisrael Garzonroa
PUBLICIDAD

Por: Daniel Triviño

El que busca encuentra, suelen decir por ahí. Pero este adagio tiene nula aplicación para los jóvenes de la capital boyacense. Los más afortunados pasan meses para encontrar un trabajo, otros dedican años y la mayoría decide emigrar buscando las oportunidades que su propia tierra les negó.

Publicidad

En Tunja, tener entre 18 y 28 años es equiparable a un crimen, conseguir un trabajo teniendo esa edad es prácticamente una hazaña, solo unos pocos pueden darse el lujo de alardear de tener un trabajo en la capital boyacense con esa edad.

La más reciente Gran Encuesta Integrada de Hogares deja muy mal parada a la ciudad en materia de empleabilidad, especialmente a los jóvenes que la habitan, pues el 33,4% de ellos no tienen trabajo.

Ese porcentaje podría ser mucho más grande, pues el DANE califica como jóvenes a las personas entre 14 y 28 años, pero los jóvenes desempleados de la capital boyacense llegan e incluso superan los 30 años. También ha de aclararse que el DANE no cuenta la informalidad como desempleo, así que el porcentaje es mucho mayor, aunque realmente incierto.

Las administraciones municipales, por lo menos la anterior y la actual, se preocupan poco y nada por solucionar esta problemática. Para ellos la única idea que se les cae es la de traer un call center que genera de 200 a 400 empleos, siendo que la cifra de desempleados en Tunja ronda los 20.000.

A políticas serias para la generación de empleo como la flexibilización de estatutos tributarios o la promoción y permisividad para el auge de la industria, siempre surgen trabas y obstáculos, quién sabe con cuál interés oculto.

Y más lamentable que eso es andar jugando con las ilusiones de la ciudadanía, a la que se le vende la idea de hacer de Tunja una ciudad del conocimiento. Idea fantástica, pero sumamente costosa. Basta con ver el ejemplo de Medellín, que al año invierte algo más de un billón de pesos para estimular actividades científicas, tecnológicas y de innovación en su territorio. Lamentablemente Tunja no cuenta con ese presupuesto, es más, no contará con tal cifra ni siquiera en los cuatro años de un mandato, mucho menos cuando pagar una deuda de 70 mil millones de pesos se convierte en toda una odisea.

De nada sirve ese prestigio como ciudad universitaria, si al terminar sus estudios las únicas alternativas que tienen los jóvenes son emigrar de la ciudad o engrosar las ya abultadas cifras de desocupados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.