Tunja estrena módulo de la PTAR y tarifa de acueducto y alcantarillado

Foto| Hisrael Garzonroa

Con la entrada en funcionamiento del módulo I de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, se viene consigo un incremento tarifario que se dará desde el 1 de agosto.

Pasaron casi cinco años desde que la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de Tunja empezó a funcionar. Sin embargo, la obra arrancó en 2007, y la del módulo I recién ha terminado.

Así lo anunció la Alcaldía de Tunja, que destacó el avance conseguido, puesto que, al comienzo de la Administración, el avance de obra de este módulo era del 48,6%. “En el 2020 la Alcaldía de Tunja recibe el módulo I de la PTAR con un 48,6% de avance. Hoy, gracias al trabajo de la Secretaría de Desarrollo de la ciudad, tenemos un 100% de ejecución de obra y funcionamiento”, indica un comunicado emitido por la Administración Municipal.

Desde finales de 2016, para la capital boyacense venían operando los módulos II y III, que tenían la capacidad de tratamiento de 300 litros de aguas residuales por segundo, siendo insuficientes, puesto que, en la ciudad, se producían para ese momento, unos 360 litros de aguas residuales por segundo en promedio.

Con la entrada en funcionamiento del módulo I, la capacidad de tratamiento será suficiente para el total de aguas residuales que se producen en el municipio, que se calculan en promedio en unos 340 litros de aguas residuales por segundo, entendiendo que el consumo se ha disminuido, y por consecuencia se redujo también el volumen de descargas.

Claro que esto no es un impacto que se vayan a ver reflejado de inmediato, pues el módulo requiere de unos tiempos para lograr un desempeño óptimo. De acuerdo a Fredy Acosta, gerente de planeación de Veolia Aguas de Tunja, esa capacidad ideal se estaría alcanzando para el mes de diciembre.

Al momento de la entrega y puesta en funcionamiento del módulo, el alcalde, Luis Alejandro Fúneme, revalidó y explicó ese modo en que el módulo irá incrementando su capacidad. “Es un proyecto que inicia con la fase aeróbica, donde se tendrá la posibilidad de tratar el 30%, y en el lapso de seis a siete meses, de acuerdo a los aspectos técnicos propios de la fase anaeróbica, se irá regulando para llegar hasta el 80% para poder cumplir con los requerimientos de tratamiento necesarios y los requerimientos técnicos y normativos establecidos”, señaló el Alcalde.

Claro que, el módulo I solo solucionará las necesidades de la ciudad por unos cuatro o cinco años, pues dadas las proyecciones de crecimiento de la misma, se necesitará de un nuevo módulo al término de ese plazo.

Desde la Administración Municipal lo saben, por lo que realizarán, ante el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio; gestiones que permitan completar la planta. “Seguimos trabajando para la implementación del módulo cuatro de la PTAR, para lo cual presentamos un proyecto por el orden de los $24.000 millones para poder seguir garantizando este proceso y culminarlo, tal y como nos comprometimos en el Plan de Desarrollo”, comentó Fúneme.

Explica Fredy Acosta, que la terminación del módulo I requirió de una inversión adicional por parte del municipio que rondó los $1.400 millones. Veolia, por su parte, hizo una inversión para la adecuación del módulo en términos de modernización, para ponerlo a la par de los módulos II y III, y así garantizar el cumplimiento de los estándares establecidos hoy por la normatividad.

Y como la entrada en operación del módulo I implica un aumento de los costos operativos de Veolia, eso se verá traducido en un incremento tarifario, del cual Veolia no entregó una cifra concreta a este medio, pero del cual aseguró se va a dar desde el 1 de agosto de este año.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.