Gobernación de Boyacá y CAR Cundinamarca se estrechan la mano por el cuidado del agua y otros propósitos ambientales comunes

Se destacan los bancos municipales de agua y dierentes diagnósticos que se elaborarán para mejorar la calidad de este importante recurso natural - Foto | OPGB

Con un acuerdo de voluntades, la Gobernación de Boyacá y la CAR Cundinamarca establecieron una serie de compromisos para sacar adelante proyectos ambientales como construcción de bancos de agua municipales, mejoramiento en la productividad de hornos de alfareros, aprovechamiento de aguas lluvias, construcción de reservorios, y estudios y diseños de plantas de tratamiento de aguas residuales en los municipios boyacenses que son jurisdicción de la CAR.

Ráquira, Chiquinquirá, San Miguel de Sema, Saboyá, Caldas y Buenavista serán los municipios que se beneficiarán con un acuerdo de voluntades, recientemente firmado entre la Gobernación de Boyacá y la CAR Cundinamarca, con el ánimo de garantizar un mayor bienestar ambiental para esas comunidades.

El primero de los puntos pactados trata de un acuerdo para que los municipios anteriormente mencionados se comprometan con la construcción de bancos de agua municipales. Estos tendrían una capacidad de más de un millón de litros, de modo que, para el caso de municipios pequeños como Caldas, San Miguel de Sema, Buenavista y Ráquira, dichos reservorios podrían servir para el abastecimiento de sus pobladores en épocas de verano. Igualmente podrían ser utilizados para apoyar en la extinción de incendios.

El mejoramiento de la productividad de los hornos de los alfareros del municipio de Ráquira es otro de los compromisos pactados. Inicialmente se habla de mejorar la producción de 50 hornos, impactando a un igual número de familias. Esto además requiere de un trabajo de educación, sensibilización y compensación para las familias alcanzadas con la iniciativa. Para la escogencia se utilizará la información que brinde la Administración Municipal respecto a quienes queman más y por ende contamina más. Se calcula que con esta iniciativa se reduciría en un 90% 0 95% el material particulado que se produce en este municipio.

El tercero de los compromisos es el que hace referencia al impulso de la recolección de aguas lluvias, que requiere de una consistente campaña de educación con las comunidades, así como el consecuente seguimiento que se ha de hacer tanto por autoridades ambientales como por parte de las administraciones locales. Para este proyecto, la Gobernación y la Corporación le entregarían a las comunidades los tanques necesarios para la recolección.

El siguiente de los puntos acordados es el que establece la construcción de reservorios pequeños destinados para la agricultura. “Se trata de reservorios para casas campesinas, para generar riego en épocas de verano”, señala Fabio Guerrero, secretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la gobernación de Boyacá.

Un quinto y último punto establece la necesidad de realizar estudios y diseños de plantas de tratamiento de aguas residuales de los municipios que no cuenten con ello, y que sean jurisdicción de la CAR. “Vamos a hacer una evaluación conjunta con la CAR evaluando cuales municipios tienen, y cuáles no, plantas de tratamiento de aguas residuales, y a partir de esos estudios establecer cuáles quedan priorizados”, agrega Guerrero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.