¿Por qué se amplió en una semana la diferencia entre Barragán y Sánchez?

De la suma de dos números negativos, que son: la caída del Partido Conservador y los mínimos del Centro Democrático, era imposible que salieran las mayorías para Sánchez Garavito. Un error de cálculo, que no alcanzó a corregir la imagen del candidato.

A primera vista fue de “no te lo puedo creer”; que Ramiro Barragán haya aumentado la ventaja en más de diez puntos en una semana entre la encuesta del Centro Nacional de Consultoría y El Diario y la de este miércoles publicada por la Revista Semana y realizada por Invamer, podría calificarse de inverisímil dado que en apariencia el trabajo de las dos campañas ha sido de gran intensidad y en el caso de Sáchez Garavito no se ha escatimado esfuerzo para empoderar y garantizar el triunfo del proyecto el próximo domingo.

Sin embargo, vistas las circunstancias más de cerca, se puede encontrar explicación plausible para entender lo que pasó. El departamento definitivamente no quiere volver sobre los viejos esquemas de la política tradicional desgastada, y sin ninguna credibilidad como sucedió con el partido conservador, donde la situación llego a tal punto de degradación que su propio jefe, Jorge Hernando Pedraza, termina traicionando la militancia de la colectividad azul dejándola sin representación parlamentaria en las elecciones de 2018.

Por el otro lado, queda demostrado que si bien en Boyacá hay seguidores del expresidente Uribe, hay muy pocos militantes del Centro Democrático. En otras palabras De la suma de dos números negativos, que son: la caída del Partido Conservador y los mínimos del Centro Democrático, era imposible que salieran las mayorías para Sánchez Garavito. Un error de cálculo, que no alcanzó a corregir la imagen del candidato.

 Comparados los dos candidatos se pueden ver sus trayectorias y sus sumatorias, positivas y negativas:         

Ramiro Barragán

Ramiro Barragán, llegó a la candidatura a la Gobernación de Boyacá, calificado como un líder que entiende que las entidades deben estar al servicio de la comunidad, por lo que logró convertirse en el mejor alcalde de Colombia en dos oportunidades, como primera autoridad de Nobsa, su municipio natal, en el 2004 y en 2012, convirtiéndose en ejemplo nacional en eficiencia fiscal y alta gerencia.
Barragán Adame es Administrador Público de la ESAP, especialista en Gestión de Entidades Territoriales y cursa la maestría en Responsabilidad Social en la Universidad Externado de Colombia. Su destacada labor lo llevó a ser asesor en entidades nacionales, como el Senado de la República, en la ESAP de Nariño y Putumayo, en la alcaldía de Aguazul y en la Gobernación de Casanare. Toda esta trayectoria lo llevó a ser profesor de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, desde donde siempre apoyó las movilizaciones estudiantiles y sus marchas por el país; Ramiro les donaba alimentación e hidratación para que continuaran sus justas manifestaciones y para que lograran que el Gobierno nacional garantizara una educación superior digna, hecho que lo acercó a Carlos Amaya y a los jóvenes que hoy lideran el departamento. En el gobierno de Amaya se convirtió en el gerente del Programa de Alimentación Escolar, ejemplo en Colombia, Secretario General y Jefe de Gabinete del Gobierno de Carlos Amaya.

Dentro de los cargos que ocupó en la Gobernación de Boyacá fue testigo e impulsor de proyectos como la compra de 56 buses escolares para beneficiar a los niños estudiantes de las zonas apartadas, la compra de 78 bancos de maquinaria (tractores), que benefician a los campesinos del Departamento, la ordenanza FINCA que anualmente financia proyectos del sector agropecuario, el proyecto Convites por Boyacá que financia obras de las Juntas de Acción Comunal, entre otros.

En estas condiciones y con la imagen positiva con la que está terminando Carlos Amaya, y lo que el Partido Verde ha hecho por la Paz y la reconciliación del país, que tan hondo ha calado en la conciencia de los boyacenses, Barragán Adame consolida el suficiente capital para estar adelante en las encuestas, tal como lo demostraron los resultados de El Diario con el Centro Nacional de Consultoría y la última de esta semana de la Revista Semana e Invamer.

Jonatan Sánchez Garavito

Quizá una de las carreras políticas más interesantes de los últimos años en Boyacá. Habiendo sido uno de los líderes jóvenes más destacados durante varios años al lado del presidente Santos, cuando este fundó el Partido de la U para la relección del presidente Uribe, ahora se perfila para estar en la disputa por las mayorías el próximo 27 de octubre para alcanzar la gobernación del departamento. Sánchez Garavtio, viene de su formación y militancia en el partido de la U, llegando por primera vez a la Asamblea de Boyacá en reemplazo de Rodrigo Rojas, en 2013; en 2015 alcanza la mayor votación del conjunto de los elegidos en ese cuerpo colegiado, también a nombre del Partido de la U.

Sin embargo, cuando decide presentarse como aspirante a la gobernación del departamento, las cosas cambian de perspectiva, siendo su paso inicial, tomar distancia del partido que le permitió la primera etapa de su carrera. Ya en la disputa de la gobernación, se propone alejarse de los partidos y proclamar que se presentaría por un movimiento ciudadano con base en la recolección de firmas, el mecanismo legal que les permite a personas independientes presentarse a una justa electoral sin necesidad de partido.

Esto, claro, tiene un problema y es el económico; buscar la candidatura por firmas requiere un buen apoyo económico dados los costos de la póliza de debe garantizar la seriedad de la propuesta. Por eso se guarece bajo la égida de un sector de los empresarios de las esmeraldas en el Occidente del departamento, lo cual le permitió, según se afirma, la holgura económica y la formación de su propio movimiento que terminó llamando Juntos es Momento, el cual consolidó como su divisa de campaña hasta el 27 de octubre.

Sin embargo, el verdadero aval de Jonatan son los partidos Conservador y Centro Democrático, que para el momento político en Boyacá son lo mismo; así que sus verdaderos jefes son, en lo económico, los sectores empresariales de las esmeraldas y en lo político lo que ahora sería el partido conservador unido. Se recuerda que al comienzo de la campaña, para logar el aval del partido conservador, tuvieron que traer al último gobernador de ese partido, Eduardo Vega Lozano, sin tener en cuenta que justamente este personaje es el de más ingrata recordación para los boyacenses, en los últimos 22 años, dado que es considerado el peor gobernador de los elegidos desde 1991. Y si se mira por el otro lado del mismo partido, se llega al nombre de Jorge Hernando Pedraza, quizá el dirigente conservador actual con peor imagen en el departamento, a quien se le asigna la principal responsabilidad del fracaso de una celebración digna del Bicentenario; y, fuera de eso, el responsable para que su partido haya hecho la peor presentación de su historia en cien años en un certamen electoral tal como sucedió el año pasado en las parlamentarias de marzo, cundo esa colectividad quedó sin representación en el Congreso, dejando a la colectividad ad portas de la extinción.

Por el otro lado están los jefes del Centro democrático en Boyacá, quienes son principalmente los miembros de la Casa Ramírez Pinzón-Cortés, padre e hijo, quienes vienen tratando de sobre aguar a horcajadas de Álvaro Uribe, pero que en la práctica es poco o nada lo que pueden mostrar, dado que los escenarios de hace dos décadas, cuando Ciro padre era el agente sin par de los favores políticos en el departamento, ostentaba y alimentaba una clientela fidelizada. Hoy el padre perdió todo ese capital y el hijo no ha sido incapaz de recuperarlo. A todo lo anterior se le puede sumar lo que ha pasado con el actual gobierno de Iván Duque, el cual, es evidente que no tiene en cuenta para nada al departamento, que se puede afirmar que lo ha maltratado, tal como sucedió en la celebración del Bicentenario, donde excluyó groseramente a los representantes de la sociedad y el gobierno regional; donde, además, la figura de un parlamentario como Héctor Ángel Ortiz no ha podido responder como quisiera, dado que tampoco ha tenido juego en el alto gobierno.

En conclusión, el panorama para Jonatan Sánchez, desde el escenario de los resultados que alcancen las mayorías, a cuya inclinación negativa hay que agregarle algunas pesas específicas, no parece ser el más alentador; en todo caso, los boyacenses serán los que definan este domingo.

4 COMENTARIOS

  1. Señores de EL DIARIO sean SERIOS y publiquen tambien todos los actos de CORRUPCION de esta ultima gobernacion y tambien los actos de CORRUPCION del candidato VERDE cuando fue alcalde.
    INSISTO SEAN SERIOS.

  2. Es muy clara la respuesta, por que Carlos Amaya sacó la Billetera de la Gobernación y a través del periódico el Diario pagó a las firmas encuestadoras por la encuesta “amañada” y a noticias uno por los resultados que favorecen a Barragán.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.