Cumbre Social por Boyacá, de la reflexión a la acción

El pasado 20 de febrero, en el municipio de Sáchica, se reunieron distintas organizaciones, fundaciones, jóvenes artistas, líderes y voceros, para contar sus problemáticas y experiencias en cada provincia y desde sectores como la minería, el agua, la agricultura, la cultura, entre otros.

La Cumbre Social es una cumbre de la sociedad civil con la que pretenden construir paz, territorio y desarrollo para todo el departamento de Boyacá. Este espacio se realiza desde hace diez años, de la mano de la Fundación San Isidro y de los líderes sociales de distintas provincias del departamento.

Publicidad

La frialdad de los testimonios

Cada testimonio de los exponentes fueron escuchados por la mesa, cada queja, denuncia, ruego, dificultades como las de Gachantivá que ha luchado por proteger el agua, o, las de la región de occidente, donde la población pide ser escuchada antes de que ocurra una masacre por parte de los agentes del ESMAD y, piden a gritos saquen a la aplastante empresa minera MTC, o, los procesos de capacitación agroecológicos en Arcabuco, o, la crítica situación eco turística y económica por la que pasan los habitantes del Cocuy; el hambre, la miseria en la que viven niños y adultos en varios municipios.

El atraco de los bonos del agua, llamados Bonos Carrasquilla, con los cuales un hombre que hoy goza de todos los privilegios que puede darle la derecha gobernante, dejó al menos seis municipios de Boyacá inmersos en una deuda al parecer imposible de solventar.

La educación, que más allá de ser un problema de conectividad y aparatos de última generación, o, vías para llegar a las escuelas (porque con pandemia el gobierno cree que no hay necesidad de infrastructura), y, menos hablar de calidad académica, es que “si no hay plata para una libra de arroz, menos hay para una tablet o un celular, mucho menos para un computador”.

El respeto por las cosechas ancestrales, desde una visión de conservación del territorio y no una desastrosa maquinaria neoliberal incapaz de detenerse. El dar valor a las semillas de la región sobre las modificadas que el ICA obliga al campesino a comprar, tema que desde el 2013 pareciera cayó en un lodazal en el que nadie quiere hundir la mano.

Miradas y problemáticas tan distintas de un mismo territorio que, como recalcaron varios líderes, los gobiernos Nacional y Departamental dejaron en un segundo, incluso tercer plano, por enfocarse y escudarse en la pandemia por el Covid 19.

Desde la mesa

En su intervención, la Senadora Sandra Ramírez, destacó la importancia de los Acuerdos de Paz, para dar una mirada a lo local. “Qué vergüenza de gobierno, no gobierna, está pendiente es de los otros países y nosotros los colombianos no valemos nada”, dijo la Senadora.

Por su parte, Ana Gómez, Directora de la Casa de Boyacá en Bogotá, resaltó a las mujeres ganadoras del premio Simona Amaya. “Estoy acá en un voto muy singular, de acompañar a nuestras mujeres Simona Amaya, las que fueron premiadas; Casa Boyacá las va a seguir acompañando en todos los esfuerzos que tengan de diálogo social y de visiones hacia futuro para este territorio”.

Pedro Pablo Salas, Asesor de Diálogo Social y Paz, a quien, cada uno de los invitados, felicitaron por su gestión frente a los procesos de diálogo con el Gobierno departamental. “Necesitamos territorios reparadores y no hay otra forma de hacerlo si no tenemos la paz”.

Ana Milena Núñez, mano derecha de la oficina de Diálogo Social y Paz, organizó la Cumbre pese a los desafíos de reunir a los líderes por la pandemia del Covid 19. “Queremos dejar huella y por supuesto que todos ustedes que son líderes de las diferentes provincias que nos acompañan hoy, ojalá pudiéramos reflexionar en las diferentes problemáticas para darlas a conocer a las instituciones”.

“Estamos acá para analizar y pensar referentes de acción, para lograr las transformaciones que podemos construir en los territorios”, dijo el Asesor de Paz, Pablo Salas.

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.