¡Tengamos memoria!

1
2165
Foto: @PtelefonicaCol

El Tour de Francia 2017 está a la mitad, pero muchos colombianos ya dan por muerto a Nairo Quintana. Es cierto, el de Cómbita no ha tenido la mejor de sus presentaciones, pero no se puede olvidar que mientras exista montaña y mientras el deportista tenga fortaleza mental, todo es posible. Hoy parece difícil que Quintana logre ubicarse en puestos de podio, pero la competencia es larga y las circunstancias de carrera pueden dar un vuelco, más en un Tour que ha sobresalido por las caídas.

“Debería retirarse del Tour ahora en la primera semana que puede”, señala una publicación hecha en Las 2 Orillas luego de disputarse la etapa reina del Tour, etapa en la que el de Cómbita mostró que no están en sus mejores condiciones físicas, y que al parecer causó decepción en una afición que cree que tiene el derecho a exigirle el título de todo lo que disputa.

Pero antes de que iniciara esta edición del Tour, todas las esperanzas estaban puestas en él, se contaban con los dedos de las manos los colombianos que se mostraban escépticos respecto a la actuación de Nairo Quintana. Pero hablar con el periódico del lunes bajo el brazo es muy sencillo; verlo con más de dos minutos de desventaja catapulta el ánimo que generaba Quintana entre los colombianos.

Y no han faltado los pedidos para que Quintana que se retire, para que mejor corra la Vuelta; pedidos que destacan por lo ridículo, por el espíritu resultadista tan típico de estas tierras.

Nada más errado que esas apreciaciones. El hecho de estar aún en el top 10, con todo y lo que ha sufrido Quintana en este Tour, ratifica su espíritu de lucha.  Pero más importante que eso, es su mentalidad, esa que lo tiene aún pensando en pelear por el título, o por el podio, o aunque se por terminar la carrera. Las fuerzas en las piernas le faltan, él mismo lo ha dicho; pero fortaleza mental y ganas le sobran a nuestro único campeón del Giro y de la Vuelta.

Esos pedidos para que se retire del Tour y corra la Vuelta, implican también la falta de consideración de los anhelos, metas y planificaciones del deportista, y de su equipo, que seguramente tiene en frente a un hombre experto en esta disciplina. Pero ahora resulta que cualquier colombiano de a pie tiene más idea de estrategia en el ciclismo que Eusebio Unzué; que cualquier parroquiano tiene el atrevimiento de decidir sobre los deseos de Nairo Quintana.

Y hay otros más atrevidos, o más desagradecidos, u olvidadizos, o mal patriotas; sujetos que creen que Quintana es el hombre excusa, y que le hacen recopilados de cada vez que ha comentado sobre alguna gripa, dolor o enfermedad, creyendo que el deportista busca esquivar cualquier responsabilidad. Pero Quintana no tiene responsabilidad alguna, por lo menos no con este pueblo desagradecido; su obligación es consigo mismo, eso es lo que lo ha hecho grande, y por fortuna algunos lo recordamos. Hacemos memoria y recordamos que el debut de Quintana en una de las tres grandes fue en el mismo Tour de 2013, donde salió subcampeón, campeón de la montaña y de los jóvenes; recordamos que Nairo es el único colombiano con títulos de Giro y Vuelta con apenas 26 años, y recordamos que Nairo arrancó este 2017 con el anhelo y la ambición de conseguir Giro y Tour, y para ese entonces nadie se lo cuestionó. Hoy está claro que ese objetivo no lo cumplió, pero está claro también que le quedan muchos años de competencia; a la vista queda que incluso en su peor momento de forma física le alcanza para estar en el top 10 de la competencia más difícil del mundo, y que incluso ese resultado puede mejorar porque esto no ha terminado.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.