Santiago García y el Teatro La Candelaria

0
72
Foto: Vía Twitter, Julián Román.

Por: Darío Rodríguez / Escritor / @etinEspartaego

Santiago García es el director que toda compañía teatral desearía. Su concepción de los montajes pasaba por análisis científicos, antropológicos e históricos, sin olvidar nunca – en sesenta años de trabajo – el sentido del juego y del goce. Para él, por ejemplo, monumentos literarios como ‘El Buscón’ de Quevedo o ‘Don Quijote’ debían entrar en escena siempre desde la picardía, el humor sardónico y la anécdota complementando a la rigurosidad. Por esto las obras que escribió o coordinó eran un despliegue de imaginación y de reflexión que dejaban siempre con estupor a sus espectadores. Su trabajo teatral entero ha sido fruto de una pasión. Pensar en él es pensar, al mismo tiempo, en el Teatro La Candelaria que cumplió cincuenta y tres años de actividad ininterrumpida a pesar de la financiación ínfima, los públicos escasos, los rezagos propios del desgaste corporal y la muerte. A pesar de Colombia. A pesar de todo.

Un milagro.

Porque en este país los trabajos de equipo y los esfuerzos colectivos no siempre salen bien, o son una ilusión, debido a la profunda (y antigua) conducta individual en nuestra cultura. Eso lleva a que las labores grupales no perduren. Menos en el arte, donde en ocasiones prima un deseo por sobresalir con cierto aire caudillista: se busca que una sola sea la estrella, uno solo el que triunfe y se convierta en leyenda.

Siguiendo caminos totalmente diferentes, La Candelaria está sustentado en un espíritu para el cual los criterios de trabajo no los dicta una sola persona –así hayan tenido como director a uno de los padres del teatro moderno colombiano, el propio Santiago García – ni existen unos actores más importantes que otros. No hay divas ni divos entre ellos. Si fuera tan solo por su ejemplo de persistencia en preservar al teatro como una labor donde la pluralidad y la suma de distintos talentos es lo primordial, ya La Candelaria habría dejado su huella en la historia escénica de Colombia.

Pero, además de esta lección, el grupo ha intentado desde su primer montaje (el ya lejano ‘El alma buena de Sezuan’ de Bertolt Brecht presentado en 1966), y bajo la mirada amplia de García,  entender lo que sucede dentro de este país y dentro de las sociedades occidentales no solo con el fin de mostrarlo sino con el afán de sacudir las conciencias y las mentes de los públicos. En especial de las clases populares, a quienes están dirigidas de manera preferencial su dramaturgia y sus puestas en escena: está reflejando la situación de muchísima gente azotada por la realidad.

Esa conexión con sus públicos los ha llevado durante este medio siglo a recorrer el país entero y a llevar sus obras por muchos lugares de Europa y Norteamérica. Llegaron a presentar más de tres mil funciones de ‘Guadalupe Años Cincuenta’, su indiscutible obra clásica, siempre con el mismo magnetismo hacia las personas que los observan, el poder que tienen para conjugar sobre el escenario lo folclórico, lo popular y la vanguardia o el teatro tradicional.

Ni el reciente fallecimiento de Santiago García, ni las muertes de Francisco Martínez y Fernando Peñuela – miembros señeros del colectivo – han minado la fuerza de La Candelaria. Es impresionante ver en escena a Patricia Ariza y a Fernando Mendoza, los dos miembros activos más antiguos del grupo, sexagenarios pero muy fuertes.  Jóvenes eternos, como lo fuera su director, han sabido adaptarse a los tiempos que corren y ya incluyeron entre su nómina a actores muy jóvenes que combinan su trabajo con los más experimentados. No se quedaron con los guiños ni las manías de aquél teatro político de los setenta, siguen indagando en todos los modos de interpretar la condición humana. Quizás ese sea su más grande aporte no solo a la historia teatral de Colombia, sino a la historia colombiana a secas: un amor furioso y crítico por una realidad inasible, en muchas oportunidades incomprensible, vista a través de las metáforas, los juegos y los exorcismos del arte escénico. Para no cometer el crimen de olvidar y, también, para hacerle la catarsis a los sucesos reales sin esperar que los grandes medios, ni las academias ni los poderes lo hagan por ellos.

Santiago García ha partido. Y no. Porque La Candelaria sigue dando una pelea que tal vez parezca perdida de antemano, pues, como tanto se ha dicho, el teatro es una escritura en el agua, un arar en el mar.  Pero ser testigos de la dignidad con la que se han mantenido, de la escuela que han gestado y de su herencia inobjetable es un orgullo y un privilegio, justo en una nación que tiene muy pocas cosas de las cuales jactarse honestamente.

El legado del maestro Santiago García seguirá, en alto.

Y al Teatro La Candelaria solo se le puede desear una larga, una interminable vida.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.