Ni las campanas se salvaron

Siendo las 05:30 de la tarde del pasado sábado 07 de agosto, el párroco Víctor Julio Cárdenas Pinto, sacerdote de la parroquia Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, en Santa María, se dirigía como es costumbre a tocar las campanas para invitar a los feligreses a la celebración de la santa eucaristía.

Con lo que el párroco no contaba era que las campanas religiosas ya no se encontraban en su sitio habitual, razón por la cual religiosos asumieron que estas fueron hurtadas. Inmediatamente el párroco informo a las autoridades competentes, quienes se encuentran adelantando las investigaciones pertinentes. Se le ha pedido a la comunidad cualquier información que se pueda tener sobre este hecho, pues estos son artículos religiosos de gran valor para la comunidad debido a su frecuente uso. Además, el departamento de Boyacá se caracteriza por ser una región tranquila y pacífica donde no es frecuente que sucedan este tipo de actos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.