Manejo inadecuado de residuos sólidos en Tunja

0
132
Evidencia de la constante acumulación de residuos sólidos en los alrededores de la Plaza del Norte de la Ciudad de Tunja. Foto | Archivo particular
Publicidad

Por | María Alejandra Díaz Rodríguez, Aura Daniela Otálora Najar, Daniela Alejandra Tovar Rodríguez, Mathelen Tatiana Izquierdo Duque

El impacto ambiental generado a causa de un incorrecto manejo de los residuos sólidos tanto a nivel ambiental como en la salud pública.

En la actualidad es común observar el daño que sufre el medio ambiente y la pérdida de la calidad del aire que trae consigo graves afecciones para la salud. Esto es debido a que no se realiza una correcta disposición de los residuos sólidos, teniendo en cuenta sus características físico-químicas, biológicas y funcionales, lo que les atribuye a algunos de estos desechos que puedan ser reaprovechados, es decir, reciclados. Solo se les da una vida media corta, generando así, una gran polución en el entorno.

El cuidado de cada uno de los ecosistemas depende de un mínimo porcentaje de la población mundial, donde se pueden evidenciar a aquellas personas que buscan soluciones ecológicamente sostenibles, que permitan la constante renovación de las materias primas usadas tanto en el ambiente como en la segunda vida útil que se le brinda a los objetos que, para algunos habitantes, ya cumplieron con su ciclo.

Sin embargo, dichos esfuerzos y las constantes ideas innovadoras para minimizar el riesgo de daño al medio ambiente tienden a ser en vano por aquel gran porcentaje restante de la población que bien, solo se preocupa por la satisfacción de las necesidades propias o que no se interesa por este tipo de temas a pesar de que se verían directamente implicados en los graves efectos que esto traería consigo.

A pesar de que los residuos sólidos se han ido generando continuamente alrededor de todo el mundo, en Sudamérica el problema tiende a empeorar con el paso del tiempo debido al aumento de la producción y alza de la demanda en el uso diario de estos elementos; por ello, se cataloga a países como argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y Venezuela como los que presentan una elevada generación de desechos sólidos (Flores, 2009).

En América Latina los entes gubernamentales no brindan un apoyo eficiente ni un constante acompañamiento durante el desarrollo de estas actividades, lo cual trae como consecuencia la explotación de los recursos naturales sin verse en la obligación de brindar herramientas que le permitan a los ecosistemas regenerarse para seguir manteniendo el equilibrio que le ha permitido al ser humano habitar durante tanto tiempo.

En Colombia, para el año 2016, se produjeron 9.964.500 toneladas de basura, por lo tanto, una sola persona produce 1kg de basura teniendo en cuenta que entre el 70 y 80% de esta es reciclable (Universidad Distrital, 2016). Aunque no se tienen cifras en lo que va del presente año, no es difícil suponer el aumento desmedido de estos valores. La poca conciencia e interés que se tiene en cuanto a este ámbito se debe a que no representa una ganancia económica, que es a lo que se está acostumbrado en la mayoría de los países en vía de desarrollo, convirtiendo hasta el bienestar propio en un negocio rentable.

Se pueden observar a las personas descartando todos los desechos en una sola bolsa de basura de manera indiscriminada y sin tener en cuenta, que cada una de las características que los conforman requiere de un tratamiento especial.

Por eso se hizo necesario el uso de contenedores dispuestos para tal fin, identificados con colores y letreros donde las indicaciones son claras en cuanto al elemento que va en cada uno de ellos. Esto con el fin de realizar una reutilización de aquellos a lo que se les pueda dar una vida útil más larga por medio de la elaboración de otros productos a partir de estos, como lo son instrumentos musicales, artesanías, cuadernos, útiles escolares, accesorios, entre otro tipo de objetos que son necesarios e indispensables en las actividades diarias de cada uno de los ciudadanos.

Un claro ejemplo de esto es la ciudad de Tunja, donde a pesar de que se tengan los medios y los implementos requeridos para llevar a cabo tal fin, no se ha logrado disminuir la contaminación ni la explotación de los recursos naturales ni fomentar el reciclaje continuo lo cual ha permitido que esto sea considerado como un problema de salud pública.

Se debe tener en cuenta que la acumulación de basuras y la mezcla de variados compuestos de ellas, en distintos puntos de la ciudad, hacen que se incrementen los peligros para la salud de la población, ya que, la constante emisión de olores además de causar incomodidad en los que se encuentran cerca, crea un ambiente propicio para el desarrollo de distintos microorganismos como parásitos, bacterias u hongos brindándoles los nutrientes necesarios para que puedan causar patologías en el ser humano. A esto se le suma que no hay una correcta higiene por parte de las personas, no hay un lavado constante y consciente de manos y probablemente, una desinfección casi nula o deficiente en las viviendas. Por lo tanto, todo en conjunto ocasiona afecciones a nivel gastrointestinal, respiratorio o dermatológico que puede desencadenar enfermedades graves y mortales en personas que se encuentran inmunocomprometidas o en estado de gestación, teniendo en cuenta que la mayoría de la población tunjana está conformada por adultos mayores.

Se ha identificado que la mayoría de las amas de casa de la ciudad de Tunja y entre otras ciudades del país no tienen esta precaución al momento de cocinar ni al momento de realizar las tareas domésticas, puesto que, en un solo contenedor van a descartar todos los desechos sin tener en cuenta el peligro que representa para las personas encargadas de recolectar la basura, clasificarla y reciclarla según sea necesario, ya que pueden entrar en contacto con objetos cortopunzantes que posiblemente estén contaminados con fluidos corporales o infectados debido al crecimiento continuo y desmedido de microorganismos en las basuras haciéndolos vulnerables a contraer enfermedades de etiología bacteriana y parasitaria principalmente. Así, se hace necesario que la población vele por la integridad de sí misma y no se centre solo en los intereses particulares sin importar el fin de estos, pues es un derecho y un deber de todos el brindar un espacio seguro y limpio, así como cuidar y preservar la vida en todas las formas presentes sin discriminación alguna.

Es de vital importancia conocer el impacto que se tiene como seres humanos en cada uno de los ecosistemas a causa de las actividades desarrolladas para el sostenimiento de los mismos como lo son las industrias de carbón, de oro, las petroleras; las industrias de cárnicos, los centros de sacrificio y las granjas que se tiene para el mismo fin, pues esto conlleva a un aumento en la producción de dióxido de carbono por medio de la materia fecal de los animales que contribuirá a debilitar la capa de ozono y la erosión de los suelos por la gran cantidad de animales que son criados allí. Nada de esto ha tenido un final adecuado para el ecosistema, solamente para el hombre que ha sido beneficiado a cambio de afectar las demás formas de vida.

La madre tierra habla cada vez más fuerte y es deber de los seres humanos, escuchar estos gritos y hacer algo para remediar el daño por medio de diversas acciones que conlleven a mejorar esta situación. Todo empieza por pequeños cambios como lo es el correcto manejo de los residuos sólidos en la ciudad de Tunja. La información que se produce acerca de la generación de basura por parte de cada una de las personas y su respectivo nivel socioeconómico, permite establecer diferencias de cantidad y calidad de los residuos generados por individuos de distinto estrato, que a su vez se asocian a diferentes estilos de vida y patrones de consumo (Rodríguez Ángela, 2008). Es momento de ser conscientes y empezar a implementar estrategias como la reducción, reciclaje, reúso y transformación que permitan la disminución de estos índices de contaminación y contribuir a la mejora de la salud pública, para así, cumplir con los deberes que se han estipulado como ciudadanos, disfrutar de los derechos en su plenitud y no cohibir a las otras formas de vida de los mismos.

REFERENCIAS
● Bustos Flores, Carlos. (2009). La problemática de los desechos
sólidos. Red de Revistas Científicas de América Latina. Disponible
en: https://www.redalyc.org/pdf/1956/195614958006.pdf
● Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Impacto y Gestión
de Residuos Sólidos-PIGA, 2016. Disponible en:
https://www.youtube.com/watch?v=v4G_IXwpYXs.

Publicidad

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.