Londoño el divisor

Foto: @jorgelondonou

Por: Daniel Triviño Bayona

Una relación tóxica, infecta, dañina y hasta peligrosa es la que hoy ostentan algunos de los “padres de la patria” boyacenses con el poder. Y concretamente hay uno de ellos que está figurando tanto en medios locales como nacionales por esa obsesión malsana que tiene con la teta del Estado: Jorge Eduardo Londoño Ulloa.

El alguna vez gobernador de Boyacá está dejando fluir un talante antidemocrático que empaña la poquita imagen favorable que hoy retiene entre los nobles habitantes de la tierra de la libertad.

Publicidad

Es que resulta que Londoño Ulloa ha asumido una postura de líder todopoderoso del Partido Alianza Verde, yendo en contra de las opiniones de otros pesos pesados de esta colectividad a nivel nacional, y determinado quién puede competir por una curul y quien no, como si fuese un adalid en un partido que actual e históricamente ha tenido figuras de mucho más renombre que el mismo Londoño.

Al interior de las huestes verdes existe cierto malestar por esa postura, pues Londoño Ulloa parece estar decidido a ser la única carta de esa colectividad para llegar al legislativo, y quien se resista a compartir su visión, termina siendo víctima de su ponzoña.

Para el hoy senador, que se adueñó de la voz del campesinado bajo el supuesto referendo campesino, que hoy, tras tres legislaturas cumplidas, sigue estando más cerca de ser una fantasía que una realidad; no hay cabida para nuevos liderazgos, no hay espacio para aquellos que quieren llegar al Congreso a completar la tarea que él no pudo en ocho años.

A lo largo del país ha venido creciendo el clamor por los liderazgos comunales, pues con resultados a la vista se han ganado los afectos de los ciudadanos de a pie que ven una auténtica gestión.

Para el caso de Boyacá, ha coincidido el tiempo y dicho clamor con la figura de Yamir López, que es hasta hoy una de las víctimas de esa postura temerosa de Jorge Eduardo por competir. Aunque no es el único, pues Londoño busca escudarse en la supuesta repartición de votos en diferentes causas en detrimento del partido.

Pero nada es más lejano a ese discurso, que no es solo rechazado por los líderes comunales de todo el país, sino que también ha generado murmullos y ha recibido críticas al interior del mismo partido.

Londoño Ulloa, con su figura desgastada tras su paso por Gobernación de Boyacá, Ministerio de Justicia, con más pena que gloria; y dos periodos en el Congreso, pretende atornillarse a un cargo que desde hace tiempo lo superó, pues son pocos los que hoy se atrevan a meter la mano en el fuego por una gestión que más allá de unas fotografías y unos trinos exuberantes en populismo, no ha dejado mayor cosa para el departamento.

*Las opiniones expresadas en este texto son responsabilidad exclusiva de su autor y no representan la postura editorial de EL DIARIO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.