El espejismo de la clase media

0
418
Foto: Mintrabajo

Por | Edilberto Rodríguez Araújo-profesor investigador, integrante del grupo de investigación OIKOS de la UPTC

En la movilización nacional la clase media participa espontáneamente, porque los anuncios gubernamentales, como las reformas, tributaria y pensional, se erigen en una amenaza para su relativo bienestar subjetivo, basado en un prolongado y disruptivo historial laboral. 

Las pretensiones de los últimos gobiernos en catapultar la clase media, asegurándose, una y otra vez, que los conflictos sociales que atraviesan al país, se han atenuado y, por lo tanto, la proscrita lucha de clases, no tiene cabida en una estructura social “aplanada”; sin embargo, los hechos, como el estallido social que sacude al continente, desvirtúan esta falacia que las agencias estatales replican de los organismos multilaterales internaciones, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que  cataloga como clase media a quienes tienen ingresos comprendidos entre 12,4 y 62 dólares, estimando que el 33 por ciento de la población latinoamericana estaría bajo esa condición.

Sobra decir que Colombia es un país desigual, tanto social como territorialmente, y la brecha que separa a las diferentes clases sociales no se acorta. La clase media ha venido creciendo y, como lo sostiene el Plan Nacional de Desarrollo de este gobierno, representa aproximadamente una tercera parte de la población colombiana, que pueden catalogarse como los ninis: ni pobres, ni ricos. Esta clase media, particularmente urbana, ha emergido, en los últimos episodios de movilizaciones contra las regresivas reformas del gobierno de Duque.  

Dentro de ese abigarrado espectro de la sociedad civil, la clase media, llamada en los años 60/70 del siglo pasado, -cuando estuvo en auge el foquismo latinoamericano-, despectivamente, como pequeña burguesía, se ha volcado a las calles, rompiendo una reprimida carga de frustraciones e insatisfacciones.

Según la metodología oficial, la estructura social está conformada por pobres, vulnerables, clase media y clase alta. El criterio utilizado, adoptado en 2017 por el Dane, es el rango de ingresos. En efecto, para la primera es de menos de $250.620, para la segunda el intervalo oscila entre $250.620 y $590.398, la tercera fluctúa entre $590.398 y $2.951,990, y, la última, por encima de $2.951.990. Para 2018 la línea de pobreza se situó en $257.433.  No obstante que este criterio define la capacidad de consumo, la clase media se define mejor por su perfil sociológico: ir tras un estatus y estilo de vida imitativo, por lo que el calificativo que, a menudo, le endilgan de arribismo, no es gratuito. 

La clase media, no solo busca tener un modesto patrimonio, sino también tener acceso a crédito bancario, que le abre las puertas a la prosperidad al debe; al consumo, a veces superfluo, soporte de un fugaz bienestar material. Además, su movilidad social está ligada a su acceso a una educación universitaria en instituciones privadas, en donde se tejen redes sociales que le permitirán escalar y dejar atrás su inconfesable desclasamiento, pese a su extracción de asalariado, empleado temporal o trabajador por cuenta propia, que también capotea las vicisitudes del desempleo o el vértigo de reincidir en la pobreza. En la movilización nacional la clase media participa espontáneamente, porque los anuncios gubernamentales, como las reformas, tributaria y pensional, se erigen en una amenaza para su relativo bienestar subjetivo, basado en un prolongado y disruptivo historial laboral. 

Una de las preguntas que el Dane incluye en su Encuesta de Calidad de Vida, es si los entrevistados se perciben como pobres. En la última encuesta divulgada en 2018, el 65,2% se catalogó como no pobre, mientras que se reconocieron como pobres el 34,8%, cifra que se diferencia del 27% reportado en la medición de la pobreza monetaria. Cabe subrayar que la primera es una medida que incorpora diversas variables como servicios públicos, tenencia de vivienda, electrodomésticos, acceso a telefonía móvil e internet, escolaridad, afiliación a seguridad social, entre otros atributos.

Evolución de la pobreza en Colombia (%)

AñoPercepción de pobre- jefe de hogar/ECVPobreza monetaria
200848,342,0
2009n.d.40,3
201044,437,2
201143,234,1
201242,432,7
201340,630,6
201436,728,5
201535,727,8
201633,728,0
2017n.d.26,9
201834,827,0

Fuente: Dane

Asimismo, cuando se examina la incidencia del costo de vida en los cuatro estratos que incluye el Dane para medir la variación de precios al consumidor, la mayor gravitación de la inflación, no recae sobre la clase media, sino sobre la población vulnerable, seguida por los pobres. 

Así las cosas, pese a los intentos, más retóricos y demagógicos que reales, de los últimos gobiernos por mostrar la emergencia de una clase media vigorosa, lo cierto es que, el bajo crecimiento económico, por debajo del crecimiento potencial, y el rebrote del desempleo, que remontó los dos dígitos, ha llevado a la franja media de la población, a recurrir a todo tipo de estrategias, para no caer en la “trampa de la pobreza”, y, por consiguiente, la pérdida del bienestar subjetivo alcanzado. 

La negociación del salario mínimo será una prueba de fuego en la menguada situación de la clase media, mientras la de los trabajadores se precariza, agravada por la agobiante informalidad y la creciente pérdida de puestos de trabajo en el empleo formal. Si en las ciudades el malestar no amaina, en el campo no ha salido aún a la superficie. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.