Tragedia de Mocoa, una advertencia para todos

0
8410
Foto| Archivo personal
PUBLICIDAD

Las fuertes lluvias en la capital de Putumayo generaron desbordamientos de ríos y deslizamientos. A partir de esto se han encendido las alarmas en todo el país por los inminentes riesgos que se desatan por esta temporada de lluvias. Boyacá no es esquivo a esta problemática, la Laguna de Fúquene y el Río Chicamocha son, por ahora, los que más alertas generan en el departamento.

Este sábado el país amaneció con la trágica noticia de lo ocurrido en Mocoa, Putumayo; el desbordamiento de tres ríos y una avalancha de lodo que ha dejado hasta el momento como saldo a cerca del centenar de personas muertas y más de 200 heridos, 17 barrios afectados por creciente, según @Dnbomberoscol.

Publicidad

Esto prendió las alarmas a lo largo del territorio nacional. Boyacá, que ya ha sabido lo que es sufrir las inclemencias del invierno, encara una nueva temporada invernal sin haberse preparado lo suficiente para hacer frente a la temporada de lluvias que hasta ahora empieza.

Fotogalería:

Hace un par de días el Consejo Departamental de Gestión del Riesgo de Deastres en Boyacá, lanzó la alerta naranja por el notable aumento de niveles de agua en la Laguna de Fúquene y el posible desbordamiento de la misma.

El Río Chicamocha tampoco escapó a esta situación; sobre este se lanzó una alerta amarilla por la “probabilidad de incrementos súbitos en el Río Chicamocha y sus afluentes”.

Lastimosamente no basta con generar las alertas, sino con tener planes de contingencia, pero más importantes son los planes y acciones que se realizan previo a la temporada invernal para evitar que este tipo de tragedias ocurran; y en esa materia Boyacá se rajó.

En 2016, 20 municipios firmaron un convenio para el dragado de la cuenca alta del Río Chicamocha, según ha conocido este medio solo dos de estos municipios han iniciado la ejecución de dicho dragado, los demás han considerado esta problemática como de segundo orden. Es indudable que los alcaldes de esos 18 municipios tendrán que darle la cara a la ciudadanía cuando estén con el agua al cuello.

Ante este inicio de temporada de lluvias el Consejo Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres, seccional Boyacá, ha recomendado “revisar si existe disminución drástica  del caudal de los drenajes, lo cual puede advertir de represamientos e inundaciones repentinas. Implementar las acciones necesarias para el mantenimiento necesario en sistemas de drenajes y control de aguas superficiales, obras de estabilización, canales redes de alcantarillado, entre otras. Establecer con las autoridades municipales sistemas sencillos de alerta en los que participe la comunidad con el fin de incorporar estos sistemas a los identificados en las matrices diligenciadas para la elaboración del plan de contingencia del sector ambiente y a los definidos por los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo y el Plan de Gestión del Riesgo de los diferentes municipios; la definición de estos sistemas deberá establecerse en conjunto con la autoridad ambiental, especialmente para el caso de inundaciones, tales como pluviómetros artesanales en donde no existan los instalados por instituciones autorizadas”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.