Socialización de posible concesión de carretera Tunja-Barbosa deja profundas dudas

3
559
De izq. a der.: Elkin Alejandro Rincón, Secretario de Infraestructura del departamento; Germán Camacho, Secretario de Infraestructura del municipio; Ramiro Barragán, Gobernador de Boyacá; Diana Cardona, Vicepresidente ANI; Representante del consorcio que aspira la concesión Germán Castro. Foto | Hisrael Garzonroa - EL DIARIO

Lo que la gente manifestó que no quiere para este tramo vial es una simple rehabilitación y un mantenimiento y administración muy costosos durante los siguientes 30 años, que es lo que se dedujo por la mayoría en la presentación del proyecto de APP IP para la carretera Tunja-Barbosa que en adelante se conocería la concesión TMB.

“Lo que queremos es una doble calzada, que se empiece a proyectar ya, así duremos años en conseguirla; lo que necesitamos es que el Gobierno Nacional aporte importantes recursos y que las tarifas del Peaje no se vayan a multiplicar al arbitrio, como ha sucedido en la Carretera Transversal del Sisga Guateque, el más reciente ejemplo de conflicto”, según la exposición de muchos de los asistentes que tomaron el uso de la palabra.

“Que se haga cuando menos un tercer carril a lo largo del recorrido de la vía; o si no, como mínimo, una intervención que permita la renovación total de la carpeta asfáltica y la rectificación de muchos tramos que hoy son inadecuados por su diseño; que se construyan nuevos puentes en varios lugares donde los existentes están a punto de la ruina; que se construyan los puentes peatonales en todos los sitios que lo ameriten; que se hagan los intercambiadores viales correspondientes en lugares como el Alto del Sote, la entrada a Motavita y la Variante de Cómbita, en la intersección con la Doble Calzada; que desde el principio se haga en doble calzada el tramo entre la Glorieta Norte de Tunja y, por lo menos, la entrada a Motavita; y que, así mismo, se concluya la propia Glorieta Norte en las adecuaciones que están pendientes desde hace muchos años”. Fueron otras de las peticiones principales.

La expectativa por este evento fue tan grande, como decepcionante la exposición -para la mayoría de los asistentes-, del vocero de la empresa que manifestó la intención de quedarse con la adjudicación de la concesión.

El evento se llevó a cabo en el Centro de Convenciones de la Cámara de Comercio de Tunja, con la presencia de la vicepresidenta de la Agencia Nacional de Infraestructura, Diana Cardona, del Gobernador de Boyacá, Ramiro Barragán y del primer proponente, cuyo vocero fue el ingeniero Germán Castro, por cierto, oriundo de Tunja. Al final de la jornada, que es apenas la primera de una serie de acciones que por lo menos tardarán el resto de este año antes de que se sepa si el gobierno nacional, en efecto, encuentra una propuesta que sea aceptada por la comunidad y por las autoridades competentes.

La propuesta presentada por el primer potencial adjudicatario produjo el rechazo de muchos de los presentes, quienes argumentaron que escuchada la exposición del representante del consorcio, no era más que una acción de mantenimiento que, según las cifras que el mismo presentaba, resultaban demasiado costosas, frente a las escasas obras que se describieron.

De acuerdo con el proponente, la concesión necesitará de unos 537 mil millones de pesos (de hoy), para los 30 años que aspira operar el derecho que pretende, donde apenas 152 mil millones serán destinados a las obras básicas iniciales de rehabilitación, y 382 mil millones a la operación y mantenimiento.

De la concurrencia que asistió a esta primera audiencia, alrededor de 40 personas participaron como expertos y voceros de las comunidades a lo largo de los 75 kilómetros de la vía entre Tunja y Barbosa. Foto | Hisrael Garzonroa – EL DIARIO

Estas cifras de acuerdo con expertos presentes en el auditorio resultan desproporcionadas, dado que los 152 mil millones de inversión en la rehabilitación de la vía se consideran insuficientes, ya que equivalen a unos dos mil millones de pesos por kilómetro de esta carretera que tiene alrededor de 75 kilómetros de longitud entre Tunja y Barbosa.

Por otro lado, argumentaron las mismas voces, es evidente que 382 mil millones en operación y mantenimiento, resultan exagerados. De acuerdo con uno de los participantes, en cualquier propuesta seria de este tipo, se estima que las inversiones reales en obras se encuentran entre el 70 y el 80% del valor total estimado  y que solo alrededor del 20% se puede considerar como costos de mantenimiento y administración. Así las cosas, lo más probable es que hoy, el primer originador del proyecto que se presentó a la socialización,  quedó en precarias condiciones ante la lluvia de observaciones que recibió su exposición. Este proponente corresponde a un consorcio denominado “Promesa de sociedad futura, concesión Tunja-Moniquirá-Barbosa, que la forman cuatro empresas que, según se dijo, son de capital regional y nacional.Una de las inquietudes que quedó sin respuesta al cabo de esta primera socialización es ¿cuál sería el costo real del peaje o de los peajes?, en el escenario de que se concrete el otorgamiento en concesión de esta vía, asunto que también inquietó al gobernador Ramiro Barragán quien estuvo de acuerdo en explorar este tipo de alternativas para conseguir los recursos que necesitan obras como esta, pero a la vez manifestó su temor por lo que puede resultar de una decisión que no se analice bien, que se tome a las carreras o que no deje todos los tópicos aclarados.    

3 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.