Rendición de cuentas UPTC 2017: ¿simulacro de participación?

0
1119
Foto : Hisrael Garzonroa

Por | Edilberto Rodríguez Araújo– Profesor Titular de la Escuela de Economía de la UPTC

Como ha sido un ritual  habitual en los últimos años, antes de la Semana Mayor, la administración de la UPTC, presenta con toda la parafernalia audiovisual su informe de gestión. Entre bostezo y bostezo van desfilando las jefaturas de las  diversas dependencias en una maratón retórica. Entretanto los funcionarios esperan con paciencia el aplauso final. Es, como se ha dicho en otras ocasiones, la apoteosis de la autocomplacencia.

Este año la administración universitaria ha realizado un simulacro con el equipo directivo y sus decanos, en un intento de informar (no controvertir) sobre la gestión en las diversas áreas de desempeño administrativo y académico. El referente es el Plan de Desarrollo Institucional 2015- 2018, el foco de la atención es el  plan de acción anual.

Divulgado el informe de rendición de cuentas del año pasado, no hemos podido resistirnos de hacer algunas puntualizaciones, que contribuyan a la democracia deliberativa dentro del campus universitario. Veamos.

  1. La zona de confort de la autocomplacencia

La  extensa  presentación de 272 diapositivas,  se inicia con la evaluación del cumplimiento de los seis  lineamientos. Como en años anteriores, se desgranan datos puntuales de 2017, sin mencionar los periodos precedentes. No hay comparación alguna de los cambios interanuales del periodo 2015-2017. Solo una cifra sin contexto.

Cuadro 1. Cumplimiento de los lineamientos del Plan de Desarrollo Institucional (2015-2018)

Lineamiento% de cumplimiento  en 2015% de cumplimiento  en 2016% de cumplimiento  en 2017
1. Investigación e innovación96,585,095,6
2. Formación y docencia83,880,680,5
3. Extensión y proyección social94,397,993,7
4. Internacionalización e interculturalidad91,190,497,4
5. Bienestar universitario93,695,486,8
6. Modernización de la gestión administrativa y financiera91,983,284,9
Promedio91,990,489,8

Fuente: UPTC, Informe de rendición de cuentas, varios años.

Como se puede apreciar en este cuadro, en la mitad de los lineamientos se produjo un descenso (Formación y docencia, Extensión y proyección social y Bienestar universitario). Es paradójico que este estancamiento corresponda a  dos áreas misionales, claves en el quehacer universitario, acompañados del deterioro del desempeño de las condiciones que satisfacen la retención y permanencia de la población estudiantil: el bienestar universitario. De allí, que el reciente relevo en la jefatura de esta dirección no sea un hecho aislado. El resultado es una merma en el nivel promedio de cumplimiento.

Salta a la vista en la evaluación de cada lineamiento, que no se toma como referente la línea base fijada en el plan de desarrollo, así como las metas  confrontadas con los resultados obtenidos. Se incluye solo  un ítem rotulado  “Actividad” y, paralelamente, otro ítem denominado “Impacto”, distinto a los “avances”, que no guarda correspondencia, asignándose una valoración arbitraria (porcentaje), sin explicación alguna. Al no cotejarse metas con resultados, aparece un  sobrecumplimiento, en algunos casos, desproporcionado. Y algo más: pareciera que las llamadas “Actividades” tuvieran costo cero. No se hace explícita una asignación presupuestal para financiarlas.

En el documento no se hace mención alguna, entre otras cosas, de la reducción del número de revistas indexadas; de las dos fallidas  convocatorias docentes  en las que sólo se cubrieron, parcialmente, (25 %)  las plazas ofrecidas; de  la adopción de un nuevo sistema de cobro de matrícula –en la que existen indicios de un sustancial  incremento en muchos programas académicos de pregrado-; además, de la intención de la dirección universitaria de implantar una reforma curricular con un etéreo “modelo pedagógico institucional”, cuya propuesta exhibe sospechosas  coincidencias con la adoptada por la Universidad Nacional de Colombia en 2007.

De igual forma, la estrategia de expansión de la oferta académica de programas de pregrado y posgrado  presenciales y a distancia, sin una planta docente  y una  infraestructura adecuadas, ha mostrado  que es inviable, como lo evidencian los reveses registrados en la creación de una seccional en Casanare y una sede regional en Puerto Boyacá. En concordancia con lo anterior, deja muchos interrogantes la aprobación de la creación del programa de Arquitectura, adscrito a la Facultad de Ingeniería (¡!).Un dato de referencia: de los 1.892 profesores vinculados a la universidad  en 2018 tan solo 30 % es de planta.

Una expresión de la sobrecarga horaria  fue lo ocurrido a comienzos de este semestre: de los 534 profesores ocasionales de programas de pregrado presenciales 209 (39 %) fueron contratados, excepto en dos Facultades, con una asignación semanal de 20 horas.

La aplicación del mal denominado Plan de seguridad vial, ha  producido efectos contrarios, puesto que ha aumentado la  congestión vehicular, tanto dentro del campus universitario, como en las inmediaciones de la universidad. De otro lado,  la reforma administrativa, implantada en 2017, no se menciona en ningún párrafo, teniendo en cuenta, que aún no se ha convocado a concurso de méritos para proveer los 928 cargos de la planta de personal.

Cuadro 2. Niveles de cumplimiento

Año% de cumplimiento en  el rango de excelente (100%)% de cumplimiento en el rango de bajo (20-40%)% de cumplimiento en el rango de muy bajo (10-20%)
201583,40,55,2
201677,44,25,3
201775,63,85,7

Fuente: UPTC, Informe de rendición de cuentas, varios años.

Al examinarse los rangos extremos de la información es notorio, a su vez, una caída en el nivel de “Excelente”, siendo  75,6 % para el último año; en contraste, los rangos de “Bajo” y “Muy bajo”, se elevaron a 11 %.

  1. Las finanzas de la UPTC: Cuentas claras…

Mucho se ha dicho sobre la situación presupuestal y financiera de la universidad. A raíz de la adopción del nuevo sistema de liquidación de matrículas de pregrado, se propagó la hipótesis catastrofista que la institución enfrentaría una insostenibilidad en los próximos años. Como se observa en los cuadros siguientes,  la universidad ha arrojados en los últimos años un recurrente y abultado superávit, dado que los ingresos sobrepasan los gastos ejecutados. Es decir, la holgura y no la estrechez, es lo que caracteriza la estructura presupuestal de la UPTC.  El año pasado se revirtió la tendencia de contracción sostenida de los giros de la Nación, mientras permanecía invariable la generación de recursos propios.

Cuadro 3. La situación presupuestal de la UPTC

AñoIngresosGastosSuperávit (millones de $)

 

 

 

Aportes de la Nación (millones de $)%Recursos propios (millones de $)%Total recaudos (millones de $)Compromiso de gasto (millones de $)
2011102.95759,569.93640,4172.895142.31630.579
2012112.57258,480.12841,6192.700176.77915.921
2013114.57052,1105.43047,9220.000196.71423.286
2014123.34749,9128.42152,0247.109198.20448.905
2015137.91548,4146.23651,3284.776203.54580.606
2016150.34248,7157.34651,0308.378243.25664.626
2017176.44852,8157.75047,2334.198252.75081.448

Fuente: UPTC, Informe de rendición de cuentas, varios años.

Ahora bien, pese a que la ejecución presupuestal ha mejorado moderadamente; sin embargo, aún persiste una brecha que no se ha corregido en los últimos años, poniendo relieve las fallas en la planeación financiera de la universidad.

Cuadro 4. Tendencias de la  ejecución presupuestal

 Ingresos recaudados(millones de $)Compromiso de gasto(millones de $)Ejecución (millones de $)% ejecutado
2011172.895142.316130.67491,8
2012192.700176.779157.23688,9
2013220.000196.714169.54486,2
2014247.109198.204175.71788,6
2015284.776225.304203.54590,3
2016308.378243.216219.66990,3
2017334.198252.750231.48191,5

Fuente: UPTC, Informe de rendición de cuentas, varios años.

Asimismo, se encuentra que los recaudos en los programas de pregrado y posgrado han crecido persistentemente, representando alrededor del 20% de los ingresos totales, nivel inferior a la reportada  por concepto de  los rendimientos y  excedentes financieros, reflejo, a su vez, de la baja capacidad ejecutora de la administración.

Cuadro 5. Composición de los ingresos presupuestales

AñoMatrícula de pregrado (millones de $)Matrícula de posgrados (millones de $)Convenios de extensión (millones de $)Aportes

de la Nación

(millones de $)

Excedentes financieros (millones de $)Total (millones de $)
201534.94720.07024.461122.31276.904284.776
201638.40525.92825.297131.56480.717308.378
201742.41827.59319.295146.47680.943334.198

Fuente: Informe de rendición de cuentas, varios años. No se incluye Unisalud, cuyos ingresos en 2017 fueron de  $ 17.474 millones.

Sorprende  las diferencias encontradas entre la información presentada en el documento de rendición de cuentas de 2017 y  la ejecución  consignada en los informes a la comunidad  de la página Web de la universidad. Se observa, de inmediato, que el panorama es distinto, lo que debería llevar a la administración a depurar la información que se divulga en el portal, para no confundir al cibernauta. En efecto, las diferencias son visibles, reflejándose en el tamaño del saldo positivo. Según estos resultados, tanto los aportes de la Nación como los ingresos propios han tendido a comprimirse, mientras que los recursos de capital (excedentes y rendimientos financieros) han adquirido un peso creciente, comoquiera que están bordeando el 25 %.

Cuadro 6.  Presupuesto ejecutado en la UPTC

AñoIngresosGastosSuperávit (millones de $)

 

 

 

Aportes de la Nación (millones de $)%Recursos propios (millones de $)%Total recaudos (millones de $)Compromiso de gasto (millones de $)
201198.75657,156.88732,9172.894142.31530.579
2012102.45953,359.28130,8192.300176.77915.521
2013112.76856,477.57738,8200.000196.7143.286
2014120.48947,8101.84040,4251.912198.17653.736
2015122.31345,492.51434,3269.309219.39349.916
2016131.39644,9102.79535,1292.387231.61360.774
2017147.66346,6101.94532,2316.724242.14874.576

Fuente: UPTC, página Web. Ejecución presupuestal. Ejecución ingresos consolidado/Ejecución presupuestal de gastos.

Es razonable pensar que gran parte de los problemas dela ejecución presupuestal obedezcan a rezagos y sobrecostos en la ejecución de  obras, tales como los edificios de aulas en la sede central y en las seccionales de Duitama y Sogamoso; capítulo aparte es la construcción del aplazado edificio de posgrados en Tunja.

Punto final: Todo bien, todo bien…

Como se ha planteado en otras oportunidades,  la autocomplacencia de la administración de la universidad, que para algunos autores es llamada “ceguera institucional”, impide identificar las áreas críticas de su funcionamiento, y, por consiguiente, “enmendar la plana”. La ausencia de autocrítica – y, por añadidura de verdaderos espacios de democracia deliberativa, no de la inocua “socialización”,  es un factor que apuntala la inercia complaciente en todos los procesos y procedimientos que involucran los lineamientos de la gestión universitaria.

Termina la extenuante audiencia. En un año volverá a convocarse. La autocomplacencia es total.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.