Que Procuraduría y Fiscalía investiguen en la UPTC lo que a bien tengan, y que lo hagan pronto

0
2084
Juan B. Pérez Rubiano, representante en el Consejo Superior de los exrectores, es señalado como el autor de las maniobras para evitar la reforma a la elección de rector de la UPTC, la cual se quiere más participativa y democrática.
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Este es el pedido que hace el recién reelegido representante de los exrrectores de la UPTC ante el Consejo Superior de la institución, Juan B. Pérez Rubiano, en carta dirigida a la Dirección de este medio, donde expresa su molestia por los señalamientos de sus críticos que, según él, “continúan en su perverso propósito de causar daño a mi buen nombre”.

Pérez Rubiano en la misiva hace el análisis de sus actuaciones durante el pasado periodo como representante de los exrrectores ante el CS, describiendo cómo en ningún caso influyó particularmente en decisiones tomadas por el Rector de entonces, tanto en las obras que se adelantaron como en los nombramientos de funcionarios de alto nivel.

Publicidad

Juan B., señala tajantemente en la Carta: “Mi comportamiento como miembro  del Consejo Superior  ha sido transparente, tiene como única finalidad que la juventud boyacense reciba en la U.P.T.C. la mejor educación posible, para que como profesionales  tengan un mejor futuro  y puedan contribuir a sacar a Boyacá  de la preocupante situación  que reflejan los indicadores  económicos y sociales”.

Entre otras, por las anteriores razones, es que ahora sí solicita que lo antes posible los organismos de control se hagan presentes en la universidad para que hagan las investigaciones a que haya lugar.

El siguiente es el texto completo de la Carta del exrrector, y vuelto a elegir representante de los exrrectores, ante el Consejo Superior:

Bogotá D.C.  31 de octubre del 2017.

Señor Director
El DIARIO DE  BOYACÁ
Tunja.

Señor Director:

Mi carta, publicada por su periódico hace pocos días, fue ignorada por los anónimos informantes, quienes desde el Diario de Boyacá y otros medios, continúan en su perverso propósito de causar daño a mi buen nombre.

Edificio de la seccional de Duitama

Se trata de la construcción de 46 salones de clase y dos auditorios. Se inició en la Rectoría de Gustavo Álvarez. Es cierto que hubo atraso. El Rector Alfonso López logró su terminación por la vía del diálogo, sin dejar de aplicar las cláusulas contractuales y la Ley y sin acudir a las instancias judiciales, para evitar la parálisis de la construcción que se habría presentado, en perjuicio de más de 2.000, de los 4.300 estudiantes de la Seccional,  que hoy no tendrían donde  recibir sus clases.

Todos los miembros del Consejo Superior  apoyamos  el manejo dado por el Rector, incluido  el representante  del Gobernador Carlos Amaya, Ingeniero Civil Oscar Ramírez, con quien por delegación del Consejo Superior y  con participación de funcionarios  de la Universidad, nos reunimos  una vez con el contratista; le exigimos  acelerar la terminación  del edificio y firmó una acta de compromiso. Cumplir esta comisión y emitir opiniones en el seno del C.S. Fue mi única participación con respecto a esta construcción. Nunca tuve nada que ver con adiciones al contrato, prórrogas o renegociación de ítems. Quien diga lo contrario falta a la verdad e incurre en el delito de calumnia.


Le puede interesar:
>“Nunca he recomendado a alguien para que le compren algún bien o servicio”: Juan B. Pérez


>Rifirrafe en el Consejo Superior de la UPTC: “Que vengan los órganos de control”


Solicitud de investigación a las entidades de control

Hasta el 29 de agosto de 2017, las deliberaciones del Consejo Superior transcurrían con normalidad, prácticamente todo se aprobaba por unanimidad, previa discusión de los temas.  Por fuera de la Universidad el ambiente en el Departamento era otro, especialmente en agosto, debido a cuestionamientos hechos, que ojalá no sean ciertos, al Señor Gobernador Amaya, en medios de comunicación locales y nacionales.

En estos días, el 29 de agosto/17, el Señor Gobernador, quien desde hacía cerca de 18 meses no había vuelto al Consejo Superior, se hizo presente en la reunión y propuso como único punto, que solicitáramos a los organismos de control, que investigaran “malos manejos en la U.P.T.C.” y específicamente lo relacionado con el edificio de Duitama y el nombramiento de un Decano.

Algunos Consejeros, por no tener conocimiento de la existencia de hechos de corrupción en la U.P.T.C. y para proteger la tradicional buena imagen de la Universidad, que podría verse afectada al hacer ese tipo de solicitudes precisamente en medio del ambiente convulsionado que reinaba en Boyacá, consideramos que no era procedente la propuesta del Gobernador. El Consejero Daniel Cárdenas, propuso y fue acogido, que la Oficina de Control Interno de la U.P.T.C., adelantara las investigaciones sobre los dos hechos mencionados por el Gobernador.

Casi dos meses después, el 17 de octubre de 2017, en reunión del C.S. acordado para tratar únicamente el tema de las matrículas con participación de los estudiantes, uno de ellos pidió al C.S., que aprobara la propuesta del Gobernador sobre los entes de control. El Gobernador y los delegados del Gobierno Nacional, a sabiendas que el tema ya había sido tratado en el C.S. aceptaron la solicitud del estudiante. Como no se presentaron hechos nuevos, cuatro consejeros mantuvimos la posición asumida en la sesión del 29 de agosto/17.

Opinión sobre nombramientos de personal.

Los 984 empleados y trabajadores oficiales y los 2.026 docentes, son testigos que ninguno de ellos ha sido vinculado a la U.P.T.C. por gestión mía .No podrán decir lo mismo quienes promueven esta tendenciosa campaña. Proceden de muy mala fe y parecen guiados por mezquinos intereses, quienes me califican de clientelista o de tráfico de influencias.

Señor Director. Lo que afirmo en esta y en mi anterior comunicación es rigurosamente cierto. Es fácil comprobarlo. Mi comportamiento como miembro  del Consejo Superior  ha sido transparente, tiene como única finalidad que la juventud boyacense reciba en la U.P.T.C. la mejor educación posible, para que como profesionales  tengan un mejor futuro  y puedan contribuir a sacar a Boyacá  de la preocupante situación  que reflejan los indicadores  económicos y sociales.

Me reafirmo en el sentido de que no tengo conocimiento de hechos de corrupción al interior de la universidad. Ha habido, como es natural, discrepancias entre miembros del Consejo Superior, por el manejo de algunos temas, que han sido explicados por el Rector satisfactoriamente.

Sin embargo, a pesar de todas las evidencias existentes, fácilmente comprobables y de las aclaraciones que he hecho, la campaña difamatoria continúa; me causa grave daño y crea incertidumbre en los estamentos universitarios y confusión en la opinión pública.

En estas circunstancias de escalamiento de la calumnia y la injuria, porque no tengo nada que temer y reafirmando mi convicción sobre la rectitud y la forma como el Rector Alfonso López viene dirigiendo la Institución, solicito a la Contraloría, a la Procuraduría y de ser procedente, también a la Fiscalía, que investiguen en la Universidad lo que ha bien tengan y que lo hagan pronto. Lo pido con respeto, porque es sabido que en ejercicio de sus funciones lo pueden hacer cuando lo consideren conveniente.

Pero también solicito a los contradictores, que en adelante se permita que se concentre el trabajo del Consejo Superior al estudio y aprobación de los grandes temas, que han de asegurar un futuro de éxito a los egresados y de gloria a la U.P.T.C.

Atentamente,
JUAN B. PEREZ  RUBIANO
Ex representante de los exrrectores*

*Firma ‘Ex representante de los exrrectores’, dado que todavía no ha tomado posesión como miembro del Consejo Superior, a raíz de su reelección del pasado 27 de octubre, donde resultó favorecido por la mayoría de los exrrectores; en esta jornada hubo un  solo voto en blanco.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.