¿Cuáles son los tesoros escondidos de Tunja?

Foto | Jilgam569

La ciudad ha sido reconocida con esta expresión que hace referencia a las estructuras arquitectónicas y a la religiosidad ancestral que caracterizan a la capital boyacense. Sin embargo, la mayoría de tunjanos desconocen cuáles son los tesoros escondidos por la falta de interés y de apropiación del patrimonio cultural de Tunja, ya que estos están a simple vista.

EL DIARIO se comunicó con Jhonathan Sánchez, historiador, poeta y periodista cultural. Se ha desempeñado como curador de exposiciones de arte e historia para el Ministerio de Cultura y docente catedrático universitario en temas de museología y Constitución Política de Colombia.

“Hay varios tesoros ‘escondidos’ en la ciudad, que nos recuerdan todo el patrimonio cultural que tiene Tunja y toda la historia de nuestros antepasados, pero la comunidad se sesga al momento de apropiarse de la herencia cultural y no ve que los tesoros se encuentran a la vista de todos”, comenta Sánchez.

Publicidad

¿Por qué Tunja fue, es y seguirá siendo tan importante?

La capital boyacense fue una de las primeras ciudades en fundarse al interior del país, generando que gran parte de la élite castellana de la época decidiera radicarse en la ciudad. Las personas usualmente manejan sus negocios desde la cómoda ciudad de Tunja.

Hoy en día sucede algo parecido, el municipio al no tener industria y al no poder generar empleos, seguirá siendo habitada por personas pensionadas que controlan sus negocios en otras ciudades.

Es por esta razón, que al ser una de las primeras ciudades fundadas, generó que se construyeran mansiones y que se invierta en el municipio, forjando así, la cultura y las tradiciones de la capital boyacense que hoy la convierten en una de las ciudades más importantes.

No obstante, Sanchéz explica algunos de los tesoros escondidos de la ciudad como:

La Plaza de Bolívar

En 1539, el 6 de agosto nace la plaza mayor de Tunja, partiendo de que esta fue la fecha de fundación Hispánica de la ciudad, ya que antes de la llegada de los españoles, la ciudad era gobernada por el pueblo indígena Muisca.

Fue declarada al igual que el Centro Histórico como Monumento Nacional de Colombia, declarado como bien de interés cultural de la nación.

Cabe resaltar que el lugar es testigo de sucesos trascendentales como el sacrificio de Aquiminzaque, último descendiente del cacicazgo Muisca, quien fue decapitado por Hernán Pérez de Quesada. En la plaza también fueron fusilados los caciques de Motavita, Toca, Suta y Turmequé, para dar escarmiento a los indígenas, puesto que los conquistadores temían una rebelión del pueblo.

Foto: Hisrael Garzonroa

Durante su existencia, el lugar ha tenido varias reformas, inicialmente se denominó Plaza de Suárez Rendón, luego Plaza Mayor y en 1891, el General Prospero Pinzón la llamó Plaza de Bolívar.

Casa del Fundador Gonzalo Suárez Rendón

Construida en los siglos XVl y XVll y es de las pocas casas que se conservan de fundadores españoles en Hispanoamérica.

En la entrada, el suelo que es de piedra, que fue tallado por el maestro Bartolomé Carrión.

Casa del Capitán Martín de Rojas

Es una edificación del Centro Histórico de Tunja localizada en la Plaza de Bolívar. Se trata de la casa del capitán y regidor de Tunja, Martín Rojas. Actualmente, funciona como Palacio de Servicios Culturales.

Pila del Mono

Monumento situado en el Centro Histórico de Tunja, el cual fue el lugar donde los habitantes de la ciudad se proveyeron de agua durante tres siglos.

El mico representa el dios del silencio. Como se puede observar, tiene el dedo sobre los labios, indicándole a las aguadoras abstenerse de conversar durante el momento de recoger el agua.

Foto | Hisrael Garzonroa

Parque Pinzón

Es un parque urbano situado al frente del Claustro San Agustín en el barrio Las Nieves. Está rodeado de jardines, árboles y arbustos, caminos peatonales y zonas de recreación.

Plaza Real

La Plaza de la Libertad de Tunja es un palacio de arquitectura republicana neoclásica de la ciudad, declarado patrimonio nacional de Colombia. En 1990, era el lugar en donde funcionaba la plaza de mercado del municipio.

Arte

Cuando se habla de arte se hace referencia más a las pinturas que se crearon en la época, las cuales, en su mayoría eran renacentistas, de artistas del siglo XVl muy famosos que están ahí, por ejemplo: Gió Pomodoro.

Todas las pinturas que se van a encontrar son de temáticas religiosas, ya que al ser un periodo colonial, lo fundamental era la religión católica, no habrá obras que traten otra ideología porque no era permitido.

Para el historiador, Jhonathan Sánchez, el tesoro más valioso que tiene la ciudad es la pintura mural que concentra una imaginería mezclada entre el arte europeo con visos de interpretación de los indígenas.

Iglesias

La realidad de Tunja y de muchas ciudades de Colombia se fundamenta en las creencias religiosas.

El periodo colonial fue una época en la que la religión fue uno de los pilares más importantes de la sociedad, tanto así que, para la fundación de las mayorías de ciudades primero se elegía el lote en donde se iba a construir la Iglesia, antes que pensar en las calle y carreras de la ciudad.

Es por esto que en los centros de casi todos los municipios de Colombia hay un templo, del que se despliegan las demás autoridades importantes para la sociedad, como Alcaldía, Gobernación y demás.

Catedral Basílica Metropolitana Santiago de Tunja

Foto: Hisrael Garzonroa

Esta catedral se caracteriza por su arquitectura más antigua y bella de la ciudad. Es la expresión del arte cristiano gótico-mudéjar del Renacimiento y considerada como la Catedral colombiana más antigua, construida en el siglo XVl.

La Catedral Basílica de Santiago el Mayor de Tunja es una de las construcciones coloniales más imponentes de la ciudad.

Ahí se encuentra la tumba del fundador, Gonzalo Suarez Rendón.

Iglesia de Nuestra Señora del Milagro del Topo

Iglesia colonial que se construyó en el Siglo XVll. Consagrado a Nuestra Señora de los Dolores del Topo iniciado en 1683.

En este templo se exalta a la Virgen del Milagro que apareció milagrosamente en el antiguo Convento de las Concepcionistas el 24 de agosto de 1628 y que es la patrona de la Arquidiócesis de Tunja.

Iglesia Santo Domingo

Este templo es una de las joyas arquitectónicas y coloniales más importantes de América Latina.

En el templo se sitúa la Capilla del Rosario que, al tener un estilo barroco, es considerada la Capilla Sixtina de América, del arte colonial americano, ahí se encuentran importantes pinturas y cuadros de artistas renacentistas del siglo XVl.

Iglesia Santa Clara la Real

La fundación se hizo a principios de su majestad el Rey Felipe ll, el 21 de abril de 1857, el cual otorgó al convento de Tunja, el título del real convento, y por eso se destaca sobre la puerta principal el escudo principal de armas, enviado por él mismo.

El primer convento femenino del país en 1571. Ahí reposa la tumba de una de las primeras mujeres poetas de América, que fue Sor Josefa Castillo.

En este lugar durmió Simón Bolívar el 6 de agosto de 1819.

Iglesia de San Francisco

El templo y convento de San Francisco fue construido en el año 1572, con la ayuda de la Comunidad de los Franciscanos, la Corona Real, los encomenderos tunjanos y nativos de la región.

El Convento de San Francisco fue uno de los más importantes del Nuevo Reino de Granada. En el Siglo XVI se convirtió en centro evangelizador desde Tunja a la región de su influencia, en las doctrinas de Motavita, Firavitoba, Iza, Socotá, Tota, Toca, Cuítiva, Sogamoso y Monguí.

Iglesia Santa Barbara

Este templo fue construido en las primeras décadas del Siglo XVII y en el año 1623 fue convertida en parroquia. Tuvo tres cofradías: la de la Virgen del Pilar, la de Santa Bárbara y la de las Ánimas.

Hasta hace pocos años, en el templo se guardaban casullas (vestidura exterior que utiliza el sacerdote) bordadas por doña Juana de Castilla, quien fue hija de la Reina Isabel y el Rey Fernando.

Iglesia San Laureano

Es la ermita más antigua construida en Tunja, en 1566. El Cabildo de Tunja ordenó la construcción de una capilla posa a la orilla del camino que conducía de Tunja a Santafé.

Ahí reposan los mártires que fueron fusilados en el paredón Bosque de la República en 1816.

El patrimonio histórico de Tunja ha sido abandonado por los alcaldes y gobernantes que han pasado por las sillas de estos cargos. Sin darles importancia ni entender lo relevantes que son estos tesoros para el municipio. Es necesaria la intervención de restauración y conservación para todos los monumentos que han hecho parte de la historia, que a pesar de que a muchos no les guste, seguirá siendo parte de la ciudad y del país.

Los tesoros además de ser las casas, templos y monumentos son los hechos históricos que han sucedido en esos lugares como se habló anteriormente.

2 COMENTARIOS

  1. en estas publicaciones veo que hace falta una parte muy reconocida en mis épocas eran LAS PIEDRAS DEL SAQUE en el alto de SAN LÁZARO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.