Capacidad hospitalaria a tope; SOS lanzan Secretario de Salud de Boyacá y Alcalde de Tunja

0
602

En inspección conjunta realizada en las últimas horas por parte del Secretario de Salud del departamento, Mauricio Santoyo y del alcalde de Tunja Alejandro Fúneme, a las instituciones asistenciales de la ciudad, se comprobó la crítica situación de la red en la capital y se reconoció la misma situación para el departamento en general. La conclusión es de máxima alerta dado que las UCI están copadas, el personal médico y auxiliar no es suficiente, escasean los medicamentos y la demanda de servicio no baja. El escenario de la crisis perfecta.  

La descripción la hace el Secretario de Salud: “la capacidad dela clínica Canlones está a tope; cien por ciento de su capacidad ocupada en cuidado intensivo. Ayer se trasladaron 10 pacientes hacia el hospital local de Tunja. Las camas que se liberaron en Canelones serán rápidamente adecuadas como UCI. Más del cien por ciento de la hospitalización general se encuentra llena así que ya no hay más espacios si no disminuye el contagio. En Boyacá la situación es más preocupante, Chiquinquirá se encuentra por encima del cien por ciento; Duitama al 70% de las UCI, Sogamoso se encuentra en proceso de congestión de pacientes llegando ya al cien por ciento en UCI”.

A su turno, el alcalde Alejandro Fúneme, resume así la crisis: “estamos realmente preocupados por el aumento de la ocupación de unidades de cuidados intensivos, por el aumento de la ocupación hospitalaria en general y por el aumento de los casos de coronavirus en Tunja y el departamento. El Sr. gobernador y los 123 alcaldes hemos tomado las medidas para tratar de proteger la vida de todos los ciudadanos, pero lo que estamos viendo en clínicas y hospitales genera toda la preocupación. De nada servirán las medidas de restricción, si cada uno de los boyacenses, si cada uno de los tunjanos, no entienden que en manos de la persona propia y de la responsabilidad propia está poder contener el crecimiento de la pandemia. Este es un llamado urgente a todas las personas para que nos cuidemos, para que extrememos medidas para que observemos las medidas de auto higiene y el distanciamiento físico, y evitar, sobre todo, el contacto social entre diferentes grupos de familias que es, lo que hoy nos tiene en esta situación. Entendamos que no solamente son las medidas del gobernador y de los alcaldes, sino que es la responsabilidad de cada uno de los ciudadanos. Un volumen inusitado de pacientes y con las clínicas y hospitales absolutamente colapsados”.

Y complementa Julio Velandia, director de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital San Rafael: “quiero decir que cada vez que llega un paciente a los servicios hospitalarios, a urgencias, se le entrega, con gran humanidad y gran conocimiento científico, todo lo que el paciente necesita; seguramente ese paciente no se dará cuenta de los grandes esfuerzos que nos toca hacer en ‘la parte de atrás’. Nuestro gerente Yamit Hurtado, la semana pasada, estuvo coordinando y asegurando la adquisición de medicamentos y demás elementos que son necesarios, que se están acabando en el mundo. En Colombia no los producimos, así que nos toca importarlos y no nos quieren vender en los grandes países, porque tiene el mismo problema de salud que nosotros. El trabajo es arduo desde la parte administrativa buscando soluciones para poder atender y ayudar a los pacientes que lo necesitan. Pero todo tiene un límite; empezamos con 8 camas, vamos en 40 camas, empezamos con 8 médicos, vamos en 50 médicos y siempre llegamos al tope no hay forma de tener el número de camas, de médicos y de personal asistencial, enfermeras, terapeutas, auxiliares, en número infinito para cundo sigan llegando pacientes. Todo esto tendrá un límite. No queremos llegar al punto en que tengamos que decir que no tenemos camas. Así que la mejor manera de evitar decirles, ‘no tengo cama’, es que se cuiden; nada hacemos nosotros con esforzarnos tanto. Valga la pena resaltar el trabajo de mis compañeros de salud que han hecho tantos esfuerzos para poder responder a la situación”.

La exhortación del Dr. Velandia es dramática: “por favor, esto es real, se está muriendo gente rica, gente pobre, gente joven, gente vieja, dos tres por día; no es mentira, es cierto. Hemos tenido que decirles a los hospitales periféricos, no tenemos camas para recibirles pacientes. Es muy triste. Tenemos un anestesiólogo aquí muy malito, muriéndose, afortunadamente hubo cama para él. Pero si ahorita necesitara yo una cama, tendrían que decirme ‘no Dr. Velandia, no hay cama’. Literal, no hay cama para tanta gente, para tanto paciente”. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.