Banco de la República responde a EL DIARIO sobre los libros del Claustro de San Agustín

Foto | EL DIARIO

La Agencia Cultural del Banco indicó que por ser patrimonio histórico el Claustro está siendo restaurado y en el proceso se está haciendo la revisión, selección de material y destrucción de material inservible, porque ya no puede manipularse o porque está en total desuso.

La restauración del Claustro de San Agustín, en el centro de Tunja, que tendrá una duración de cuatro años, es la principal causa de que la Biblioteca Alfonso Patiño Roselli, que funcionaba allí, esté siendo traslada y que se esté desocupando la edificación para garantizar sin restricciones el acceso al inmueble y minimizar riesgos en la ejecución de las obras.

Ese es uno de los aspectos de la extensa respuesta que el Banco de la República le dio al periódico EL DIARIO por dos artículos que se han publicado en esta medio con críticas y quejas de la comunidad por el traslado de libros, muchos de los cuales van a reciclaje.

Publicidad

Debe leer:
>En Tunja y Sogamoso destruyen y saquean los libros

>¿Los libros de la biblioteca irán a reciclaje?

Con autorización de la Oficina Jurídica del Banco en Bogotá, Diana Jaqueline Sandoval Chaparro, gerente de Agencia Cultural Tunja, señaló que un proceso de depuración es usual en la actividad de las bibliotecas con el fin de enriquecer y actualizar sus colecciones, que responden a procedimientos y normativas propias de las ciencias de la información y la documentación.

El Claustro de San Agustín es uno de los grandes tesoros de la ciudad de Tunja. La Iglesia Convento es una edificación renacentista ubicada al costado del Parque Pinzón.

Inicialmente fue un convento e iglesia; luego un colegio, una universidad, un reclusorio y, finalmente, durante los últimos años, ha funcionado como sede del Centro Cultural del Banco de la República y del Archivo Regional de Boyacá.

Aquí está las respuestas del Banco a los interrogantes planteados por este periódico.

EL DIARIO: ¿Qué ocurre con la biblioteca Patiño Roselli del Banco de la República, ¿cuál es el futuro de ese centro cultural?

Diana Jaqueline Sandoval Chaparro, gerente de Agencia Cultural Tunja. Foto | Archivo personal

Diana Jaqueline Sandoval Chaparro: En la actualidad el Claustro de San Agustín está en proceso de restauración. Dicho proceso implica en una primera fase el diagnóstico, redimensionamiento de servicios, estudios y diseños para la futura contratación y posterior ejecución de las obras. Tales actividades se prevé que tengan una duración de cuatro años. Para que sean realizadas satisfactoriamente se hace necesario desarrollarlas con la edificación desocupada con el fin de garantizar el acceso al inmueble sin restricciones y minimizar los eventos sobrevivientes de la ejecución de las obras.

EL DIARIO: ¿Cuántos libros existen en la biblioteca, de qué épocas y qué otros elementos de valor cultural albergan allí?

Cuenta con una colección de 38.015 volúmenes de diferentes áreas del conocimiento.

Diana: La biblioteca de la Agencia Cultural de Tunja cuenta con una colección de 38.015 volúmenes de diferentes áreas del conocimiento, además de todos los materiales del catálogo de la Red de Bibliotecas del Banco de la República en el país. A raíz del cierre del Claustro de San Agustín, dicho material se puede consultar en el Teatro Quiminza.

Le puede interesar: Biblioteca del Banco de la República cuenta con nueva sede

EL DIARIO: Se ha dicho en los últimos días que han estado sacando libros; ¿cuál es el destino de esas publicaciones?

En el marco del proyecto integral de restauración de la edificación, se está realizando un ejercicio de depuración, actualización y mejoramiento de la colección bibliográfica del Centro Cultural. El proceso de selección y clasificación implica varios pasos: Revisión del material que está en buen estado, actualizado y óptimo para los usuarios, el cual se trasladó a la sede temporal del Centro Cultural (Teatro Quiminza). Selección del material en buen estado que podría entregarse en canje a otras instituciones, como la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia y destrucción del material inservible, porque ya no puede manipularse o está en total desuso.

EL DIARIO: Si se está realizando depuración de ese archivo, ¿cómo se está realizando?, ¿con asesoría de quién?, ¿qué libros se descartan?, ¿con qué criterios se destruyen libros?, ¿de qué temáticas?, ¿de qué antigüedad?, ¿se digitalizan?, ¿es cierto que los libros pasan a reciclaje?

Diana: Nos remitimos a la respuesta a la pregunta anterior. Adicionalmente, vale la pena agregar que un proceso de depuración es usual en la actividad de las bibliotecas con el fin de enriquecer y actualizar sus colecciones, que responden a procedimientos y normativas propias de las ciencias de la información y la documentación.

EL DIARIO: ¿Qué le responden ustedes a quienes dicen que se está saqueando nuestro patrimonio?

La biblioteca mantiene su colección bibliográfica a disposición de los usuarios, la cual se encuentra en constante mejoramiento y actualización.

Diana: El Banco de la República, comprometido con la preservación y cuidado del patrimonio cultural del país, está realizando la restauración del Claustro de San Agustín con el fin de fortalecer la actividad cultural y la consolidación de la Red de Bibliotecas de la Entidad. El Centro Cultural en Tunja es un espacio para la investigación, el acceso al conocimiento y el encuentro con la cultura que continúa prestando sus servicios culturales, actualmente en otra sede temporal, como es usual en excelentes condiciones para los habitantes del departamento de Boyacá. La biblioteca mantiene su colección bibliográfica a disposición de los usuarios, la cual se encuentra en constante mejoramiento y actualización. Por consiguiente, no es cierto lo expresado en la pregunta.

Diana Jaqueline Sandoval Chaparro, gerente Agencia Cultural Tunja, recordó que el Banco de la República se encuentra instituido como una persona jurídica de derecho público, de rango constitucional, con autonomía administrativa, patrimonial y técnica, sujeto a un régimen legal propio, establecido en los artículos 371 a 373 de la Constitución Política, la Ley 31 de 19921 y sus Estatutos -Decreto 2520 de 19932 .

De conformidad con dicho régimen legal, la misión del Banco de la República es la de ejercer las funciones propias de Banca Central y el desarrollo de algunas actividades conexas, entre las que se encuentran las funciones culturales y científicas que venía desarrollando al momento de la expedición de la citada Ley 31 de 1992.

Tales actividades comprenden todas las relacionadas con la Biblioteca Luis Ángel Arango con sus extensiones en música y artes plásticas, así como las áreas culturales y bibliotecas regionales y sus colecciones de arte, numismática y filatelia. Conforme a su naturaleza y régimen legal propio, el Banco de la República no forma parte de la Rama Ejecutiva del Poder Público, en el orden nacional, departamental, distrital o municipal, ni constituye un ente descentralizado de los mismos niveles.

En consecuencia, no le son aplicables las disposiciones que de manera general se expidan para las entidades del orden nacional o para las entidades descentralizadas de la rama ejecutiva del poder público, en atención a lo establecido en el artículo 3º de la Ley 31 de 1992 y de sus Estatutos. En razón de su autonomía patrimonial, el Banco de la República goza de un tratamiento diferente al de las demás entidades estatales, puesto que su presupuesto no forma parte del Presupuesto General de la Nación, y los procedimientos de elaboración, aprobación y ejecución del mismo se rigen por disposiciones propias, y no por el Estatuto Orgánico del Presupuesto General de la Nación o las leyes anuales de presupuesto aplicables a la generalidad de las entidades estatales.

También señaló la Gerente del Área Cultural del Banco que el Claustro de San Agustín en Tunja fue restaurado integralmente por la Fundación para la Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural Colombiano del Banco de la República durante los años 1980 a 1984. El área aproximada de la intervención fue de 3.662 metros cuadrados. Una vez concluidas las obras de restauración en 1984, fue entregado en comodato al Banco de la República hasta 2004 cuando pasó a ser propiedad de la Entidad.

Desde entonces se estableció allí la Agencia Cultural del Banco en la ciudad. Se trata de un edificio emblemático del centro histórico y patrimonial de la ciudad. El sector antiguo de la ciudad de Tunja, entre otras, fue declarado monumento nacional conforme al artículo cuarto de la Ley 163 de 1959. El Banco ha venido efectuando desde 2004 trabajos periódicos de mantenimiento. Actualmente, la edificación se encuentra cerrada por restauración, dado que presenta algunos deterioros, por lo que, conforme a lo establecido en el Plan Especial de Manejo y Protección de Tunja, así como las exigencias de ley respecto a la necesidad de mantener, proteger y salvaguardar un inmueble patrimonial, se hizo necesario que el Banco de la República realice el proyecto de restauración integral de este inmueble.

“En todo caso, se han tomado las medidas necesarias para acometer labores que permitan tener las mejores condiciones de comodidad para los usuarios que hacen uso de los servicios de la biblioteca, la cual actualmente está funcionando en el Teatro Quiminza”, dijo finalmente la funcionaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.