Se enreda liquidación de EPS Comfaboy

2
4206
Foto | Carlo Fidel Gómez / EL DIARIO
PUBLICIDAD

Presuntas inhabilidades, favorecimiento y más actos de posible corrupción en el proceso de liquidación de la EPS.

Las desgracias de las entidades que entran en situación de liquidación no terminan con esta decisión; resulta que se volvió costumbre que los sucesos que siguen en los procesos de liquidación llevan, en muchos casos, a actuaciones más escandalosas, donde la corrupción y las componendas tienen su culmen.

Publicidad

En Boyacá, uno de los hechos más escandalosos de corrupción, luego de decidir la liquidación de una entidad, lo sufrió la Caja Popular Cooperativa, hace 20 años, una historia que ha quedado en el olvido, pero que no por eso deja de ser referente.

De aquí que ahora, cuando se decide la liquidación de una entidad como la EPS de Comfaboy, se prenden las alarmas ante la potencial sucesión de hechos que pueden ser tan irregulares o más que los que llevaron a la decisión inicial de liquidación. Hay que señalar que en el caso de liquidación de cualquier empresa, que generalmente sucede por la quiebra económica derivada de su actividad, lo que queda al final son porciones reducidas con respecto al monto de las acreencias, por lo que el conjunto de los acreedores tendrán que estar muy atentos para tratar de rescatar lo mejor que puedan y, en algunos casos, resignarse a la pérdida mayoritaria o total de lo que les debían.

Pero en el caso de La EPS de Comfaboy el asunto resulta distinto, ya que se estima que las pérdidas de aquella, las asume esta, la Caja, lo cual se transforma de inmediato en otro potencial escenario de acciones que pueden resultar en la continuación de las irregularidades precedentes o aún más graves.

comfaboy-esosson-300x269

1 Plinio Olano, siempre influyendo en las destinos de Comfaboy, hoy preso.
2 Fredy Garcíaherreros, director de Comfaboy durante cuya administración se produjo la crisis y el cierre de la EPS.
3 Senén Niño, senador que influyó en la designación de los representantes de los trabajadores ante el consejo directivo.
4 Marlen Torres, directiva de Sindimaestros y consejera de Comfaboy.
5 Rafael Cortés Díaz, representante de los empresarios en el Consejo Directivo.

La liquidación y sus problemas    

Empresarios, prestadores y proveedores tiene embotellados sus pagos por las presuntas influencias, inhabilidades, favorecimientos y actos de corrupción en el proceso de liquidación de la EPS.

Considerando que el 80% de los Proveedores y Prestadores de Servicios de Salud de la EPS son empresas afiliadas a la Caja, no se entiende la demora en el pago de las deudas contraídas y ya reconocidas por la EPS, poniendo en peligro su estabilidad financiera su operación y viabilidad; y porque se abren riesgos de demandas judiciales, el pago de intereses, indemnizaciones, pago de lucro cesante y daño emergente, sabiendo además que Comfaboy ya tiene los recursos para pagar, los cuales están depositados en fiducias o cuentas de ahorros, ganando intereses.

Las denuncias por parte de los Prestadores y Proveedores de Servicios de Salud, que tienen cuentas pendientes, se  refieren también a la presunta Inhabilidad jurídica, moral y ética de la Agente liquidadora de la EPS Comfaboy,  Indira Illidge Ibarra, en razón a que su Firma; “Triana & Illidge Abogados”, es asesora jurídica, con contratos firmados, de más de 25 ESE municipales, clínicas y hospitales públicos del Departamento de Boyacá, Instituciones que hoy son parte interesada en la liquidación de la EPS de Comfaboy, convirtiéndose la  Liquidadora en Juez y parte en el proceso de liquidación tanto en el finiquito de los contratos, como en  el reconocimiento de las cuentas a pagar por parte de la EPS.

Manifiestan muchos Prestadores que las reliquidaciones de los contratos de Prevención y Promoción de la Salud y médico asistenciales con las ESE municipales difieren mucho en su valor final; si las IPS son asesoradas jurídicamente por la Dra. Indira, que es la liquidadora de la EPS Comfaboy, entonces las cosas son favorables; en las otras IPS donde Indira no tiene injerencia, siendo el procedimiento el mismo, las condiciones de pago cambian.

En este punto los interesados esperan las correspondientes aclaraciones y la investigación que despeje cualquier duda sobre el particular; también requieren el pronunciamiento al respecto por parte de la Superintendencia Nacional de Salud, entidad que, incluso, debiera considerar la posibilidad de asumir, mediante intervención, el proceso de liquidación de la EPS.

Observadores del proceso estiman que la Administración de Comfaboy no revisó los antecedentes judiciales, la experiencia y las últimas actuaciones de la Doctora Indira Illidge Ibarra, para ser nombrada como Agente Liquidadora de la EPS.

Debe leer:
>Superintendencia Nacional de Salud confirma corrupción y malos manejos en la EPS Comfaboy

Una actuación que nadie vio

Pareciera que en Comfaboy jamás los organismos de control evidenciaron irregularidades en el manejo de la EPS en la época en que fue gerente Patricia Sánchez Rojas, periodo en el cual las pérdidas superaron los 7 mil millones de pesos. Hoy esta misma Señora. Sánchez Rojas, resulta investigada por peculado por apropiación a favor de terceros por más de $ 2.900 millones de pesos como gerente del hospital San Jerónimo de Montería, en Córdoba, consecuencia de lo cual hoy está con medida de aseguramiento, por los  presuntos malos manejos en la contratación y compras realizadas. Curiosamente en el caso de Montería la asesora jurídica del Hospital San Jerónimo en el momento de surgir el escándalo, era la Doctora Indira, hoy agente liquidadora de Comfaboy EPS.

Se pide investigar a fondo un presunto favorecimiento en más de $1.000 millones en la liquidación a Prestadores y Proveedores de Servicios de Salud, a cambio de diversos favores, en especial con los Prestadores, donde la recién nombrada Liquidadora es asesora Jurídica; se dice que basta con mirar las actas de liquidación suscritas y legalizadas a la fecha.

Lo anterior con la complacencia del señor Gerente de la EPS, el señor Director Administrativo y Representante legal dela Caja y la Revisoría Fiscal, actuaciones que hay que poner en mira de los organismos de vigilancia y control, según quienes conocen de cerca el actual proceso.

¿Astronómicos sobrecostos para la liquidación de la EPS?

Los sobrecostos en el equipo liquidador de la EPS a primera vista resultan exorbitantes y, sin embargo, parece que no le importan a la Administración de Comfaboy:

  • Cancelación de aproximadamente de diez millones de pesos mensuales a la Agente Liquidadora.
  • Pago al Doctor Almeiro Ariza como Asesor externo de la Liquidarora, por valor de cuatro millones de pesos mensuales.
  • Ordenes de Prestación de Servicios a un grupo, supuestamente especializado, para apoyar la liquidación, por valor de 36 millones de pesos mensuales.
  • Contrato para la auditoría de cuentas médicas por valor de 50 millones de pesos mensuales, con Auditores que ganan cada uno entre $12 y $15 millones de pesos mensuales.
  • Un grupo de personas para el control y/o supervisión por parte de Comfaboy, además de personal contratado a través de la Empresa de temporales, violando todas las normas legales al respecto y cuyo valor mensual es de 16 millones de pesos.
  • Personal de nómina de la EPS, aún vigente en la planta, que está costando aproximadamente 20 millones de pesos mensuales.
  • Se afirma que la Administración de Comfaboy, su Director Administrativo y equipo directivo, con engaños y falacias convencieron al anterior Consejo Directivo de la Caja que el cierre de la EPS no conllevaría el cierre de la IPS y que este programa no tendría pérdidas. Hoy se sabe que en menos de seis meses la IPS ya tiene más de mil millones de pérdidas.

No sobra recalcar que todos estos dineros salen de los recursos del 4% que corresponden al subsidio familiar que debe destinar la Caja para sus trabajadores afiliados, pero que sin la menor vergüenza por parte de su Director Administrativo y con la anuencia de la Revisoría Fiscal y el Consejo Directivo se destinan para fines como los que se acaban de referir.

Así que lo que se teme ahora es que bajo las condiciones actuales de comodidad y confort, el equipo liquidador de la EPS, va a demorar en este proceso el tiempo que quiera, sin ningún afán, sin tener en cuenta la austeridad en el gasto, ni mucho menos la necesidad de pagar las cuentas en forma oportuna a muchos empresarios afiliados a Comfaboy representados en Empresas Prestadoras y Proveedoras de servicios de salud que de manera honesta y transparente han vendido a la Caja y que hacen cumplidamente sus aportes y que hoy se encuentran en dificultades financieras.

Organización sindical de Comfaboy pide celeridad a la Fiscalía General de la Nación

Visto lo anterior, no puede ser de otra forma. Desde hace un buen tiempo, la organización sindical ha denunciado muchas actuaciones que considera irregulares, por lo cual hay procesos vigentes en la Fiscalía General de la Nación, sin que se conozcan decisiones.

Por eso, teniendo en cuenta el informe final de la auditoría especial practicada por la Supersalud y la confirmación de los hallazgos, el Sindicato seguirá insistiendo ante la Fiscalía General de la Nación, sobre la celeridad y avance que se le dé al proceso que se encuentra vigente en contra de la Administración de Comfaboy y del Gerente de la EPS, para que se logren esclarecer los malos manejos, sobrecostos  y los actos de corrupción que se pudieron presentar en la operación del Régimen Subsidiado en Salud, que llevaron a que la EPS de Comfaboy tuviera pérdidas superiores a los: $ 40.000 Millones de pesos y que ocasionaron su cierre.

Mientras este triste panorama se registra en el manejo de la Caja de Compensación, los directivos sindicales se dan a la tarea de presentarle al Ministro de Salud propuestas sobre un nuevo modelo de administrar el sistema general de salud en Colombia que retornaría al sistema más de 10 billones de pesos anuales; y beneficiaría a las Cajas de Compensación en más de un billón 600 mil millones al año que. Para el caso de Comfaboy, estaría recibiendo de entrada más de 35 mil millones de pesos al año.

Esto será materia de otra historia que se contará más adelante, porque no todo es malo; mientras unos se dedican a delinquir hay también quienes sueñan y quieren sacar adelante las instituciones en beneficio de la sociedad.

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.