La UPTC, el apetitoso bocado que vuelven a querer los perdedores de hace 16 meses

1
6074
PUBLICIDAD

Y es que han usado todos los medios y herramientas: Recientemente, la Rectoría rechazó, mediante un comunicado público, el hostigamiento de la que es víctima mediante perfiles falsos en Facebook o mediante quejas y denuncias interpuestas a través de falsas identidades que hacen proliferar recursos judiciales con información tergiversada con el fin de crear un ambiente de desestabilización que abone el camino de los sectores contradictores en su reconquista del poder.

Se cumplen tres meses del episodio que afectó la salud del Ingeniero Oscar Ramírez, designado por el Consejo Superior como Rector de la UPTC en noviembre de 2018, después de superar la consulta a estamentos y lograr la mayoría de votos del Consejo Superior gracias al evidente apoyo del gobernador Carlos Amaya, entre candidatos como Manuel Restrepo – quien es hoy su Vicerrector Académico-, avalado por fuerzas independientes; Hugo Rojas, apadrinado por el exconsejero del presidente Uribe, Juan B. Pérez; y, Leonel Vega, actual Decano de Derecho quien llegó respaldado por fuerzas políticas tradicionales.

Publicidad
Gustavo Álvarez, exrrector de la UPTC; y los excandidatos a la rectoría Leonel Vega, Hugo Rojas, y Javier Parra. Estos nombres representan las fuerzas políticas tradicionales del clientelismo y los manejos siempre cuestionados en la Universidad.

Los meses de recuperación del Rector han representado para la universidad fuertes tensiones entre quienes están seguros de su regreso y los que enfilan sus fuerzas políticas con el fin de recuperar los cargos de poder que, afirman, les fueron arrebatados, bajo la idea de que el Rector no podrá seguir dirigiendo los rumbos universitarios. La alianza liderada por amigos y cercanos colaboradores de las campañas de los excandidatos Rojas, Vega y Parra, (los perdedores de hace 16 meses) se hizo oficial con la creación de un nuevo sindicato conformado por docentes que acompañaron las administraciones de Alfonso López (2007-2010 y 2017-2018) y Gustavo Álvarez (2011-2017), quienes expresan inconformismo con diversos temas como la reforma académica de la universidad, su política de bilingüismo y sus incendios forestales. Por los lados de las ingenierías, se comenta la reacomodación de fuerzas docentes allegadas al Incitema que parecieran, amparados en el discurso de la calidad, estar conformando su propia universidad. Falta saber qué está pensando el exgobernador y su partido, quienes le dieron voto favorable al ingeniero Ramírez y, seguramente, están a la espera de que regrese, o si ante la nueva situación, sus cálculos han variado.

El movimiento estudiantil aún no se pronuncia; sin embargo, la aparición de 7 encapuchados, con discurso en mano, y leído al pie de la letra durante una actividad de la semana de inducción, arengaron contra las pocas medidas tomadas por la administración universitaria frente al coronavirus, como si reclamaran el cierre de la universidad, y en contra de los contratos de docentes ocasionales por 11 meses, a lo que llamaron ‘estrategia política para capturar votos’, desconociendo los logros docentes en términos de sus derechos laborales y el compromiso de formalización de docentes, bandera defendida especialmente por el Rector Oscar Ramírez y su vicerrector Manuel Restrepo, advierte sobre posibles fracturas en este movimiento.   

Recientemente, la Rectoría rechazó, mediante un comunicado público, el hostigamiento de la que es víctima mediante perfiles falsos en facebook o mediante quejas y denuncias interpuestas a través de falsas identidades que hacen proliferar recursos judiciales con información tergiversada con el fin de crear un ambiente de desestabilización que abone el camino de los sectores contradictores en su reconquista del poder. En el mismo comunicado, la Rectoría hace un llamado a la comunidad universitaria para que rechace toda campaña orientada a generar temor y desconfianza en la institución y entorpecer su democracia y gestión responsable.

La puja por devolver a la universidad a su tradicional lugar de fortín político ha sido declarada desde la idea de que el Rector no regresará. Al respecto, la administración actual, confiada en la experiencia y buen juicio de su equipo de trabajo, sigue desarrollando el denominado proyecto de la universidad que queremos: mejora a condiciones laborales de docentes ocasionales, reforma académica, acreditación institucional, obras de infraestructura, ampliación de la oferta de bienestar universitario, entre otros temas que hacen parte del programa de gobierno del ingeniero Ramírez quien, según información obtenida por este medio, continúa con su recuperación esperando regresar prontamente a su despacho para terminar su periodo a pesar de las dificultades y contradicciones.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.