La aldea sitiada

Por | Silvio E. Avendaño C.

Las epidemias han estado al acecho a lo largo del tiempo. Bocaccio, en El Decamerón, el año de 1348, relata: “…al iniciarse la enfermedad, formábanseles, lo mismo al varón que a la hembra, en la ingle o debajo de los sobacos, ciertas hinchazones, algunas de las cuales crecían como una manzana de regulares dimensiones, otras como un huevo, y algunas más o menos, a cuyas hinchazones el vulgo daba el nombre de bubones…”. El fantasma de la gripa española resuena en 1918. A mi mente viene el recuerdo de la peste asiática: 1957.

Más, la situación, en la segunda década del Siglo XXI es distinta pues se trata no de una epidemia sino de una pandemia. Y, la primera ola del covid extendiéndose por lo largo y ancho del planeta disminuye, para dar lugar a la segunda y tercera olas que cubre de olvido la propuesta de Pablo Dávalos en Un manifiesto para el siglo XXI. De la renta básica universal y otras utopías: “Una definición procedimental la conceptualiza como una cantidad de dinero en función de las capacidades adquisitivas de la población y su estructura productiva, que se otorga de manera libre y sin ningún tipo de condicionamiento a ciudadanos que la requieren y de forma sostenida en el tiempo”. Y, es curioso como los que tienen riqueza subieron al avión y volaron a las islas lejos de las incertidumbres de la pandemia, la cual no se caracteriza por los bubones sino por ser una “gripiña” que afecta los pulmones.

En una publicación reciente Reflexiones preliminares sobre una “aldea sitiada” (2021), Gustavo Chamorro Hernández, trae a la memoria el concepto de la aldea global, término que define la sociedad de la información la cual se encuentra hoy sitiando el globo terrestre. En uno de los ensayos de dicha publicación, Raúl Fornet Betancourt anota como los intelectuales, ante la pandemia, repiten ideas largamente reconocidas. “es más ideas que desde hace mucho tiempo son verdaderos lugares comunes de pensamiento crítico (¡y no tan crítico también!).” Erick Valdés relata “su versión sobre los efectos de la idea de la crisis ante la pregunta de un antes y un después en las actuales circunstancias de la pandemia mundial al interior de la presente globalización…y la bioética” A Delfín Grueso le llama la atención la velocidad de la propagación del covid 19, en un mundo interconectado por el neoliberalismo: economía de mercado y mercado del voto. Y, el último ensayo se detiene en la dominación de la tecnología sobre la naturaleza, la sociedad y la necesidad de plantear principios como la responsabilidad social, prudencia, solidaridad, justicia social e igualdad de derechos.

No sé si soy iluso al esperar la terminación de la pandemia, pero me encanta el final del relato: La peste, de Albert Camus, “Oyendo los gritos de alegría que subían de la ciudad, el médico que ha estado en lucha contra la infección, tenía presente que esta alegría está siempre amenazada”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.