Guerra contra las estatuas

Foto | Carlo Fidel Gómez

Por | Guillermo Velásquez Forero / guillermovelasquezforero.com 

Guillermo Velázquez

“Hasta los muertos matan”, denuncia un verso del poeta Roberto Juarroz. Las estatuas de los conquistadores, fundadores, colonizadores, dictadores y presidentes son una divinización de grandes criminales, monstruos exterminadores de pueblos, genocidas, violadores, saqueadores y destructores de culturas. Es un vicio heredado del Imperio romano. Esos bultos de bronce, piedra o concreto son muertos vivos que siguen dedicados a ejercer a sangre y fuego todas las formas de la violencia, a través de sus descendientes, sucesores, idólatras y lameculos que utilizan leyes que ellos mismos inventan, justicia que compran, y toda la maquinaria criminal del Estado, para gobernar en contra de la mayoría y someter a centenares de millones de personas a la exclusión, el desempleo, el robo de su salario, el abandono en salud y servicios públicos, carencia de educación de calidad, aumento de la pobreza, el atraso integral, el saqueo de los recursos naturales, y el crimen legal y bendecido contra la Humanidad. Sus herederos son los grandes líderes de la corrupción, la injusticia social, el genocidio y el asesinato de la esperanza de un mundo mejor; son los privilegiados de siempre, los grandes ladrones del país que actúan en la impunidad, y son los que entronizaron en los pedestales a esos personajes abominables, para que sean venerados por los ignorantes, imbéciles y víctimas que tiemblan bajo el imperio del miedo y la mentira. Esos ídolos del mal representan la perpetuidad de la demencia criminal del poder, la violación sistemática de Derechos Humanos, la amenaza, persecución y asesinato de los líderes sociales, líderes de la oposición y de las movilizaciones de protesta, periodistas y defensores del medio ambiente; la prosperidad de la pobreza, la miseria, el atraso y todas las demás calamidades que nos han convertido la vida en un infierno y nos mantienen enterrados en el culo del mundo. La guerra contra las estatuas es un combate contra la historia de la infamia y la ignominia sufrida por todos los pueblos que fueron conquistados y colonizados. Es un acto de legítima defensa contra la eternidad del colonialismo y contra la memoria imperial de los asesinos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.