La economía va mal, el empleo peor…

0
180
Foto: vía El Confidencial
PUBLICIDAD

Por| Edilberto Rodríguez Araújo- Profesor investigador, integrante del grupo OIKOS de la UPTC

Edilberto Rodríguez | Contrapunto económico

Economía en picada…

Publicidad

Cuando se divulguen las cifras del comportamiento de la economía colombiana al cierre del primer semestre, se confirmará lo que todos anticipan: la recesión económica está golpeando las puertas de las empresas y de los hogares. Estamos frente al peor desempeño del PIB en las últimas décadas. Al finalizar 2020 se espera un crecimiento negativo de la economía de cerca del 7%, en contraste con el -5,5 por ciento calculado por el Ministerio de Hacienda.

Como la economía se comporta de manera cíclica, el bajonazo en la producción y en las ventas- los días sin IVA es pura pirotecnia mediática, porque favorece sólo a las grandes superficies-, se refleja, de inmediato, en una incontenible caída en la contratación de la mano de obra, que arrastra, a su vez, una contracción en la demanda por bienes y servicios.

Le puede interesar: [VIDEO] Desempleo e impuesto predial: una dura y crítica situación social para Tunja

La mala racha del mercado laboral

Entre mayo de 2019 e igual periodo de este este año, la tasa de desempleo se dobló: pasó de 10,5 por ciento a 21,4 por ciento. Aún más: 4,9 millones de personas perdieron sus oportunidades de trabajo. El número de desempleados, también se duplicó, lo que significó que más de 2 millones de colombianos abandonaran el mercado del trabajo. En Tunja la tasa de desempleo saltó entre marzo y mayo de 2019 e igual intervalo de 2020, de 11,5 a 19,9 por ciento, con 5.000 desempleados más y 21.000 empleos menos.  

Las categorías ocupacionales más azotadas fueron los trabajadores por cuenta propia y trabajadores particulares, recayendo sobre los informales la mayor carga. Simultáneamente, la población inactiva (dedicada al cuidado del hogar, rentistas, pensionados y estudiantes) aumentó en dos millones, mostrando la afugias familiares para preservar los puestos de trabajo y así obtener unos ingresos mínimos.   

Población ocupada, desocupada e inactiva (miles de personas) 

Fuente: DANE, GEIH

El reporte del DANE sobre la evolución del mercado laboral en mayo de este año, incorporó el efecto parcial de la apresurada reapertura sectorial, decretada por el Gobierno, cuando el pico de la pandemia aún no se había alcanzado. Sin embargo, pese a la reactivación de algunas actividades económicas, la destrucción del empleo supera los puestos de trabajo recuperados. No hay que olvidar que la desocupación en abril se desbocó y se situó en 19,8 por ciento.

¿Quiénes son los más vulnerables?

La pérdida de empleo se ha focalizado en ciertos grupos poblacionales. El nivel educativo con mayor caída ha sido aquellas personas que tienen educación primaria, secundaria, o carecen de ella, representando el 73 por ciento del empleo total y copando más del 80 por ciento de los puestos destruidos. A lo anterior se agrega, que las categorías ocupacionales más afectadas fueron los trabajadores por cuenta propia (independientes) y los trabajadores y empleados particulares.

Población ocupada según nivel educativo (miles de personas)

Fuente: DANE, GEIH

El desempleo ha gravitado más en las mujeres que en los hombres: en ambos casos se dobló, pero el nivel observado en las mujeres supone que una cuarta parte de la fuerza laboral femenina está sin empleo. Los jóvenes de 14 a 18 años registran niveles de desempleo cercano al 27 por ciento.

Población desocupada según género

Fuente: DANE, GEIH

La ñapa:

De otra parte, y como era previsible, la inflación en junio fue negativa (-0,38 por ciento). Contrasta la variación de precios en lo transcurrido del año (1,12 por ciento) con el observado el año pasado: 3,43 por ciento, atribuido quizás, no tanto a la producción agropecuaria, que no ha sido azotada tan severamente por la pandemia, como el sector industrial, por el menguado aprovechamiento de la capacidad instalada, la forzada reconversión productiva y los disminuidos pedidos, los que han golpeado implacablemente a los empresarios. Por añadidura, los comerciantes han replicado los efectos en la cadena de valor. Estos dos sectores fueron los responsables de una tercera parte del desplome del empleo. 

Como si fuera poco, ya la opinión pública le pasó la primera cuenta de cobro al Gobierno de Duque. El aumento de la desfavorabilidad presidencial, entre abril y junio, según la firma encuestadora Invamer, se trepó en 13 puntos, rondando el 52 por ciento.

E-mail: [email protected]

Twitter: @zaperongo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.