La bestia fantástica

Foto | Screenshot de la adaptación por Peter Hyams del relato de Bradbury

Por | Guillermo Velásquez Forero / www.guillermovelasquezforero.com

Que el hombre tiene vocación de asesino y destructor del planeta. Que es un matarife deportivo y desocupado, que mata por vicio, tal vez por el placer de matar, pues destruye la vida sin ninguna necesidad de subsistencia ni legítima defensa; y pone los poderes de la inteligencia, el conocimiento, la creatividad, la tecnología y la ciencia al servicio del crimen, la imbecilidad y el negocio. Capaz de despilfarrar el dinero –que se puede utilizar para hacer el bien–, en pasatiempos estúpidos y entretenimientos perversos como el de la cacería de animales y de humanos, y emprender viajes a otros mundos inhóspitos a buscar lo que no se le ha perdido allá y lo tiene en abundancia aquí en la tierra. Y es tan loco que puede poner su vida en peligro por arriesgarse en aventuras fantásticas, costosas y sin sentido. Pero así mismo, tiene buenos sentimientos, conciencia, capacidad de aprender, corregir sus errores, refrenarse y controlar sus instintos, renegar de sus malas acciones, abstenerse de obrar mal y darse cuenta de que cualquier ser vivo, por pequeño, frágil y efímero que sea, como una mariposa, es parte esencial, integral y funcional de la belleza y el milagro maravilloso de la vida, único en el universo observable y cognoscible, y que todavía es capaz de reaccionar para proteger el planeta y salvar a la Humanidad. Eso fue lo que sentí y entendí al leer el cuento “El ruido de un trueno” (traducido también como “Un sonido atronador”) de Ray Bradbury. Los invito a vivir ese viaje fantástico al pasado remoto y malparido que somos. ¿Será posible que la bestia humana sobreviva a su propia destrucción y que tenga todavía un porvenir?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.