Día Mundial del Medio Ambiente, mucho para celebrar en Boyacá

0
89
Páramo de Pisba. Foto | Hisrael Garzonroa
PUBLICIDAD

Boyacá es uno de los departamentos más biodiversos en uno de los países más biodiversos del mundo. Sin embargo, existen situaciones de gran preocupación en el departamento como la tala indiscriminada, el uso intensificado del suelo, la no incorporación de prácticas eficientes para la educación en cambio climático, entre tantas otras. Por eso, fechas conmemorativas como el Día Mundial del Medio Ambiente cobran mayor importancia por ser oportunidades propicias para promover la conservación de los ecosistemas.

En el Día Mundial del Medio Ambiente son casi que innumerables los motivos de orgullo para el departamento de Boyacá y sus habitantes: Boyacá registra el 30% de las especies mamíferas y reptiles con evidencia en Colombia, el municipio de Santa María, al sur del departamento, cuenta con el mayor número de observación de aves migratorias en la región, el 9% de las especies presentes en Boyacá son endémicas de Colombia, Boyacá es el destino predilecto de 91 especies de aves migratorias; pero más allá la riqueza en biodiversidad con la que cuenta Boyacá, hay una serie de situaciones que las ponen en peligro, y que hoy en el Día Mundial del Medio Ambiente, captan la atención de administraciones municipales y departamental.

Publicidad

Deforestación en zonas limítrofes con los llanos orientales y en la Serranía de las Quinchas, que tiene por objeto la comercialización ilegal de madera y la expansión de la frontera agropecuaria; el uso del suelo moderado para actividades agrícolas por sobreutilización y la sobresaturación de suelos para actividad ganadera; el exceso de monocultivos; el uso exagerado de agroquímicos y pesticidas; la contaminación del aire en regiones como Sugamuxi; y en este 2020 el bajo nivel de los embalses, son algunas de las problemáticas a resolver.

Eso lo dejó claro el gobernador de Boyacá, Ramiro Barragán, en la introducción al conversatorio Ambiente y Desarrollo Sostenible en Boyacá, el cual se realizó en la mañana de este viernes a través de Facebook Live, y que estuvo bajo la coordinación y moderación de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Boyacá.

El conversatorio contó con unos panelistas de lujo, que desde su área de conocimiento explicaron el panorama actual del departamento. Ellos fueron Julia Miranda, directora de Parques Nacionales Naturales; Ana Celia Salinas, subdirectora de Ecosistemas e Información ambiental del IDEAM; y Hernando García, director general del Instituto Alexander von Humboldt.

Más que ahondar en las problemáticas de carácter ambiental que hoy sufre el departamento, los panelistas buscaron concientizar a los participantes de la enorme riqueza en biodiversidad de Boyacá, el trabajo hecho desde cada una de las entidades, y los aportes que cada ciudadano puede hacer para conservar los ecosistemas y potenciar el tesoro ambiental que tiene el departamento.

Julia Miranda explicó las ambiciosas metas propuestas para el sistemad e áreas protegidas, que para el departamento de Boyacá cuenta con el Parque Nacional Natural El Cocuy, cuya área tiene un 13% de ocupación en jurisdicción de Boyacá; el Santuario de Flora y Fauna de Iguaque, con la totalidad de su área en Boyacá; el Parque Nacional Natural Pisba, cuya área tiene un 99% de ocupación en Boyacá; y el Santuario de Flora y Fauna Guanentá, con un 0,35% de su área en territorio boyacense.

Miranda señaló que sobre estos parques y santuarios existe una serie de presiones y amenazas en las cuales se trabaja actualmente para mitigarlas, entre estas la tala indiscriminada, la tenencia ilegal de especies, la presencia de especies invasoras, la ganadería extensiva, los monocultivos, entre otras. Para ello han venido realizando acuerdos con familias habitantes de en jurisdicción de los parques, para reemplazar actividades que permitan su susbsitencia a la vez que contribuyen a la conservación de los ecosistemas.

A su vez la Directora de Parques Nacionales Naturales destacó la riqueza ecosistémica de Colombia, enfocándose en la existencia de 144 especies de frailejones en todo el planeta, de las cuales hay 88 en Colombia, y 47 de estas están en jurisdicción de alguno de los parques nacionales naturales. Aclaró que en el Parque Nacional Natural El Cocuy hay actualmente ocho especies y se están propagando cuatro, en Pisba hay once y se están propagando tres, en Iguaque hay nueve y hasta ahora están empezando los trabajos de propagación, y en Guanentá hay catorce y se están reproduciendo 15, fortaleciendo una especie prácticamente extinta.

También resaltó la importancia de la promoción del ecoturismo, pues se t5rata de una actividad que brinda una alternativa de sostenimiento económico a las familias residentes del lugar, a la vez que se propende por la conservación del ecosistema. Miranda explicó que actualmente se está impulsando un proyecto de ecoturismo con La Ruta Libertadora como eje del proyecto, convirtiéndose en un recorrido con componente histórico y de naturaleza.

Por su parte, Ana Celia Salinas explicó el trabajo que se realiza desde el IDEAM para fortalecer la toma de decisiones medioambientales, que toman gran importancia en una época como la actual, de cambio climático. Salinas destacó que por primera vez se tiene barimetría del Lago de Tota, que equivale a un verdadero conocimiento del estado real de ese ecosistema. Igualmente resaltó la incorporación del cambio climático como temática central en temas de educación ambiental, trabajo que se viene haciendo con Comités Interinstitucionales de Educación Ambiental, entre otras organizaciones.

En el cierre del conversatorio intervino el Director General del Instituto Alexander von Humboldt, quien destacó el trabajo emprendido durante la administración pasada, en cabeza de Carlos Amaya, con lo que se denominó como el proyecto Boyacá Bio, que liderado por el hoy director de Corpoboyacá, Herman Amaya, y en un trabajo conjunto con investigadores del Instituto von Humboldt y la UPTC, logró una completa caracterización de los entornos y de las especies de flora y fauna en jurisdicción de Boyacá.

En dicho proyecto se realizaron 17 expediciones por páramos, bosques andinos, tierras bajas y otros ecosistemas, que permitieron documentar 12 nueves especies de plantas y una de anfibios, a la vez que se empezó el proceso de descripción de cinco especies de plantas, que están en proceso de publicación; se generaron 160 nuevos registros de especies que no estaban documentadas para el departamento, y se hizo disponible el registro de más de 18.000 de especies para Boyacá, lo que puede considerarse como una verdadera democratización del conocimiento. Dicho proyecto además de vincular investigadores del Instituto von Humbold y la UPTC, incluyó la participación de actores locales, lo que a su vez generó expediciones locales que fueron documentadas por las comunidades residentes con diferentes herramientas, de tipo casero, como puede ser un celular.

Tal fue el éxito de este proyecto, y tanto permitió conocer el departamento en materia medioambiental, que hoy se puede decir que Boyacá junto a Santander son los únicos departamentos del país que cuentan con un registro del sistema de biodiversidad para Colombia, que para el caso de Boyacá puede consultarse en el portal https://boyaca.biodiversidad.co/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.