Pedraza se retira en medio de duras críticas entre sus copartidarios

1
5631
Foto | Hisrael Garzonroa
PUBLICIDAD

“No habrá abandono para la gente que me ha apoyado”, es una de las frases principales del comunicado expedido por el senador Jorge Hernando Pedraza, al justificar su renuncia a formar parte de la lista al senado por el partido Conservador para las elecciones de 2018.

La decisión, que apenas se conoció este martes, ha producido todo tipo de comentarios y conjeturas, en su mayoría negativas hacia el senador, dado que para muchos lo que acaba de hacer Pedraza limita con la traición a su partido y a sus tradicionales electores quienes, sin embargo, jornada tras jornada se venían disminuyendo.

Publicidad

Aunque desde hace tiempo se venía diciendo que este político boyacense no regresaría a la contienda política de 2018, nadie había aceptado el rumor para intentar llevar a cabo alguna estrategia que saliera al paso de la decisión que para todos resultó paradójica habiendo ya aceptado el renglón 15 en la lista del partido azul.

En primer lugar, sus mismos copartidarios han dicho que lo anunciado por Pedraza es cuando menos una acción de mal gusto, ya que lo lógico era que desde hace meses hubiese hecho tal anuncio para preparar las cosas con miras a la reorganización del partido en el departamento, que es a lo que conlleva la decisión. Pero no. Tenía que esperar hasta último momento para comunicar la determinación, cuando ya no había nada que hacer, lo cual echa más gasolina a la hoguera de la crisis conservadora en Boyacá. Consecuencia inevitable: no habrá escaño boyacense en el Senado por el Partido Conservador en el próximo periodo y dificultará las cosas al punto de poner en aprietos al Partido para lograr el umbral y alcanzar siquiera un renglón en la Cámara.

Y es que de los 32 años de vida política que dice Pedraza en el comunicado que ha cumplido, afirmando que ha participado en catorce contiendas electorales de las cuales salió airosos, no es menos cierto que este mismo tiempo ha sido el periodo de mayor marchitamiento de la colectividad. Este año se cumplieron 20 años de la última elección de un candidato conservador a la Gobernación, Eduardo Vega Lozano; y, en los últimos 16 años, de disputar fácilmente cuatro o cinco escaños de los seis posibles en el Cámara, en marzo del año entrante, es factible que el conservatismo no alcance un solo escaño, lo cual es una inaceptable contradicción en un departamento de mayorías conservadoras durante más de un siglo.

En el mismo comunicado, seguramente bajo el signo del cargo de conciencia, dice que para todos aquellos seguidores suyos habrá “una estrategia precisa de protección”, sin ahondar en detalles. Es evidente que en este caso reconoce que su decisión, al no ser dada a conocer con suficiente anticipación, podía ocasionar el rechazo y la desazón entre sus seguidores, y el disgusto general del partido, por eso anuncia que habrá protección. Pero protección de qué o de quién, se preguntaron algunos.


Debe leer:
>Pedraza se retira del próximo ruedo electoral


Le puede interesar: 
>Rafael Romero se despedirá del Congreso


Si Pedraza hubiese oficializado su retiro unos meses atrás, el partido con seguridad se hubiera reorganizado de manera importante y hoy no estaría en las dificultades que se observan; “si se hubiese trabajado con las cartas sobre la mesas acerca del retiro de Jorge Hernando, ahora habría un serio candidato al senado por la colectividad y la lista a cámara tendría más solidez y confiabilidad para sus seguidores”, aseguró a este medio una fuente conservadora.

Como quiera que sea, el retiro de Pedraza, que significa el paso al costado del último de los dirigentes de larga trayectoria en la política boyacense, marca una nueva era en la trayectoria de la colectividad azul que debe superar tantos vicios acumulados so pena de su desaparición.

Y es que a Pedraza se le conoció durante toda su carrera política por las conductas poco claras frente a su partido, a sus socios y cercanos y a los nuevos liderazgos que iban surgiendo. Pedraza siempre se aprovechó del Partido y de las circunstancias para acomodar cualquier situación a su entero favor particular, desde cuando reemplazó a Hernando Torres en el Congreso, a mediados de los 90; después, cuando en 2003, prefirió apoyar al candidato del Nuevo Liberalismo a la gobernación antes que al de su partido, conducta que repitió de idéntica manera hasta el día de hoy. Por todas estas circunstancias es que el senador Pedraza causa tal revuelo una vez dio a conocer la decisión de su retiro.

Sin embargo, algo interesante puede surgir de este nuevo proceso; superado el escollo Pedraza, la región de Sugamuxi, de donde es oriundo, y en general en todo el departamento, se permita la apertura de espacios para nuevas propuestas y liderazgos.

1 COMENTARIO

  1. Con lo descarado que es, seguramente pretende volver al departamento con el cuento de apoyar a Pastrana y su candidata Martica a la Presidencia, dejo vuelto M….. el partido y al Departamento, ahora, los godos quedaron autorizados para votar por Costeños, Paisas, Vallunos y si quieren por Maduro, de lo contrario, el próximo año no reciben su acostumbrada ración de: mentiras, carne y pola.

Responder a Jesús Fernando Noval Sandoval Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.