Conflicto en Paipa por aguas servidas de los procesos termales en los hoteles

Corpoboyacá podría suspender las concesiones de aguas termales a los hoteles de Colsubsidio, Sochagota, Centro de Convenciones, Panorama y Hacienda El Salitre, lo que afectaría a la industria turística. Ayer hubo principio de acuerdo con la familia Jiménez, propietaria de un terreno en donde se vierten aguas residuales. 

Las aguas termales que salen de piscinas y jacuzzis de los principales hoteles de Paipa han estado ocasionando contaminación al río Chicamocha y han producido quejas de quienes utilizan el agua dulce para acueductos, sistemas de riego y para el consumo del ganado.

Publicidad

En la última semana se reveló un conflicto entre los hoteles, que desde hace décadas tienen concesión para el uso del agua termal, y la familia Jiménez, propietaria de predios cerca al aeropuerto y a la antigua fábrica de sulfatos para ganado, pues esta última se negaba a que las aguas residuales de la industria turística siguieran depositándose en sus predios.

Resulta que el agua salada que sale de los hoteles, después de ser utilizada en piscinas y jacuzzis de los servicios a los turistas, ha sido depositada por años en las extensas propiedades de los Jiménez. Hasta hace unos años, esa familia utilizaba esa agua, la sometía a procesos de secado y producía sal para ganado, en la vieja fábrica de Salpa.

Al fondo, la antigua fábrica de Sulfato (Salpa)

Pero ese proceso ya no se realiza, pues la familia cerró la fábrica y ahora espera utilizar los predios de manera comercial, o venderlos o utilizarlos para construcción, aunque ese uso no está determinado todavía en el Plan de Ordenamiento Territorial de Paipa. El hecho es que la familia Jiménez no quiere que esas aguas residuales se sigan depositando allí y legalmente tendrían derecho a impedirlo.

Por esa razón, durante varios días los hoteleros arrojaron esas aguas residuales al río Chicamocha, causando un gran impacto, pues aguas abajo el agua dulce de ese afluente es utilizada para consumo humano y animal, así como por la Asociación de Usuarios del Río Chicamocha, Usochicamocha, para sus sistemas de riego.

Las quejas y denuncias no se hicieron esperar. Hace una semana se produjeron pronunciamientos de la Alcaldía de Tibasosa y de Usochicamocha, pues las aguas termales causan variaciones en la calidad del agua, que incluso no puede ser utilizada ni para consumo humano, ni para regadío ni para suministrar a animales. La alcaldesa de Tibasosa, Gloria Palacios, pidió la intervención de la Procuraduría Agraria.

Como consecuencia de esa situación, desde el fin de semana se estuvieron realizando reuniones entre los hoteleros de Paipa y la familia Jiménez. Ayer llegaron a un acuerdo que establece una solución provisional, por este año, mientras que se establece un predio o un lugar donde se puedan depositar esas aguas que, por supuesto, no puede ser el río Chicamocha.

El alcalde de Paipa, Fabio Alberto Medrano, dijo que el predio de los Jiménez se podrá utilizar para disponer esas aguas residuales hasta el 31 de diciembre de este año pero que será necesario encontrar otro lugar para depositar esas aguas.

“Por ahora nuestro compromiso será realizar unas obras de infraestructura y buscar alternativas para que el sector hotelero no resulte afectado”.

Si no se consigue otro lugar para depositar las aguas residuales y Corpoboyacá se ve obligado a suspender las concesiones de aguas termales, los hoteles más afectados serían el Panorama, Lanceros, Colonial, Sochagota y la Casona el Salitre, que tienen piscinas y otros servicios con aguas termales. El Centro de Convenciones poseo jacuzzis con agua termal pero su piscina es climatizada y podrían utilizar solo agua dulce.

El Alcalde de Paipa dijo que todavía hay mucho qué definir sobre el ordenamiento de la cuenca y del área de reserva de las aguas termominerales y que hay instrumentos de planificación como los Planes de Ordenación y manejo de las Cuencas, POMCAS; el Distrito de Manejo Integrado y el Plan de Ordenamiento Territorial para determinar cuál debe ser el manejo que se le debe dar a todos los terrenos en donde nacen las aguas termales de Paipa.

Y los hoteleros deberán definir en los próximos cuatro meses que obras requieren, qué predios podrían comprar y cuál será la manera de disponer de las aguas luego de ser utilizadas en los servicios a sus huéspedes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.