Conejazo a tres bandas

0
1701
PUBLICIDAD

La destinación de los recursos de ciencia, tecnología e innovación se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para el Gobierno Nacional, administraciones departamentales y administraciones municipales. Después de haberse tomado la errada decisión de destinar dichos recursos para vías terciarias, son diversas las barreras con las que se encuentran las alcaldías para poder acceder a los recursos.

El Gobierno Santos ha cogido la extraña costumbre de sacar pecho por decisiones erróneas, una de la más recientes fue la de tomar los recursos destinados para ciencia, tecnología e innovación que no se ejecutaron en vigencias pasadas, y otorgarlos para la construcción de vías terciarias.

La sociedad del conocimiento se la pasaron por la faja, porque acá, primero lo primero, vías para el progreso; por lo menos es lo que piensan quienes llevan las riendas de este país.

Pero resulta que ni vías, ni ciencia, ni progreso, ni nada de nada. Hoy más que nunca el acceso a esos recursos está embolatado.

En Paipa se llevó a cabo una reunión a la que se invitó a cada uno de los 123 mandatarios locales de Boyacá; encuentro destinado a aclarar los requisitos para acceder a dichos recursos. Y a pesar de que los integrantes de la mesa principal dieron un balance positivo de la reunión, la realidad es bastante preocupante.

De hecho, fue muy poco lo que se aclaró. Pero lo que sí pudo verse a simple vista fue la inminente preocupación de los alcaldes. “Nosotros hoy veníamos con una expectativa totalmente diferente, pensamos que se iba a seguir trabajando como en años anteriores; como en el año 2013 que fue cuando se firmaron los últimos convenios entre los municipios y el Invías, donde simplemente se priorizaba una vía, se entregaban unos requisitos mínimos, se hacía el convenio, y luego ya en la ejecución de la obra se seguían haciendo las actividades y la supervisión necesaria. Hoy nos encontramos prácticamente que con otro OCAD (Órgano Colegiado de Administración y Decisión) diferente, con una cantidad de recursos exigibles; desde documentos y parámetros para poder acceder a recursos ante el Invías para nuestras redes terciarias. Nosotros estamos hoy discutiendo y peleando que llevamos año y medio sin poder acceder a un solo peso del Invías, y mucho menos de regalías, en esta situación que nos pone contra la pared porque no hemos podido dar los resultados, ni ehmos podido cumplir nuestras metas de Plan de Desarrollo. ¿Por qué? Por esa tramitología, por esas exigencias, por tanto enredo que se presenta en el tema de estos proyectos”, indicó a EL DIARIO, Rubiel Páez, alcalde de Caldas.

Lo denunciado por el alcalde de Caldas tiene bastante lógica; para poder acceder a estos recursos se hace necesario que las alcaldías liquiden los convenios que se firmaron en 2013, pero en los primeros 17 meses de sus mandatos esto ha sido imposible ya que dicho trámite ha sido bastante complejo para el Invías. Y lo más preocupante          es que los convenios tienen que ser liquidados de aquí al 11 de noviembre, fecha en la que empieza regir la Ley de Garantías y razón por la cual las administraciones departamentales, municipales y entidades descentralizadas no podrán celebrar convenios interadministrativos para la ejecución de recursos públicos.

Y ese no es el único plazo que preocupa a las administraciones municipales. El próximo 20 de junio termina el periodo de la tercera legislatura del Congreso de la República, y esta iniciativa que busca trasladar los recursos de ciencia, tecnología e innovación para vías terciarias no ha pasado por los cuatro debates necesarios en el legislativo.

Sin embargo, el asesor del Viceministro de Transporte, Carlos Felipe Sánchez, trató de calmar los ánimos explicando que esta iniciativa se está tramitando bajo la figura del fast-track. Esto prendió más alarmas en los mandatarios locales, o por lo menos creó una enorme confusión, ya que dicha figura está vinculada a la implementación de los acuerdos de La Habana , de modo que los mandatarios no se explican si la destinación de dichos recursos si puede gestionarse bajo esa figura, y menos en un territorio de paz como Boyacá.

Otra de las grandes discusiones en la reunión fue el monto que le correspondería a cada uno de los municipios. Los alcaldes aprovecharon cada una de sus intervenciones para pedir claridad sobre la forma como se manejarán los recursos ¿Se repartirán equitativamente o se dará prioridad a ciertas vías?

“Necesitamos que primero nos presenten los proyectos porque ustedes son los más indicados para orientarnos sobre cuáles son las vías que se requieren con urgencia en cada uno de sus municipios” manifestó el secretario de Infraestructura de la Gobernación de Boyacá, John Carrero. A lo caul los alcaldes respondieron que les resulta imposible estructurar un proyecto sin saber la cantidad de recursos con la que contarán. Finalmente no hubo claridad sobre ese punto y se citó a una nueva reunión para la próxima semana.

Feria de avivatos

Recientemente algunos parlamentarios han hecho lo imposible por figurar en diferentes medios de comunicación sacando pecho por su gestión para que el departamento cuente con 87 mil millones de pesos destinados a vías terciarias. Lo primero que hay que aclarar es que, según le comentó John Carrero a este medio, no se trata de 87 mil millones, sino de unos 76 mil millones aproximadamente. Lo otro sobre lo que se debe hacer claridad es que esos recursos no son una gestión propiamente dicha del Congreso de la República, mucho menos pueden atribuirse a título personal; los recursos se han destinado para este sector por una nefasta decisión del Gobierno Nacional, y si en algo han tenido que ver los representantes a la Cámara es en la aprobación del proyecto en los primeros debates.   

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.