8 de marzo, día de las mujeres trabajadoras ante la magia mafiosa del capital

Por | Manuel Humberto Restrepo Domínguez

La tarea no ha sido fácil, ni en solitario, cada conquista ha sumado para edificar el edificio de los derechos y configurar un marco de relación de igualdades y diferencias, que marcarán todas las prácticas sociales de este siglo XXI

De las luchas históricas y sociales asociadas al derecho al trabajo ha emergido la idea contemporánea de dignidad y en ese ámbito el 8 de marzo de 2021, llega en medio de adversidades, cansancio, depresiones y carencias sin respuestas, que exponen la vida desnuda, sin nada, para cientos de millones de mujeres y de hombres del planeta, saqueados por la magia mafiosa del capital y sus depredadores inversionistas globales, que trazan el camino de la vida y la economía entre desigualdades, sin pérdidas para los poderosos y humillaciones para los demás.    

      Para muchas otras mujeres, sus exposiciones, vivir el encierro de la vida entre pantallas que ocurre con sobrecargas y nuevos roles que antes se llevaban a medias, la vida privada y la intimidad de la casa son llevadas a la esfera pública de la reunión, el foro silencioso de letras del alfabeto sin rostro, para cumplir obligaciones laborales y dar batallas cotidianas y políticas contra la fuerza, la guerra, la intimidación, las imposiciones y los maltratos, especialmente allí donde las violencias siguen siendo la esencia del derecho o se mantienen como principio amenazador.  

      El 8 de marzo es el resultado de luchas con carácter histórico y social en defensa del reconocimiento de las mujeres como seres humanos. La fecha de conmemoración logró ocupar un espacio en la sociedad a través de las mujeres trabajadoras, apenas reconocidas en el siglo XVIII, aunque todavía hoy quedan cientos de millones, sin reconocimiento alguno, a causa de los sistemas del capital, religiones y fascismos, que impiden, niegan o desconocen el sentido de la dignidad humana como base de toda relación y diferencia con otras especies. 

     El 8 de marzo, tiene en su identidad los resultados de las grandes movilizaciones en defensa de la vida, contra el hambre, contra la guerra y por la reivindicación de derechos. Sin embargo, en muchos lugares aún las libertades son restringidas y las conductas de la mujer sometidas a juicio y escarnio de pequeños grupos llamados a actuar como victimarias. Las mujeres han atravesado, a costa de incansables luchas, el estrecho y brutal marco de relaciones de subordinación a la vida conyugal y la formación de damas, sin oportunidades de acceso a educación de pensamiento universal y calidad, salud o bienestar, para dejar de ser solo esposas, madres y apéndices de los hombres y dejar de servir ciegamente a la autoridad del varón.  

     La tarea no ha sido fácil, ni en solitario, cada conquista ha sumado para edificar el edificio de los derechos y configurar un marco de relación de igualdades y diferencias, que marcarán todas las prácticas sociales de este siglo XXI y serán los grandes retos con contenido ético, político y humanístico, para las ciencias y las humanidades, más allá de la tecnología de punta o la llegada a otros planetas. En múltiples países ese marco parece acabado y plenamente definido, pero en otras, en las que persiste la guerra y la barbarie, y en las que la vida está a merced de los poderosos, apenas se empiezan a vislumbrar oportunidades de luchas que no cesarán hasta conquistar lo que falta por el respeto y reconocimiento a las identidades de género, étnicas y sociales.

En muchos lugares, en los que la democracia es una caricatura a merced de modos de poder autoritarios, mafiosos y fascistas, se castiga con sevicia y humillación a las mujeres valiéndose de leyes arcaicas que condenan las libertades de sus cuerpos, ejemplifican con penas de odio a mujeres inermes por interrumpir un embarazo, vivir un adulterio o simplemente negarse a los caprichos machistas de los hombres. Algunos sistemas de justicia tienen todavía estructuras y parafernalias medievales, incapaces de entender la época, el mundo y sus actuaciones son intimidatorios contra los más débiles y no atienden el horror que provocan los racismos, discriminaciones y violencias de género que se manifiestan sistemáticamente con el ímpetu y la brutalidad de conquistadores y colonialistas.  

      El 8 de marzo y en especial este de 2021, aunque padezca una pérdida global de libertades a causa de la pandemia de la covid19, útil a los autoritarismos para controlar la vida, es un día para no olvidar que patriarcalismo, neocolonialismo y capitalismo se escriben con la misma terminación ideológica de irrespeto a la dignidad humana, ejercida sobre las cuatro quintas partes de la población del mundo.

El 8 de marzo es un día para hacer memoria, reconducir la unidad de las luchas pendientes y para renovar las agendas organizativas orientadas a que ni la mujer ni ningún ser humano sea maltratado, destruido, ni violentado en su dignidad y derechos y libres de manipulaciones, seguir sumando para derribar los muros que impiden la emancipación y que convierten todo en mercancía.

Que este 8 de marzo contribuya a convocar la implementación de los acuerdos de paz, respetar la verdad en construcción y adelantar la justicia de transición, como bases para instalar en todas las instituciones y sistemas sociales, el eje trasversal de las diferencias y diversidades, que permita vivir juntos iguales y diferentes, libres de fascismos, exclusiones, machismos y déficit democráticos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.