Yates aún no es campeón

0
1347
PUBLICIDAD

Al finalizar la segunda semana de competencia en la Vuelta a España son muchos los señalamientos que se han hecho sobre Nairo quintana, que es muy conservador, que carece de condiciones físicas para doblegar a Simon Yates, que se preparó mal para la ronda ibérica, que su momento ha pasado; y lo único que es cierto, es que hasta el momento el boyacense está a 33 segundos y queda una semana de competencia.

Contra todos los pronósticos, Simon Yates ha culminado la segunda semana de competencia en la Vuelta a España liderando la clasificación general individual. Si bien el pedalista británico llegó como uno de los candidatos al título, eran varios los nombres que le aventajaban en dicho favoritismo, pero hoy, finalizado los primeros 15 días de competencia Yates ha demostrado estar en un estado de forma excepcional, ha demostrado ser capaz de resistir en soledad los ataques de otros grandes escaladores, y además de portar la camiseta roja, se ha enfundado también la del gran candidato.

Publicidad

Esto ha generado una especie de desencanto entre la afición colombiana, que luego de lo visto en estas primeras dos semanas, da por desechadas las chances de título para Nairo Quintana y Miguel Ángel López.

Pero no hay nada más alejado de la realidad, Quintana y López están más vivos que nunca.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la diferencia con Quintana es apenas de 33 segundos y de 43 segundos con López. Tiempos que dejan la carrera al rojo vivo, no solo porque tanto Quintana como López son capaces de remontar dicha diferencia en un día inspirado en la montaña, también porque el líder es susceptible a perderlos en un mal día.

A esto hay que agregarle que quedan llegadas en alto como las de la etapa 17 y la 19, en la que Quintana y López podrán demostrar su potencial como escaladores, y ante un líder sin gregarios, tendrán una oportunidad perfecta para ponerle en aprietos.

Sobre Yates también habrá que evaluar su resistencia, su capacidad para aguantar en lo más alto de la clasificación general ante los repetidos ataques que le han hecho en cumbres montañosas como las de Lagos de Covadonga y el Alto Les Preaeres; donde supo aguantar los ataques de los favoritos en la montaña, pero donde indudablemente sufrió un enorme desgaste.

Tampoco quiere decir esto que las cosas vayan a ser sencillas para Nairo Quintana y Miguel Ángel López. En el caso de Quintana es necesario advertir que a esta altura de la carrera no cuenta en plenitud con el mejor de sus gregarios, Alejandro Valverde. Que sorprendentemente a llegado a la última semana ocupando la segunda casilla de la general, lo que lo mete en la pelea por el título; pelea que no está dispuesta a perder, menos cuando se acerca el final de su carrera.

Ya se vio durante la etapa de cierre de la segunda semana, que Valverde vivió una verdadera encrucijada; que el hecho de ayudar a Quintana en los últimos tramos del puerto de Lagos de Covadonga, pudo haber jugado en contra de sus propios intereses. Y esa será la constante mientras el murciano aparezca en esa posición, seguirá luchando por un título que ya consiguió, del que ya conoce su gloria, y que de conseguirlo podría marcar un final épico para su laureada carrera.

El caso de Miguel Ángel López es similar, no igual de dramático al de los líderes del Movistar, pero en esencia igual. López tendrá que luchar por sus medios para conquistar su primer título en una de las tres grandes. Si bien se ha visto que ‘superman’ cuenta con un enorme respaldo de su equipo, es evidente que en los finales en ascenso el pescano tendrá que jugársela solo porque no hay ningún miembro en su equipo que pueda hacer el trabajo sucio en la montaña. Hasta ahora el gregario más sólido de López ha sido Omar Fraile, quien no ha soportado nunca más de la mitad del puerto en compañía de su líder. Pero para López esto no ha sido inconveniente, ha logrado dos segundos puestos en dos cumbres montañosas de máxima dificultad.

Por eso, hablar hoy de ganadores y perdedores en la Vuelta a España es un desacierto enorme; porque nada está cantado, nada está dicho en esta ronda ibérica que busca campeón, y que para ello tiene situados a cuatro grandes escaladores en lo más alto de la tabla, distanciados apenas por 43 segundos. Y a esto debe sumarse que el británico nunca ha logrado un título en las tres grandes, carece de experiencia y de fortaleza para soportar la presión; situación evidenciada en el pasado Giro de Italia cuando Yates soltó el liderato a dos etapas del final. Esto no quiere decir que el británico siempre vaya a ser víctima de la misma situación, pero si deja en claro una tendencia: el británico carece de la mentalidad necesaria para soportar presión; factor en el que López, y sobre todo Quintana le sacan una gran  ventaja.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.