Votar por gente bella porque es un derecho humano, nunca por gente ruin

Foto | Vía Internet

Por | Manuel Humberto Restrepo Domínguez

Vicerrector Académico de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Ph.D en Derechos Humanos, y Ps.D en Economía y DDHH

La democracia contemporánea requiere consenso sobre valores ético-políticos de libertad, igualdad y diferencias. El gobierno actúa en contextos de conflicto y diversidad, lo que exige necesariamente una línea que permita entender claramente quienes los aceptan y comprometen sus esfuerzos para luchar por ellos, y quienes los rechazan abiertamente. Es una tensión entre lo legitimo y lo ilegitimo que se resuelve en las urnas este 19 de junio. Por ello en el instante de la política, del hecho electoral, es obligatorio saber que quien pretenda gobernar haya puesto sobre la mesa su programa de gobierno, de país completo, no de frases, conjuras, cortinas de Tik-Tok, bailes, palabras de cajón, ideas plagiadas de otros, mensajes confusos. El programa exige haber sido sometido al escrutinio y mirada de expertos, intelectuales, universitarios, campesinos, jóvenes, mujeres, grupos de interés, y ciudadanía en general que es la portadora de la soberanía y la que entrega un mandato de poder.

       Colombia está en el momento mas determinante de la historia de este siglo XXI, en las urnas se definirá el futuro de la nación, y cada hombre y mujer mayor de edad, tiene el compromiso individual, ejercer su derecho al voto, a conciencia, sin miedos, sin vacilación, sin odio en su corazón, sin prejuicios, sin temor, sin acudir movido por pasiones y emociones manipuladas. Está en juego el derecho humano a votar que no fue asunto fácil de lograr y ahora que se puede ejercer no se puede malograr. Hay quienes tratan de manipular la ignorancia, comprarlo, cambiarlo, enceguecer de ira para sacar provecho de la debilidad o la inconciencia. Votar refleja lo que somos, lo que sentimos como seres humanos por los otros, por el planeta, por la vida misma. Votar es un derecho humano establecido y protegido por la declaración de derechos de 1948 y la constitución de 1991 y nadie puede ser maltratado por su libertad de expresión, ni ser molestado por sus opiniones y vota de manera secreta, sin dejarlo envilecer o confundir su importancia para sacar provecho propio.

Publicidad

    El voto se lo reservo inicialmente la aristocracia para quienes eran propietarios y autoelegirse para tener al estado como su fuente de negocios que le permitía apoderarse del trabajo, la riqueza y la vida misma de los demás. Después de nuevas y múltiples luchas se logró el voto de los hombres no propietarios, comunes, corrientes y después el voto de las mujeres como resultado de casi un siglo de luchas, movilizaciones y acciones concretas, que en Colombia trataron de impedir y rechazaron los mismos que hoy creen como entonces, que las mujeres son para estar en silencio y obediencia en la casa, tener vida pública pero de prostitutas o servir de buenas esposas, entonces esas gentes, creían que permitirles votar era un error, porque saldrían a votar por cambios, es decir contra ellos.    

      Hay gente bella, que vale la pena seguir, que tiene dignidad, más que hombres o mujeres son los que impulsan los cambios y crean un destino común, impulsan al viento para salir del abismo, de la muerte que impide moverse. La gente bella hace volver a creer, devuelven esperanza, paz y deseos de bienestar. Los humanos que luchan siempre son los imprescindibles, los que hay que seguir sin temor a equivocarse. Nelson Mandela, excombatiente de una guerra de liberación contra el apartheid, prisionero durante varias décadas, fue elegido por su pueblo y es el presidente mas querido por el mundo entero, en vida fue el mejor, correcto, consecuente, coherente con las luchas de un pueblo, en su muerte, en su funeral en toda la historia de la humanidad, es el que mas presidentes y jefes de estado ha congregado. José Mujica, el más humilde, buen gobernante, excombatiente, prisionero por rebelión, el mas reconocido de toda América, el que nunca pretendió usar el gobierno para hacer negocios o servirse de él, con cerca del 90% de aceptación no quiso reelegirse cuando todos habían aprendido a reelegirse y a convertir en desastre a sus países. Esos humanos, creados a partir del voto consciente de la gente, son la gente bella, la que siempre ocupará un lugar en la historia. Otros en cambio también humanos, descompuestos, in-humanos, fríos, calculadores, encarnan la maldad, son la gente ruin, que engaña, miente, usa argucias, leguleyadas y marañas. Se destacan como gobernantes elegidos con manipulación, temor, odio, que una vez en el poder han llevado a sus países a la deshonra, a la democracia al abismo y ellos mismos terminado con un destino inevitable, prediseñado en la cárcel, presos por corrupción, asalto al poder, entre los que se destacan por cercanía: Berlusconi el gánster, el de los viajes en yate, prostitutas, alcohol y droga, dueño de los medios y del futbol; Bucaram, que llegó al poder con acrobacias de cómico y empresario y fue sacado del poder por “incapacidad mental”, acusado de corrupción, robo al estado con su hijo como socio también preso y; Alberto Fujimori, el “ingeniero”, empresario multimillonario elegido con rabia y manipulación de emociones contra los malos gobiernos, ya en el gobierno cerró el congreso, saqueo el erario, acabo la democracia y los derechos y hoy está preso, enfermo, queriendo morirse, entubado, fue un perverso genio del mal que también admiraba a Hitler.

    Para salir a votar basta la esperanza, la convicción, la conciencia tranquila y la dignidad colocada en el mejor lugar del cuerpo y de la mente para que la guerra, el odio y la maldad no vuelvan más a trazar la ruta del país que deja esta era de y régimen del odio, que llevó al país a ser reconocido afuera por la doble moral de sus gobernantes, la corrupción como asunto cotidiano, la mezcla de élites y mafias, y la riqueza convertida en pobreza para la gente que decide: usted, yo, todos contamos, todos queremos un país mejor, un estado de derecho respetado y respetable, derechos,  garantías de educación, salud, trabajo, respeto por la vida y vivir bien y con dignidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.