Violencia sexual, un flagelo inherente a Boyacá

Las mujeres, y más concretamente las niñas, son las víctimas principales de este mal que aqueja desde hace años a la sociedad boyacense. Aunque de momento solo se conocen cifras preliminares, hay una tendencia clara al sostenimiento o incluso al aumento de este flagelo tan arraigado en el departamento.

El 2020 pareció ser un año de inflexión para una grave problemática de la sociedad colombiana: La violencia sexual. Al término del sonado año de la pandemia, hubo un suceso digno de recordar, que fue la disminución en los casos de violencia sexual, que para ese año superaron apenas los 18 mil registros.

Pero tal caída no fue definitiva, sino más bien una circunstancia anecdótica, pues de acuerdo al informe preliminar de lesiones no fatales de causa externa en Colombia, elaborado por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en los primeros cuatro meses de este año, se tiene un registro de 6.534 presuntos casos de violencia sexual, lo que permite proyectar un repunte en tan grave situación.

En Boyacá no es menos grave el panorama. De acuerdo a este informe, sobre el que vale la pena recalcar que no es definitivo sino preliminar, pero que sirve como orientación para vislumbrar un panorama definitivo, se concluye que la tendencia actual es al sostenimiento o incluso al incremento de los casos de violencia sexual.

En los primeros cuatro meses de este año se registraron 152 presuntos casos de violencia sexual, mientras que a lo largo de 2020 fueron 454. Quiere decir esto que al término del año, de mantenerse una tendencia constante, el número de casos será igual o ligeramente superior al del año anterior.

De los 152 casos registrados preliminarmente en los primeros cuatro meses del año, 139 tuvieron como víctima a una mujer, y los restantes 13 a un hombre. Entre las 139 mujeres presuntamente abusadas, 103 son menores de edad. En el caso de los hombres fueron 11 los menores de 18 años los que sufrieron de este tipo de abuso.

Y más grave que esto es el análisis que se desprende de los grupos etarios en los que se presenta mayor número de víctimas. Para el caso de las mujeres, se han registrado 6 casos entre niñas de 0 a 4 años, 27 casos contra niñas entre los 5 y 9 años, 51 casos contra niñas entre los 10 y 14 años, y 19 casos contra niñas entre los 15 y 17 años. Para el caso de hombres, se registraron 2 casos contra niños entre los 0 y 4 años, 6 casos contra niños entre los 5 y 9 años, 1 caso contra un menor entre los 10 y 14 años, y dos casos contra niños entre los 15 y 17 años.

Los municipios con los registros más elevados son Tunja con 31 casos, seguido de puerto Boyacá con 14 casos, Duitama con 13, Sogamoso con 11, Paipa con 6, Chiquinquirá y Tibaná con 5 cada uno.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.