UPTC: ¿subirán las matrículas?

0
5543
Foto : Hisrael Garzonroa
PUBLICIDAD

Por | Edilberto Rodríguez Araújo-Profesor de la Escuela de Economía de la UPTC

Como lo anunció la Oficina de Comunicaciones (comunicado 077 de junio 22 de 2017), la UPTC adoptará un nuevo sistema de cobro de matrícula para los nuevos estudiantes. Esta decisión responde a un fallo del Consejo de Estado en favor de una demanda de acción de cumplimiento del artículo 83 del Acuerdo 066 de 2005(Estatuto General), cuya sentencia del 30 de junio de 2016 el Tribunal Administrativo de Boyacá había exigido su pleno acatamiento. Sin embargo, la universidad apeló ante  el máximo organismo de la jurisdicción de lo contencioso administrativo dejó en firme el 15 de septiembre del año pasado.

La UPTC, utilizando diversos subterfugios, se había negado a establecer un sistema acorde con la condición socioeconómica de los estudiantes, manteniendo una estructura dual: variable (declaración de renta) en los programas académicos antiguos-creados antes de mediados de la década del 90-y fija (en salarios mínimos) para las carreras más recientes.

Estructura del cobro de matrícula en la UPTC

Fuente: Dirección de Admisiones y Registro UPTC
Fuente: Dirección de Admisiones y Registro UPTC

Con base en el fallo del Consejo de Estado, la universidad contrató con la Universidad Nacional, a través del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) un nuevo estudio, mediante la suscripción de un contrato interadministrativo por $200 millones con una duración de cuatro meses, denominado “Actualización de metodología para  cálculo valor de la matrícula de pregrados UPTC”, cuyos inicios se remontan a comienzos de año y que en el transcurso del primer semestre se han presentado cuatro informes de  avances o entregables, en medio del mayor secretismo, hasta tal punto que muchos de los integrantes de la administración y del Consejo Superior desconocían pormenores de los informes parciales.

Los autores revelan los alcances del estudio al precisar que los resultados de este deben conciliar la equidad social en el acceso a la universidad con la progresividad que resulta de la capacidad de pago de los aspirantes, sin que ello menoscabe la sostenibilidad financiera de la institución[1].

En los documentos conocidos se hace énfasis que cualquier cambio el  sistema de cobro de matrícula de pregrado no conducirá a un déficit presupuestal, preocupación que atraviesa el análisis del impacto esperado, dado que 24 de las 30 universidades públicas referenciadas, basadas en los perfiles socioeconómicos, no registraron mayores traumatismos financieros, pues  pese a que su adopción se prevé que sea en el primer semestre de 2018,-sin descartar una posible retroactividad- se advierte que su proyección financiera debe extenderse hasta 2023.

Al ser el hilo conductor de la propuesta las condiciones socioeconómicas y demográficas, se incluyen variables asociadas a vivienda, ingresos, composición del núcleo familiar,  colegio de origen, pensión pagada, situación laboral del jefe de hogar[2], estrato socioeconómico, entre otros. La base de la propuesta del CID es un modelo estadístico con 10 variables –reducida, posteriormente, a 6- cinco de las cuales se refieren a los cinco estratos socioeconómicos considerados[3]. La información recolectada de las bases de datos de la universidad sobre estudiantes admitidos cubre el periodo 2009-2017.

Una vez aplicado el modelo de liquidación del pago de matrícula para los nuevos admitidos en año entrante[4], los autores del estudio concluyen que la nueva metodología “aplanará” las tarifas de las matrículas, no desapareciendo su estructura diferenciada[5], lográndose preservar la equidad con la progresividad en el pago de las mismas[6].

Como se puede observar en el siguiente cuadro, el tránsito de una metodología a otra, lleva a la reducción de la matrícula en cinco Facultades, y, simultáneamente, la eleva en otras tantas unidades académicas, que son las que ofrecen los programas más antiguos y cobraban un valor, según la declaración de renta o certificado de ingresos. El umbral del cobro propuesto se sitúa por debajo de los $755.000, suma equivalente que bordea un salario mínimo.

Propuesta inicial de fijación del valor de la matrícula en los programas de pregrado en la UPTC

Fuente: CID Metodología utilizada para la determinación del valor de la matrícula de los programas de pregrado de la UPTC, junio 20 de 2017
Fuente: CID Metodología utilizada para la determinación del valor de la matrícula de los programas de pregrado de la UPTC, junio 20 de 2017

Como una vuelta de tuerca, los consultores entregaron una nueva versión el 18 de agosto[7] en donde, quizá por las observaciones formuladas por los desde diversas orillas, se plantea un nuevo esquema, anexando, incluso un proyecto de Acuerdo. En la propuesta se incluyen cinco variables (número de hermanos, jefe de hogar, tipo de colegio, empleo y vivienda).Fuente: CID Metodología utilizada para la determinación del valor de la matrícula de los programas de pregrado de la UPTC, junio 20 de 2017

Como la preocupación central del estudio es justificar la sostenibilidad financiera del nuevo sistema, el argumento que se esgrime es que la recomposición de la demanda por cupos universitarios, como efecto de la hipotética reducción de los valores cobrados, no pondrá en riesgo la permanencia de los programas académicos. Es sabido que la universidad ha venido aumentando la generación de recursos propios, comoquiera que en 2016 se recaudaron un poco más de $38,000 millones por matrícula de pregrado, equivalente al 12,5% de los ingresos totales, mientras los aportes de la Nación han descendido hasta situarse en 42,6%.

De acuerdo con el nuevo esquema la liquidación del valor de la matrícula, tendría un componente fijo y uno variable. El componente fijo toma como referente el 50% del SMMLV, mientras que el variable estaría en correspondencia con las condiciones socioeconómica (puntos en la escala de 0 a 100) del estudiante admitido multiplicado por el valor del punto.

Así las cosas, los consultores plantean dos escenarios financieros, el primero no anticipa desequilibrio alguno en el periodo 1918-2023, en el que se prevé se obtendrán $167.860 millones; mientras que el segundo escenario, se introduce el criterio de pisos diferenciado de los costos de los programas, fijando el intervalo entre 0,5 y 1,5 SMMLV, más los puntos por caracterización económica.

Escenario 1

tabla3

Escenario 2

tabla4

De los dos escenarios, el CID se inclina por el primero, pues el segundo acentuaría la segregación social existente. Esta segunda versión de la  propuesta del CID, no explicita estimativos para los cerca de 60 programas que ofrece la UPTC, por lo que el único dato conocido es su componente fijo, que equivale en 2017 a $368.868.

No cabe duda que la recomposición de la demanda por cupos traerá consigo una mayor presión hacia los programas en los que, en la actualidad, el valor de la matrícula se ha constituido en una barrera de entrada, aparte del puntaje de ingreso exigido, v. gr. carreras como medicina. Alrededor del 50% de los programas registrarán un incremento en el valor cobrado, y corresponden a los programas más antiguos.

Finalmente, en las diversas presentaciones del estudio, no se observa como empataría el viejo y el nuevo sistema de cobro de matrícula, teniendo en cuenta que en su transición ambos sistemas se traslapan.

 

[1] Hace 8 años se contrató otro estudio con el CID de la Universidad Nacional: Metodología para el cálculo del valor de la matrícula en la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Los autores manifiestan que en este proyecto se retoma como referente dicho estudio.

[2] En el documento preliminar se supone, dentro del perfil del estudiante upetecista, que existe una dependencia económica, lo que contrasta con la doble condición de estudiantes de muchos programas presenciales, particularmente los de la jornada nocturna, en donde estos alternan sus estudios con una actividad laboral de tiempo completo o medio tiempo.

[3] Sorprende que los autores incluyan el estrato 6, estrato inexistente en la estratificación socioeconómica de Boyacá.

[4] Los dos criterios determinantes son monto mensual de la pensión del colegio y el puntaje obtenido en el modelo que fluctúa en una escala de 0 a 100.

[5] A pesar que se hace mención de los programas académicos no presenciales de la Facultad de Estudios a Distancia, sin embargo en la propuesta no se incluye valor alguno.

[6] Según el cuarto entregable, presentación abreviada, entregado el 20 de junio de 2017.

[7] Versión abreviada del cuarto entregable “Metodología actualizada para la determinación dl valor de la matrícula para los programas de pregrado de la UPTC”, para sesión del Consejo Superior Universitario, agosto 18 de 2017.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.