Universidad de Boyacá despide a docentes que no aceptaron la reducción salarial

Graves denuncias se han dado a conocer desde esta semana respecto al despido de docentes de la Universidad de Boyacá, relacionados con la no aceptación del descuento del 15% salarial del mes de mayo.

Como lo había dicho anteriormente este medio, las continuas denuncias sobre los diversos abusos que ha cometido la Universidad de Boyacá abrieron el debate sobre estos problemas y la calidad académica de esta. El representante a la Cámara por Boyacá, Wilmer Leal, hizo saber a la Ministra la situación en la que se denunció una presunta irregularidad en la que se atenta contra los derechos de docentes y funcionarios de esa universidad.

Publicidad
publicidad

Debe leer: Al despacho de Ministra de Educación llegan quejas por presuntas irregularidades de Universidad de Boyacá

La anterior situación trata de la carta que debían firmar los docentes de la universidad, para que aceptaran la reducción del 15% del salario del mes (ya trabajado) de mayo. Justificando la resta salarial, con el hecho de la pandemia y la probabilidad de una significativa cantidad de deserción estudiantil para el segundo semestre.

Los docentes eran advertidos que, estaban en su total derecho de no firmar la carta, pero debían escribir una misiva diciendo que no aceptaban la reducción del 15%.

Pues bien. Esta semana, esos docentes que no aceptaron la resta salarial del mes de mayo, están siendo despedidos, sin siquiera haber terminado el semestre, muchos sin siquiera poder terminar actividades, sin tener en cuenta los años trabajados, sin la más mínima ética por los profesionales que en esta época de pandemia, hacen la universidad.

Imagen tomada de Confesiones Uniboyacá

Además, en redes sociales, exigen “garantías laborales para ellos (despedidos) y para quienes quedan. Es una empresa tirana”.

15 COMENTARIOS

  1. No entendí dice docente y en el cargo dice secretaria, le quedo mal redactada la carta de terminación drs Rosita o tiene secretarias como docentes ?

    • Señor Miguel Bernal, por si no entendió le cuento de nuevo: han sido despedidos docentes y funcionarios administrativos. La carta es sólo uno de los tantos ejemplos que se podrían haber dado de esta lamentable situación.

  2. Confiemos en que las entidades de control y de justicia atiendan las demandas de los profesores a los que les han vulnerado sus derechos de un manera descarada y lejos de todo propósito de solidaridad, reconocimiento y por sobre todo, dignidad.

  3. Los trabajadores de la Universidad de Boyacá pedimos apoyo de las entidades de vigilancia. En los últimos días y bajo la excusa de la Pandemia por el COVID 19, la Universidad de Boyacá ha emitido una carta en la que falsamente se le da a los docentes la posibilidad de decidir si acepta o no un descuento del 15% del salario de manera indefinida. Sin embargo, quienes no aceptaron han empezado a recibir cartas de terminación anticipada de contrato desde la semana pasada.
    La señora rectora expresamente le ha pedido a los decanos prescindir de todos los catedráticos y medio tiempo y sobrecargar de trabajo a los pocos docentes que queden.
    Como trabajadores no tenemos herramientas para defendernos, desafortunadamente muchos necesitamos el empleo y ellos están sacando provecho de esta situación. En la universidad se maneja una cultura de miedo, el trato es inhumano.
    Por favor presten más atención a una institución que pisotea la humanidad de los trabajadores.

    • Eso es muy cierto,los derechos de los trabajadores se han visto vulnerados muchísimas veces,no es la primera vez que la universidad abusa de su poder y siempre se excusan con que es una entidad privada,por ende pueden hacer lo que quieran incluso aprovecharse de la situación que cada uno vivimos para poder tener un trabajo. La palabra de los empleados es nada frente a los “jefes” cuando necesitas del trabajo tienes que aguantar o renunciar.

  4. Señores del periódico EL DIARIO, les recomiendo investigar las maneras ilegales en las que esa universidad ha conseguido tener grupos de investigación en categoría A, con cursos de doctorado falsos.

  5. Si es cierto a mi me despidieron por eso, el tema es que en nuestra justicia es legal. Seguramente los que ya estamos despedidos no vamos a poder hacer nada. Pero queda esa injusticia para los que siguen, ya que el que manifiesta lo que piensa se va.

  6. La situacion denunciada es apenas la punta del ICEBERG, del cumulo de decisiones arbitrarias, inquisidoras, lesivas tomadas por la rectora de la Universidad de Boyacá, secundada por el consejo directivo (su núcleo familiar).

    Así las cosas y a lo largo de su existencia este negocio de la Educación llamado Universidad de Boyacá, ha degradado por completo la dignidad humana de centenares de funcionarios y docentes de todo tipo de vinculación, en una “institución” que se ha pasado por la galleta la Autoridad del Ministerio de Educación Nacional, para la muestra ni siquiera cuenta con Acreditación Institucional Nacional de Altas Calidad Multicampus.

    Lo que es mas grave aún las repercusión que las sabias decisiones de la Rectora Rosita tienen sobre la población estudiantil ( la gran mayoría estudian con crédito ICETEX) y sobre los padres de familia que sufragan los gastos de matrícula, manutención, y pagos extras, extras y extras, que la universidad impone a los estudiantes, para permitirles continuar con sus estudios; para la muestra el famoso examen que deben presentar los estudiantes de carreras de salud para permitirles pasar del ciclo de ciencias básicas a clínicas por el que tienen que pagar entre $180.000 Y $ 200.000, en el que la mortalidad es de 95% semestre a semestre; en conclusión además de causar detrimento económico, entorpecen el avance en sus estudios… mas estudiantes rajados, más semestres, mas platica para el negocio de la Educación llamado Universidad de Boyacá.

    El despido de docentes que no aceptaron el descuento de 15% en sus salarios, se realizó antes de culminar el presente semestre académico, dejando a la deriva a centenares de estudiantes, a los cuales no se sabe como les van a arreglar la presentación de exámenes finales equivalentes al 40% del semestre… y para el próximo semestre si no hay docentes contratados se supone que como es habitual en este negocio de la Educación llamado Universidad de Boyacá, dejarán a los Estudiantes tres, cuatro, cinco y hasta seis semanas sin clase… mientras buscan y encuentran a cualquier pendejo que se someta a su régimen … sin importar la calidad de la Educación que es deber ofrecer a los Estudiantes artífices de las construcción de la Sociedad.

    Un cuestionamiento a los aspirantes a la educación superior y a sus padres… se arriesgarían a emprender su aventura intelectual para “Ser los mejores” … en ese negocio de la educación llamado Universidad de Boyacá?.

  7. La situación denunciada es apenas la punta del ICEBERG, de la problemática que se vive entre muros de la Universidad de Boyacá, a merced de las decisiones arbitrarias, inquisidoras y lesivas de la Rectora, secundada por el consejo directivo (su núcleo familiar).
    Estas decisiones, como la que motiva la denuncia, y muchas a lo largo del tiempo de existencia de este negocio de la Educación llamado Universidad de Boyacá, han rebajado a la mínima expresión la dignidad y el respeto de funcionarios y docentes de cualquier tipo de vinculación en una “institución” que le juega sucio a sus estudiantes y a la sociedad colombiana, para la muestra, se ha pasado por la galleta al Ministerio de Educación Nacional, pues ni siquiera cuenta con Acreditación Nacional de Alta Calidad Multicampus.
    Además de haber causado detrimento a la economía familiar de funcionarios y docentes despedidos injustamente, se llevaron por delante a los Estudiantes ( la mayoría estudia con crédito ICETEX) y a los padres de familia quienes son los que sufragan gastos de manutención, gastos de matrícula y los gastos extras, extras y extras que genera esta Universidad para permitirle a sus estudiantes continuar estudios; para la muestra el famoso examen que tienen que presentar los estudiantes de carreras de la salud para pasar de ciencias básicas a clínicas, por el que tienen que pagarle a la Universidad entre $180.000 y $200.000; en este examen la mortalidad es del 95%, resultando altamente lesivo en tanto impide a los estudiantes avanzar en sus estudios … conclusión más estudiantes rajados, más dinero por concepto de dicho examen, mas semestres de retraso… más platica para este negocio de la Educación llamado Universidad de Boyacá.

    Los docentes que no aceptaron el 15% de descuento de sus salarios propuesto por la Rectora, fueron destituidos antes de terminar el presente semestre académico, dejando a la deriva a cientos de estudiantes a los cuales no se sabe cómo les irán a arreglar la presentación de exámenes finales equivalentes al 40% de semestre… el próximo semestre iniciará sin docentes contratados y como es habitual, los estudiantes de haber pagado elevadísimos costos de matrícula tendrán que esperar dos, tres, cuatro cinco y hasta seis semanas sin clase… mientras la universidad se da a la pela de conseguir algún grupo de pendejos que se sometan a sus arbitrariedades… y la calidad académica de la educación ¿dónde queda?.

    Un cuestionamiento a los aspirantes a la educación superior y a los padres de familia… ¿Se arriesgarían a iniciar su aventura intelectual ostentando “Ser los mejores” en este negocio de la educación llamado Universidad de Boyacá?

  8. Después de los Padres, una de las figuras más importantes son los profesores.
    Los alumnos deben rodear solidariamente a sus maestros, frente a las arbitrariedades de una Institución, que antepone el interés económico sobre las garantías y bienestar de los maestros, afectando forzosamente la calidad en la educación.
    Hoy atropellan a los docentes,perjudicando la razón de ser de todo establecimiento educativo, sus estudiantes. ¿Que se puede esperar mañana?…

  9. Los abusos de esta Universidad no son sólo con los docentes o su personal administrativo. Con los estudiantes se cometen abusos que al final recaen en los padres o estudiantes endeudados con Icetex, con cobros excesivos, constancias de 30 mil pesos, duplicados de carné 60 mil pesos, cobro del valor total de una matrícula 7 millones de pesos o más dependiendo de la carrera cuando los estudiantes ya han terminado sus materias y hacen su práctica profesiónal fuera de la universidad. El costo de la práctica no debería superar el valor de una materia. Donde está el límite de la autonomía universitaria. Entes de control y gobierno toca ponerle freno a estos abusos

  10. Al igual que los estudiantes de posgrados que estamos próximos a graduarnos, nos están cobrando un costo muy alto de derechos de grado, escudándose en qué tienen que pagar a los docentes y administrativos, además no nos quieren entregar los diplomas con la excusas que no los pueden firmar por el tema de la pandemia muy injusto

  11. Una injusticia más de este modelo neoliberal y mediocre, donde la educación cada día agoniza en este bendito país,. que le tocó soportar estás políticas que llevan a un país al fracaso

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.