Un mes de paro: el fuego en la comunidad y la gasolina en el Gobierno

Una de las imágenes más icónicas de la protesta del 28 de abril se vio en el centro de Tunja. Foto | David Roa

Un mes que ha sido una horrible noche y parece no cesará pronto, al menos para expertos políticos que ven con preocupación cómo crece el fuego en los ojos de la comunidad y se reflejan en una blanca espesa baba de desinterés escurrida en la papada del gobierno.

Le puede interesar: Gran marcha nacional: Boyacá

Este 28 de mayo se cumple un mes del paro nacional que comenzó como rechazo general a una serie de reformas que la ciudadanía interpretó como un golpe tras otro contra el bienestar general; sin embargo, los manifestantes fueron escalando más y más puntos a la protesta, gracias a la falta de disposición e inteligencia del Gobierno Nacional para manejar un diálogo que lleve a un acuerdo que detenga de una vez por todas la matanza.

La impiedad ha dejado en un mes a 43 muertos, según la ONG Temblores, las cifras de desaparecidos no están claras ya que según la Fiscalía dice buscar a 129 personas, mientras que la ONG Indepaz apunta a 370.

Una hoguera de casos de violencia por parte de la Fuerza Pública, entre los que entran de género y sexual, que crece a ritmo atroz y que el día 27 de mayo fue empapado con gasolina cuando 69 Senadores votaron no a la moción de censura contra Diego Molano como Ministro de Defensa.

Le puede interesar: Así votó la bancada boyacense la moción de censura contra el MinDefensa

Las redes sociales son usadas para denunciar lo que los grandes medios han querido tapar con noticias de desabastecimiento, vandalismo, y como llaman ellos “atropellos contra la ciudadanía”.

La Abogada Constitucionalista Cielo Rusinque, durante el conversatorio de EL DIARIO, ‘Estigmatizaciones al derecho de la protesta’, dijo que los jóvenes están saliendo a defender unos mínimos democráticos, “Al día de hoy hay un gobierno que no ha dado señales de escuchar a la ciudadanía que se está manifestando”.

Debe leer: (video) Estigmatizaciones al derecho de la protesta y la visión internacional

Desde la Gobernación de Boyacá durante las protestas han querido cobijar el derecho a la protesta, sin el uso de los agentes del ESMAD, han querido buscar canales de diálogo para que dentro de los bloqueos sea permitido el paso de transportes de carga y servicios de salud.

Sin embargo, aunque en menor medida, no ha sido ajena a los conflictos contra la fuerza pública, ya que al inicio de las protestas en Puerto Boyacá la población sintió la mano desigual y torpe de esta para “abrir las vías”. En Paipa durante las primeras manifestaciones pacíficas también se vieron intervenciones devastadoras por parte del ESMAD, y, al día de hoy su alcalde Fabio Medrano está en el ojo de la Procuraduría. En Tunja ya se vivió un altercado en el corazón de la ciudad entre policías y mujeres que dejó entrever una leve chispa que, si no se apaga inmediato, seguro hará estallar una violencia que no se quiere por parte de la Alcaldía y ciudadanía.

Le puede interesar: Boyacenses rechazan uso desmedido de fuerza policial contra manifestantes

Duitama en sector Higueras ha tenido cierres intermitentes todos los días por parte de transportadores y jóvenes. Sogamoso y Tunja entran a ser ciudades en las que sus Alcaldes abogan por el no uso del ESMAD y apoyan el derecho a la protesta, pero en los pocos momentos de altercados, la brutalidad policial se toma la más oscura licencia.

Le puede interesar: En Tunja, civismo y cultura en las protestas

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.