Un genio perverso

Monumento al astrónomo Nicolás Copérnico, Torun, Polonia. Fuente: Lukasz Janyst / Adobe Stock

Por | Guillermo Velásquez Forero

Guillermo Velázquez

Su portentosa genialidad científica coexistía con su vocación criminal; y logró llevar a la práctica algunas de sus inclinaciones perversas como las de ser: parricida, matricida, pirómano, político, inquisidor, tirano, ladrón y asesino.

Su formación en ética y valores la recibió en su casa, donde malvivió una infancia desgraciada, huérfana, solitaria, abandonada y triste. En esos años infelices aprendió a cultivar el odio, la sed de venganza y la herencia de Caín. Y se graduó con honores de malparido y antisocial; sería tan hijueputa que conquistó el repudio de su familia, y fue desheredado. 

Publicidad

Su proclividad al crimen la expresó en una lista en la que enumeró cincuenta y ocho pecados que quería cometer, entre los que se destacaban matar a su padre (que había muerto cuando él era un bebé) y a su madre, y prenderle fuego a la casa materna.

Adquirió fama de dictador cruel, vengativo, pendenciero y matón. Esas cualidades le permitieron sufrir el mismo mal de don Quijote: fue armado caballero. Y hasta verdugo llegó a ser: cuando tuvo poder mandó ahorcar a muchas personas. Así mismo, fue político tradicional, es decir, parásito, corrupto, inepto, farsante, ladrón y homicida.

Se dedicó al arte de la demencia y la charlatanería, y, a su vez, a la ciencia. Fue de todo, hasta alquimista; y lo peor: teólogo. Sus intereses más serios, tenaces y profundos eran la habladuría de mierda: la alquimia y la religión. A eso dedicó la mayor parte de su vida, pensamientos y escritos. Desperdició los últimos treinta años de su vida genial y fecunda en creaciones científicas, dedicándose a la teología. Y progresó mucho en esa degradación y perversión del espíritu. Utilizó su genialidad matemática, el cálculo infinitesimal -integral y diferencial- y el teorema del binomio, para calcular el día del Juicio Final, y logró precisar que ocurriría antes del año 2060.

Era el peor enemigo de sus amigos. Fue un gran ladrón de ideas, investigaciones, descubrimientos y obras de sus compañeros científicos, predecesores en la teoría de la ley de la gravedad. Era tan perverso que, cuando fue presidente de la Royal Society, llegó a destruir los ensayos e instrumentos, y borró y desapareció los aportes científicos y el único retrato de uno de sus contemporáneos geniales, llamado Robert Hooke.

Nunca amó a nadie, no tuvo pareja ni hijos. Y toda su riqueza se la dejó al Demonio. Pero a la Humanidad le entregó uno de más grandes legados del saber científico en matemáticas y física. Ése es el perfil humano, demasiado humano, de un genio maravilloso, reconocido como el monstruo iluminado por la genialidad, que llevó a su gloriosa culminación la revolución científica iniciada por Copérnico.      

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.