Tasa de mortalidad de la influenza, gripe y COVID-19: ¿Pánico absurdo?

0
247
AFP

El comparativo de momento no es posible establecerlo, por lo menos teniendo el tiempo como marco de referencia, pues las cifras se calculan a lo largo de un año. Sin embargo, el COVID-19 proyecta ser mucho más letal, pues poco más de un mes de haberse declarado la pandemia, hay más de 180 mil fallecidos en el mundo.

Una vez más la senadora María Fernanda Cabal ha generado una polémica tratando de alivianar la propuesta de ir sacando a la ciudadanía a las calles, bajo el supuesto de que “nos vendieron un pánico absurdo”.

Claro que la senadora no tuvo ningún respaldo o sustento para tan temeraria afirmación, pues habló más desde más desde los ideales partidistas, y no bajo algún sustento científico.

Y la reacción no se hizo esperar, las críticas a la Senadora no faltaron y con justa razón.

La OMS estima que anualmente mueren entre 290.000 y 650.000 personas en el mundo a causa de la influenza estacional. Respecto a la gripe estacional, su tasa de mortalidad está estimada por debajo del 0,1%.

No por nada el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, advirtió el pasado 9 de abril que el COVID-19 puede ser hasta diez veces más letal que la gripe; contradiciendo lo manifestado por la senadora, que afirmó “muere más gente de gripas, otro tipo de gripas, influencia, e incluso, lo más trágico, de hambre”.

Con las cifras que se manejan hoy en el mundo, con alrededor de dos millones y medios de casos de positivos de COVID-19, dejando hasta ahora un saldo de más de 182.000 muertos, la tasa de mortalidad en el mundo está por encima del 7%.

Para el caso colombiano no es menos preocupante, pues de acuerdo al más reciente reporte del Ministerio de Salud hay .4356 casos confirmados en el país, que han dejado como resultado 206 muertos. Eso equivale a una tasa de mortalidad del 4,7%.  

Sin embargo, todavía no puede calcularse una tasa de mortalidad para el cOVID-19, pues esta puede variar de acuerdo al comportamiento de la ciudadanía, la decisión de mantenimiento de cuarentenas en el mundo, y la rapidez con que se logre una vacuna o tratamiento para combatir la enfermedad.

De todas formas, algunos sectores políticos se han encargado de hacer creer a sectores de la población que es inevitable la propagación del virus, y desde ya se ha asumido que una gran parte de la humanidad lo contraerá. Pero esa es una visión absurda y poco responsable de las consecuencias de la enfermedad. Suponiendo que el 60% de la humanidad enfermara, se estaría hablando de unos cinco mil millones de personas, y asumiendo que la tasa de mortalidad fuera del 1%, equivaldría a unas 50 millones de muertes en el mundo. Por eso es que no se puede salir a declarar tan folclóricamente como hizo la senadora Cabal y como hacen ciertos círculos del poder en el país que hoy están tratando de convencer, por todos los medios, del inicio de la fase de apertura gradual o “aislamiento inteligente”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.