‘Somos un pueblo de paz, nos dimos cuenta que las armas no son el camino’

Foto referencia

Por | Vecino de Occidente de Boyacá

La paz y tranquilidad del territorio del Occidente de Boyacá es un fruto del trabajo constante de sus comunidades, quienes han dejado atrás un pasado doloroso, de muerte y desolación.

Este estado de tranquilidad suele ser afectado por la llegada de «líderes empresario» de la región, como es el caso de Holman Carranza, quienes llegan a los pueblos como San Pablo de Borbur con comitivas armadas hasta los dientes, para garantizarles la seguridad.

Publicidad

Pero seguridad de qué tipo en un pueblo tan pacífico y ameno como este dónde la única amenaza es la plaga de la moscasilla que azota todas las tardes a sus pobladores y que tiene una enorme apuesta por el turismo como alternativa económica que finalmente permita a sus habitantes tener un ingreso digno, que los empresarios con sus esmeraldas no les han podido brindar.

Qué mensaje tan degradante y funesto se le da a una sociedad que recibe a sus visitantes con los brazos abiertos, pero ante todo, un mensaje dañoso para la gente que viene de lejos, contemplar tal desfile de armas en las calles de un pueblo tan hermoso.

Somos un pueblo de paz, nos dimos cuenta que las armas no son el camino, queremos respeto por nuestro territorio, por nuestros hijos y por nuestros visitantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.