Sin músculo financiero para resistir la cuarentena

0
168

Los gimnasios, centros de entrenamiento y acondicionamiento, así como entrenadores, son otro sector que se está viendo gravemente afectado por el aislamiento obligatorio. En medio de la crisis piden la ayuda de gobierno departamental y administraciones municipales.

Con un cabildo virtual el personal de gimnasios, centros de entrenamiento y acondicionamiento de Boyacá, buscarán dar a conocer las diversas problemáticas que sufre el sector, y a consecuencia de ello, el apoyo que necesitan del Estado para hacer frente a esta crisis.

A ciencia cierta no se tiene un número exacto de gimnasios o centros de acondicionamiento físico en el departamento, pero se calcula que son por lo menos 450 familias las que dependen de esta actividad en Boyacá.

Al igual que otros tipos de comercio, los gimnasios han tenido que seguir pagando arriendos, pagando servicios y en algunos casos pagando nómina, pues en otros casos han tenido que pedir disculpas y paciencia al personal al que no han podido pagar su salario.

La cuarentena lleva mes y medio, y la situación en este punto es insostenible para los propietarios de estos negocios. Saben que en el corto plazo no habrá reapertura ni invitarán a que esta se dé.

“La gente no va a querer ir a exponerse. Tampoco vamos a exponer a nuestros entrenadores ni me voy a exponer yo a un foco de contagio cuando el virus todavía está en el ambiente, está latente y no hay una vacuna; y tercero, la gente no tiene recursos en este momento para invertir en un gimnasio pues no va a ser su prioridad ni su primera necesidad al momento de tener algún ingreso”, señaló Andrea Gómez, entrenadora y coordinadora del cabildo virtual.

La herramientas virtuales han sido esenciales para algunos de los entrenadores y preparadores físicos del departamento, que han decidido impartir sus clases mediante dichas herramientas, e incluso establecer un cobro por dicho servicio. Sin embargo, eso es una solución para unos pocos, pues, en primera instancia, ha de aclararse que son pocos los que están dispuestos a pagar por este servicio. A eso se suma que la mayoría de público es el de gimnasios convencionales, que tienen una rutina establecida y necesitan de ciertos equipos para su realización, por lo que una instrucción virtual no compensa lo que podría ser la actividad física presencial en el gimnasio.

Pero a pesar de que la problemática es tangible, tanto como en otros sectores, pocos son los mandatarios que se han preocupado. Para el Cabildo Virtual, que se realizará mediante Zoom este martes 5 de mayo a las cinco de la tarde, han confirmado participación el Ministerio del Deporte e Indeportes Boyacá, algunos concejales de Duitama, y personeros de municipios como Tunja. Los alcaldes brillan por su ausencia.

El afán del “Me gusta”

El alcalde de Tunja, Alejandro Fúneme, fue invitado con antelación a este cabildo virtual, invitación a la que no dio respuesta, ni de momento lo ha hecho alguien de su gabinete. Sin embargo, los organizadores del cabildo se enteraron de la negativa de participación del Alcalde por la invitación que ha hecho circular en redes sociales para invitar a la ciudadanía a una clase sobre manejo y gestión de crisis, en la que participará como ponente en la plataforma Innopolítica, y que se realizará a la misma hora en el mismo día; dando a entender que en medio de la coyuntura es más fructífero hablar de superar crisis que aún no están superadas, a dar respuestas a un gremio que realmente necesita saber cómo manejar esta crisis.

Los propietarios de gimnasios, centros de entrenamiento y acondicionamiento, entrenadores, preparadores físicos, propondrán mayor flexibilidad para el pago de impuestos, de arriendo, así como subsidios que permitan solventar el largo cierre.

.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.