“Si se invierten entre 50 y 70 mil millones, nos damos por bien servidos”: Wilmar Triana

Foto: archivo personal

Luego de que se aprobara la ley de honores de Chiquinquirá todo fue júbilo entre sus promotores. No pasó igual entre la población, o por lo menos entre algunos sectores, que siempre ven con cierto recelo estas leyes de honores, que pocas veces logran su cometido. Sin embargo, el alcalde de Chiquinquirá, Wilmar Triana, parece tener bastante claros los proyectos que planteará al Gobierno Duque para sacar provecho a la mencionada ley.

Sentimientos encontrados generó el anuncio de aprobación de ley de honores, y posterior firma del presidente Duque, por medio de la cual busca exaltarse al municipio de Chiquinquirá. No es para menos, pues este tipo de leyes son habitualmente muy vitoreadas, pero a la hora de la verdad logran poco alcance. Claro que en Chiquinquirá no creen que esto vaya a ser así, pues ya se tienen bastante analizadas las prioridades municipales, así como los proyectos con los cuales se pretende resolverlas. EL DIARIO conversó con el Wilmar Triana sobre los alcances que puede tener esta ley.

EL DIARIO: ¿Qué proyectos se presentarán al Gobierno Nacional para sacar provecho a esta ley de honores?

Wilmar Triana: Tenemos el proyecto de la implementación del Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado de Chiquinquirá, siendo esta la necesidad más sentida que tiene el municipio, que además requiere de grandes inversiones. También tenemos entre tres o cuatro proyectos importantísimos en material cultural, que son la intervención al Parque Julio Flórez, a la Plaza de la Libertad, al Parque La Pola y el Monumento a María Ramos. Son cuatro parques de los más importantes que tiene el municipio, que requieren una inversión en este momento, para su recuperación y como sitios turísticos y emblemáticos del municipio. También estaremos presentando un proyecto que tiene que ver con la peatonalización de una de las principales vías del centro de la ciudad, con el propósito de conformar un anillo turístico, religioso y cultural.

E.D: ¿Se va a potenciar el turismo religioso mediante esta ley?

W.T: Tenemos la potencialidad que nos brinda el ser la capital religiosa de Colombia. También tenemos a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, patrona y reina de Colombia. Por supuesto está además eso de que Chiquinquirá haya sido concebida como Villa Republicana. Esto en materia histórica y cultural, especialmente en la parte religiosa. A eso hay que sumarle algo interesantísimo y es que en la parte cultural, en lo que tiene que ver con escritores, con poetas, con artistas, Chiquinquirá es muy fuerte también a nivel nacional.

E.D: ¿Cómo va el proyecto del plan de desarrollo turístico de la región?

W.T: Hemos planteado un proyecto turístico muy importante con varios de los municipios del occidente de Boyacá, el norte de Cundinamarca, el sur de Santander, y el Alto Ricaurte. Llevamos adelantando la posibilidad de implementar un plan de desarrollo turístico regional y así activar todas las especialidades que tiene la región.  De manera que, si nosotros tenemos, además de la Virgen de Chiquinquirá, una historia cultural que contarle a la población turística, seguramente el turismo va a ser una solución a todos esos problemas que tiene el municipio en materia de desempleo, de equidad, de igualdad en lo que tiene que ver con la participación de la población más vulnerable (…) Eso va muy avanzado. Yo soy el presidente del consejo provincial de turismo, y con todos los municipios del occidente venimos trabajando sobre este proyecto. También está bastante avanzado con FONTUR, donde hemos radicado el proyecto; hemos solicitado al menos $1.200 millones que serán invertidos en la formulación de este plan.

E.D: ¿Los proyectos priorizados mediante la ley de honores verán la luz antes del final de su mandato?

W.T: Pues realmente, como podemos percibir, la ley queda abierta, queda proyectada. Ya está autorizado el Presidente para apropiar los recursos para hacer estas inversiones. A nosotros nos corresponde la formulación de los proyectos, iniciamos el curso, ya tenemos muchos temas avanzados. Sin embargo, para poner un ejemplo, la implementación del sistema de redes de acueducto y alcantarillado de Chiquinquirá es un proyecto que cuesta más de $130.000 millones, que requiere de la intervención de toda la malla vial urbana y su expansión, de manera que no va a ser en este gobierno que se corte la cinta, pero sí se dará inicio a estas obras. Tendrán que venir los próximos gobiernos a hablar el mismo idioma.

E.D: ¿Cuál de los proyectos que se presentarán en el marco de la ley de honores podrá quedar listo antes de que acabe su mandato?

W.T: Lo más importante para nosotros es el acueducto. Es importante resolver ese problema que es grave en Chiquinquirá. Necesitamos desarrollar industrias, empresas, darle valor agregado a la producción agrícola, y creo que Chiquinquirá tiene una potencialidad importantísima para eso. No podemos plantear empresa si no tenemos agua potable de calidad y con continuidad, de manera que para nosotros es muy importante darle inicio a este proyecto. De otro lado, consideramos importantísimo todo lo que tiene que ver con la capacitación y la ejecución de los planes en materia de turismo.

E.D: ¿Por qué confiar en una ley de honores?

W.T: Más allá de honores, necesitamos es inversiones para solucionar los problemas. Por eso sale esta ley, la ley que estamos inaugurando, la que estamos hoy celebrando, porque esta viene acompañada de inversión. En su artículo 2 se establece que el Presidente tendrá la posibilidad de poder apropiar los recursos para poder invertir en las necesidades planteadas desde la Administración Municipal. Esperamos que antes de que termine este año podamos ver su inicio, y que en el corto tiempo podamos ver su finalidad.

E.D: ¿Hay algún tope de gasto fijado en la ley o se establece libertad en ese sentido?

W.T: Eso está a libre disposición del señor Presidente. Él tendrá que ser quien contemple la parte presupuestal, obedecemos también a la situación financiera del país. Especialmente porque actualmente todo el mundo está reclamando, con vehemencia y con argumentos, por recursos para solucionar sus necesidades. Sin embargo, no todos tienen una ley que los ampare, que los priorice. Esperamos que el señor Presidente, así como es devoto de la Virgen de Chiquinquirá, también nos corresponda con grandes inversiones.

E.D: ¿En términos económicos, cuántos recursos requiere Chiquinquirá para solucionar el tema del agua, y para potenciar el turismo y la cultura?

W.T: Para el tema del acueducto se requiere una inversión cercana a los $130.000 millones, pero con que se haga una primera etapa, se puede considerar como un gran paso, y el próximo alcalde y el próximo Presidente tendrán la misión de desarrollar este propósito. Lo mismo pasa con el turismo. Lo que estamos planteando para el turismo vale alrededor de $40.000 millones, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo tiene importantes recursos, y yo creería que no van a ser ajenos a atender esa solicitud. Respecto a los proyectos relacionados al tema cultural, que es lo que tiene que ver con la intervención de los cuatro parques, tiene un costo cercano a los $33.000 millones. Ya tenemos listos para radicar como proyectos la intervención a la Plaza de la Libertad y al Parque Julio Flórez. Solo nos queda finiquitar temas eléctricos de los otros dos parques, y entregar (…) Estamos hablando de inversiones por el orden de los $200.000 millones, pero con que nos inviertan unos $50.000 0 $70.000 millones, deberíamos darnos por bien servidos entendiendo las dificultades económicas por las que atraviesa la Nación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.