Un sueño por cumplir

0
1426
Tour de Francia
PUBLICIDAD

Una vez más Colombia se quedó ahí no más de conseguir el ‘sueño amarillo’, es la cuarta vez que un colombiano se sube al podio en los últimos cinco años. Nunca antes Colombia ha estado tan cerca de conseguir el título del Tour, pero nuevamente se escapó. De nuevo Chris Froome ha demostrado su amplio dominio en el deporte pedal, su hegemonía es incuestionable, pero si alguien está llamado a arrebatársela es Colombia; ya sea con Nairo, con Urán, con Chaves, o con cualquiera de los otros  talentosos pedalistas que se producen en estas tierras.

La edición 104 del Tour de Francia terminó, una vez más Chris Froome se alzó con el título, y una vez más un colombiano se quedó muy cerca de conseguir el anhelado ‘sueño amarillo’; esta vez fue Rigoberto Urán, que durante los 21 días de competencia mostró entereza, mostró un enorme espíritu de lucha; que fue capaz de revertir las opiniones de aquellos que creían que la carrera del de Urrao se había apagado desde hace unos años, de esos que decían que Rigoberto se había quedado en promesa.

Urán, silenciosamente, logró meterse en la pelea por el título; fue la amenaza más grande para un Chris Froome que, muy al estilo Induraín, sentenció esta competencia desde la crono en Düsseldorf, mantuvo su ventaja durante toda la competencia, y remató con una contrarreloj de apenas 22 kilómetros. El segundo puesto de Urán fue tan sorpresivo y gratificante como el de Quintana en 2013; en ambas ocasiones, ninguno estaba en las cuentas de nadie, y al final terminaron ganándose los aplausos de los aficionados en París, el respeto del pelotón y el afecto de toda Colombia.

De Quintana se dice que se fue con las manos vacías, y nada más erróneo que eso. Las derrotas hacen parte del aprendizaje; seguramente, después de este Tour, Quintana habrá aprendido una gran lección. En adelante, el de Cómbita descansará y empezará a planificar una temporada 2018 en la que seguramente se le verá más sereno, más maduro. Quintana es consciente de que ha dejado pasar una chance de oro para quedarse con el Tour de Francia; nunca antes, en las diferentes ediciones que corrió el de Cómbita, habían abandonado tantos grandes aspirantes al título, y nunca antes Chris Froome había mostrado tanta fragilidad. Pero eso no debe preocuparle, tiempo y talento le quedan para conseguir el ‘sueño amarillo’.

Dylan Groenewegen (Lotto NL-Jumbo) fue el ganador de la última etapa, pero a pocos importó ya que todas las cámaras estaban con el flamante campeón del Tour de Francia. Tour que fue presentado como “el Tour de los ataques”, pero que terminó siendo el Tour de las caídas, de la defensa y la estrategia.

En el segundo escalón del podio, estuvo la esperanza de un país, esta vez representada en Rigoberto Urán. Más de 40 millones lo observaron con orgullo a través de las pantallas; Chaves, Henao, Atapuma, Pantano y Betancur lo observaban allí en París, sabiendo que en algún momento será su turno de estar en ese lugar. También Quintana, recordando la sensación de vivir ese honor, y llenándose de deseos de volver a ese lugar de privilegio, anhelando que esa próxima ocasión sea en lo más alto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.