Repunte de casos por COVID-19, urge promover refuerzo en la vacunación

Foto | Hisrael Garzonroa
Publicidad

Las nuevas subvariantes de ómicron BQ.1 y BQ.1.1, conocidas popularmente como “perro del infierno”, han demostrado tener mayor resistencia a las vacunas. “Para mitigar su impacto es importante que las personas que todavía no se han vacunado o no se han aplicado los refuerzos lo hagan lo antes posible”, asegura el médico infectólogo Carlos Álvarez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y coordinador nacional de estudios sobre el COVID-19

Por Agencia de Noticias UN

Los 3.252 casos nuevos en las últimas semanas prenden nuevamente las alarmas en el país, ya que es un aumento del 40 % en los contagios. Aunque la mortalidad sigue siendo casi la misma, el Ministerio de Salud y Protección Social emitió una resolución en la que recomienda volver al uso obligatorio del tapabocas en lugares con aglomeraciones.

Publicidad

“La pandemia, que comenzó en 2020, aún no ha terminado y se deben seguir manteniendo los cuidados que la población ha descuidado”. Así lo confirma el experto de la UNAL, quien asegura además que esta época de lluvias es cuando más aumentan los casos tanto de COVID-19 como de otras enfermedades respiratorias como influenza, virus sincitial respiratorio y el adenovirus, que se presenta sobre todo en niños.

Desde el inicio de la pandemia el país suma 6.318.021 casos, y los departamentos con mayor reporte de nuevos contagios son Bogotá, Valle del Cauca, Antioquia, Santander, Barranquilla, Córdoba y Cundinamarca.

El profesor Álvarez asegura que esto es producto de la suma de las nuevas subvariantes de ómicron. En Francia, el 25 % de los casos nuevos son por estas variaciones, mientras que en Bélgica representan el 10 % y en Italia el 5 %.

“Es muy importante que las personas que no se han vacunado o que no se han aplicado los refuerzos correspondientes lo hagan, ya que esta es la mejor forma de atacar el virus y sus variaciones”, asegura el experto.

Según un comunicado publicado por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Colombia gastó alrededor de 4,5 billones de pesos en la adquisición de vacunas para combatir el virus, y en total se recibieron 88.138.120 dosis.

Por otra parte, hace unos días Iván Mauricio Cárdenas, subdirector de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud y Protección Social, dio a conocer que Colombia tiene cerca de 12 millones de vacunas disponibles para enfrentar el COVID-19, y enfatizó que no deben pasar más de seis meses entre la aplicación de un refuerzo y el siguiente.

OJO con el COVID prolongado

Durante el Simposio “Enfermedades emergentes y reemergentes en el contexto de la COVID-19” realizado esta semana en la UNAL, el profesor Álvarez recalcó que es fundamental seguir de cerca un fenómeno que los expertos denominan “COVID-19 prolongado”, que se refiere a la persistencia de los síntomas por este virus luego de tres meses del contagio.

“Este es un llamado de atención para que todas las personas mantengan el autocuidado y sigan las recomendaciones del Ministerio de Salud, para que no tengan que enfrentarse al contagio prolongado, el cual ha demostrado síntomas intensos como asfixia, cansancio, afectaciones cardíacas e incluso de salud mental”, asegura.

En Estados Unidos, entre 7,7 y 23 millones de personas estarían sufriendo una infección más larga de lo normal, y según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), los síntomas prolongados afectan al 24 % de las mujeres y al 14,9 % de los hombres.

Con respecto a cómo ha manejado Colombia el diagnóstico del virus, el médico Álvarez señaló que, junto con Panamá, Chile y Argentina, el país fue de los que más pruebas de COVID-19 realizó en la región.

“Aunque por el momento esta subvariante no representa un riesgo elevado en el país, las recomendaciones y medidas como el tapabocas en espacios de aglomeración, el lavado de manos y la distancia siguen siendo una buena estrategia para mitigar el virus”, señala el experto.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), el fenómeno de La Niña tiene una probabilidad del 86 % de continuar hasta febrero de 2023, y de un 56 % de llegar a abril, por lo que parece que las enfermedades respiratorias seguirán acechando.
Estos datos, sumados a la época de diciembre, cuando se presentan muchas reuniones en espacios cerrados y contacto cercano entre personas, agudizan la problemática, por lo que la resolución del Ministerio busca disminuir los casos y evitar riesgos mayores en la población más vulnerable, entre ellos los mayores de 60 años y las personas con comorbilidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.