Recursos Plan Bicentenario: sin motivos para ‘sacar pecho’

Proyecto de la Vía Otanche, esta fotografía es del 2019 | Hisrael Garzonroa - EL DIARIO

Y menos que lo hagan los miembros de la bancada del partido de gobierno, quienes poco o nada hicieron en estos últimos dos años por un verdadero proyecto estratégico y de beneficio real para las comunidades asentadas a lo largo de la Ruta Libertadora. Más bien, en el caso del senador Ciro Ramírez, heredero de la herencia política de su Padre, el exsenador y expresidente del Partido Conservador, Ciro Ramírez Pinzón, debería reconocer el rotundo fracaso de la tradicional bancada conservadora en el Congreso que en los 20 años previos a la celebración del Bicentenario, nunca concretaron un proyecto sólido de conmemoración. 

Ramírez Pinzón, uno de los principales impulsores de la reelección de Álvaro Uribe, tuvo la oportunidad en 2006 de liderar una propuesta de fondo para la celebración de los 200 Años de la Batalla de Boyacá, pero de eso nunca se ocupó. Luego, el senador Jorge Hernando Pedraza, de la manera más descarada y oportunista en 2009, para apoderarse del debilitado gobierno departamental que encabezaba José Rozo Millán, hizo el aspaviento de la redacción de una ´Ley de Honores para el Bicentenario´, la cual usó solo en beneficio propio para hacerse reelegir Senador en las elecciones de 2010 y 2014 respectivamente. En cuanto al papel del actual representante Gustavo Puentes, quien representa en este momento a Cambio Radical, pero que su accionar siempre ha sido desde el Partido Conservador, jamás se le conoció iniciativa alguna en torno a lograr una celebración digna de los 200 años de la batalla ´que nos dio la Libertad´.  

Publicidad

Las demás bancadas, cuyos miembros, a excepción del Senador Londoño, el representante Gustavo Puentes y la senadora Sandra Ortiz, son primíparos (Wilmer Leal, Neyla Ruiz Correa, Rodrigo Rojas y César Pachón) en el actual Congreso, literalmente no tuvieron tiempo, así que su compresión y gestión para influir de manera real en las decisiones de inversiones y realizaciones para el Bicentenario, fue cuando menos muy precaria o nula.

En cuanto al Partido Verde que domina el escenario político del departamento, quien llevó las riendas del gobierno regional en los cuatro últimos años antes de la celebración fue el gobernador Carlos Amaya quien hizo lo que pudo desde su visión y compresión, para tratar de sacar el mejor partido tanto del gobierno Santos como del primer año del actual mandato de Iván Duque. Hay que anotar que la presencia de Jorge Londoño en la cartera de Justicia en el gabinete del presidente Santos, por lo menos para efectos de la celebración del Bicentenario fue inexistente.

Debe leer: MinTransporte adjudicó proyectos de infraestructura vial del Pacto Bicentenario

Los recursos asignados 

El énfasis de las partidas signadas, anunciadas por el Presidente Duque el pasado Jueves Santo, (1.9 billones de pesos) está en la ejecución de obras viales que en su mayoría son vitales para la región y el país. Pero por lo mismo, no constituyen ninguna novedad y por tanto los presupuestos destinados a ellas no son un aporte extraordinario. 

La carretera Belén, Socha, Sácama hace muchas décadas debió estar pavimentada como el eje vial de conexión más importante entre los departamentos de Arauca, Casanare, Boyacá y la capital del país. Además, porque esta vía es fundamental para la integración con una de las regiones más importantes del territorio Venezolano. Así que esta obra es de interés nacional y por tanto su terminación es una prioridad. Lamentablemente, los recursos asignados con seguridad tampoco alcanzarán para su terminación total, (322 mil millones de pesos).  

Quizá la obra más próxima a la idea de celebración del Bicentenario, anunciada en el paquete de del actual gobierno sea la pavimentación de la Carretera de Vado Hondo por Pisba, Paya y Labranza Grande. Ojalá esta obra se ejecute en el tiempo y en la longitud anunciados, (37 kilómetros y un presupuesto de 137 mil millones). 

La vía Duitama, Charalá, por el Páramo de Virolín, aunque es muy importante para algunos sectores, en especial el de la producción de carbón de las provincias de Sugamuxi, Valderrama y Norte, que la consideran vital para acortar la distancia con Bucaramanga y la Costa, deja muchas dudas en el frente ambiental, dado que es intervenir una de las cuencas hídricas más importantes del centro del país cual es la hoya del Río Fonce, tributario del Suárez. Hay quienes piensan que una solución más adecuada y barata que hacer esta vía sería adecuar para el transporte pesado la vía El Manzano, Sotaquirá, Casa Blanca ara encontrar la carretera Tunja, Barbosa y de allí tomar la transversal del Carare. 

La transversal de Boyacá, sigue completándose a pedazos. Esta es una obra que debió terminarse, desde el Pie de Monte Llanero hasta Puerto Boyacá hace 20 años, y sin embargo hoy sigue inconclusa en en una buena parte. Así que no se puede aceptar que los recursos asignados en el paquete anunciado por el presidente, sean parte de los aportes a a celebración del Bicentenario. La contratación del tramo de 60 kilómetros, se supone que corresponden a completar la pavimentación entre Otanche y Puerto Boyacá, lo cual es apenas el cumplimiento de un trabajo pendiente. El anuncio correcto debió ser que como verdadero aporte de la Nación al Departamento donde ´nació Colombia´, se asignaban los recursos necesarios para completar la obra en su total extensión. 

La Doble Calzada Zipaquirá, Chiquinquirá, se ha convertido en otro sofisma cuando se trata de justificar ´grandes obras´ para el departamento. Con los recursos anunciados, las obras no llegarán a Chiquinquirá. Además esta vía corresponde a la estrategia nacional de dobles calzadas, establecidas desde hace varios años, por tanto nada tiene que ver con la celebración del Bicentenario. Más bien de lo que se debiera estar hablando era de la rehabilitación y modernización de la Vía Tunja, Chiquinquirá con la asignación de los recursos, esos sí como homenaje a la efemérides. 

Además toda la plata no la a a poner el gobierno nacional, el 30% debe salir del presupuesto departamental. Entonces de qué tipo de trato especial se está hablando.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.