¿Quién le pone el cascabel al IGAC?

1
2143
Foto | Carlo Fidel Gómez
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Por | Edilberto Rodríguez Araújo– Integrante del grupo de investigación OIKOS de la UPTC

“Aunque Tunja continua con el auge de la construcción con un incremento importante, éste ha sido mucho más conservador respecto a otros años del boom constructivo” (Juan A. Nieto, director general del IGAC).

Publicidad

Recientemente el director general del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), Juan Antonio Nieto, sostuvo en el portal de esta entidad pública, que el mercado inmobiliario se desaceleró, debido al bajo dinamismo de la economía colombiana.

Como lo revelan las cifras del desempeño sectorial, la construcción ha sido una de las actividades, además de la minería y la industria manufacturera, que se ha contraído más-en el tercer trimestre de 2017 su producción se comprimió en -2,1 por ciento-, arrastrando la caída del empleo, que se mantuvo durante los últimos dos años en 682.000 personas y representa 6,3 por ciento del empleo total. Sin embargo, es innegable, que Tunja, como el resto de Boyacá,  ha experimentado una expansión de la actividad constructora (licencias aprobadas y metros cuadrados por construir), cuyo foco se ha localizado en algunas zonas específicas de la ciudad aledañas a la avenida Universitaria, lo que ha disparado su valorización, y por consiguiente, el precio del suelo, generando una plusvalía urbana, que debe ser gravada, como manifestación de la especulación en la finca raíz tunjana. Cabe destacar, que la construcción contrató, a finales del año pasado. 7.000 personas (8 por ciento de los puestos de trabajo en la ciudad.

¿Por qué se alude, inicialmente, a las declaraciones del director general del IGAC (“Dinámica inmobiliaria en Tunja sigue a la baja”, 7-02-2018?). Porque uno de los argumentos que se ha esgrimido en la controversia y malestar social derivados del exagerado incremento del avalúo catastral, y, por añadidura, del impuesto predial, es el presunto aumento del valor comercial de los más de 80.000 predios urbanos en la ciudad. En efecto, si se examina la trayectoria de la variación anual porcentual del Índice de Valoración Predial  (IVP), calculado y divulgado por el DANE sobre las bases catastrales del IGAC,  insumo indispensable para calcular el avalúo catastral, se encontrará que estos argumentos carecen de fundamento empírico.

Según el DANE, el IVP “permite calcular la variación porcentual promedio de los precios de los predios urbanos del país, con destino habitacional”, es decir, determinar “la variación anual promedio de los avalúos comerciales” de 2,7 millones de predios registrados en 22 ciudades capitales del país, entre los que  se encuentran 47.811 predios localizados en Tunja.

 

Evolución de la variación porcentual del índice de Valoración Predial (IVP)

AñoTunjaColombia
2001n. d.4,14
2002n. d.4,51
20037,124,42
20045,375,21
20056,175,04
20065,394,20
20074,374, 87
200811,286,37
200911,016,01
20106,225,10
20116,726,37
20128,206,29
20138,846,03
20149,415,95
20157,085,80
20166,135,48
20175,855,21

Fuente: IGAC-DANE

Como se aprecia en el cuadro anterior, desde 2014 se ha registrado un descenso sostenido del IVP en Tunja y en Colombia, situación que desvirtúa la hipótesis de un aumento desmesurado de la valorización de los inmuebles urbanos, para, de paso justificar lo injustificable: la desproporcionada alza del impuesto predial. Por ello, de acuerdo con el director  de la autoridad catastral, exceptuando seis ciudades “Las demás, a pesar de contar con mejoras como en sus infraestructuras y servicios, estuvieron marcadas por valores inferiores a los de la vigencia 2016”, concluyendo, a renglón seguido: “Aunque Tunja continua con el auge de la construcción con un incremento importante, éste ha sido mucho más conservador respecto a otros años del boom constructivo”.

Ahora bien, pese a que desde algunos sectores se ha sostenido que el incremento es legal, pero inequitativo, no debe ignorarse que el Decreto 2204 del 26 de diciembre, señala taxativamente en su artículo primero: “Los avalúos catastrales de los predios urbanos no formados y formados con vigencia de 1º. de enero y anteriores, se reajustarán a partir del 1º. de enero de 2018 tres por ciento (3%)”.Dicho en buen romance, el Gobierno nacional fijó un tope que no se puede superar. Los únicos municipios que tienen un actualización catastral descentralizada y pueden hacer reajustes diferenciales son Bogotá, Cali y Medellín.  

Colofón: El alcalde de Tunja solicitó a la dirección territorial del IGAC la revisión de la actualización catastral; sin embargo, la entidad rechazó los requerimientos de la administración municipal. Ante los notorios vacíos metodológicos del IGAC, debe prevalecer una decisión política, en la que los responsables son el alcalde y los concejales.

 


Debe leer:
>IGAC no da brazo a torcer ante peticiones de Alcalde Pablo Cepeda



Le puede interesar:
>La destorcida del mercado laboral tunjano


 

1 COMENTARIO

  1. Ante las cifras históricas y el impecable análisis del columnista, lo más sensato es revisar ese incremento predial con lupa y no tomar decisiones a la ligera.
    CC: Alcalde Cepeda

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.