“Que los boyacenses se sientan seguros y confiados de que sus enfermedades se las vamos a tratar aquí y que vamos a salvar sus vidas”: Gerente del Hospital San Rafael de Tunja

El médico Yamit Noé Hurtado dijo que se trabaja para que más del 90 por ciento de los pacientes que hoy deben ir a tratar sus enfermedades en Bogotá puedan ser atendidos en el que ya es considerado el Hospital más moderno del oriente colombiano.

La más importante inyección de recursos para infraestructura y tecnología en la historia del Hospital San Rafael de Tunja lo convierten en el más moderno del oriente colombiano y en uno de los mejores de todo el país.

Durante la inauguración de la Unidad Neurocardiovascular, única pública de Boyacá, Hurtado se refirió a todos los servicios que se están prestando o se prestarán en esa institución, para garantizar que los boyacenses ya no tengan que desplazarse a Bogotá para tratar sus enfermedades.

Publicidad

Señaló el Gerente la pandemia del COVID-19 puso a prueba al Hospital San Rafael y también permitió comprobar la fragilidad, pues la llegada de tantos pacientes afectados por el virus causó el estancamiento de servicios a personas afectadas por enfermedades graves como cáncer, diabetes y otras, pues la red hospitalaria pública colapsó, especialmente por los efectos de lo que estuvo ocurriendo en Bogotá y Bucaramanga.

Por esa razón dijo Hurtado que se realizó una planeación, que se realizó en consenso con el personal de la institución, con los médicos, con los especialistas y que ahora están convencidos que las estrategias en las que trabajan convertirán al San Rafael en una institución más moderna, más humana, “más nuestra”.

El complemento de esos objetivos es que a partir de ahora el San Rafael prestará servicios en todas las áreas de la medicina, con más médicos especialistas, con más tecnología y con mejor infraestructura.

“No tenemos que esperar otra pandemia para prepararnos en equipos y para tener un hospital más moderno y para ponerlo a la altura de Colombia”, enfatizó.

Por esa razón, según dijo Hurtado, con la ayuda de la Gobernación y de la Secretaría de Salud de Boyacá se trazó una estrategia que beneficiará a todos los boyacenses.

“Creamos un hospital más moderno, más humano, más nuestro; con altos estándares de calidad, de profesionales, de científicos, de infraestructura, de tecnología, que permitan que los boyacenses se sientan protegidos y confiados que aquí vamos a tratar sus enfermedades y vamos a salvar sus vidas”, dijo el Gerente.

Para lograrlo, se tendrán servicios como el de la Unidad Neurocardiovascular, dirigida a pacientes con problemas de trombosis cerebral y problemas cardiacos.

Así mismo ya se cuenta con una unidad de oncología y quimiterapia, ubicada en el sexto piso del San Rafael, en donde ya comenzaron a tratarse algunos pacientes con quimioterapia.

Dijo el Gerente que cada año se tienen que desplazar a Bogotá 6.500 pacientes boyacense a recibir esos servicios.

Ya se cuenta en el San Rafael con el servicio de hematología, una especialización para tratar a personas con leucemia, mal llamada cáncer de sangre.

Se tiene también la unida neonatal con equipos para atacar enfermedade3s respiratorias severas, que padecen el 50 por ciento de los neonatos prematuros, quienes sufren de esa patología.

El servicio de neumología pedriátrica está dirigido a pacientes de un mes de nacido y hasta 11 los años, un servicio que tiene alta demanda.

Igualmente se contará con una clínica de obesidad “para muchos de nosotros”, según dijo el Gerente, con medicina del deporte, medico fisiatra, endocrinología, para tratar y operar a quienes no pueden bajar de peso de manera natural.

Y habrá una clínica de osteoporosis, especialmente dirigida a personas de más de 50 o 60 años, que requieren ese servicio.

También una clínica de diabetes que, según Hurtado, es una de las principales patologías de Boyacá. Aseguró que con este tipo de clínica se podrán salvar miles de vidas y mejorar la vida de quienes padecen esa enfermedad.

“En el hospital tenemos claro los problemas de sobreocupación en urgencias. Por eso vamos a generar tres líneas de infraestructura para ampliar los servicios del hospital y vamos a tomar medidas para que más del 90 por ciento de los boyacenses que hoy se deben ir a que los atiendan en Bogotá ya no lo tengan que hacer”, dijo.

En ese objetivo se invertirán 13.000 millones para la terminación y remodelación de la clínica María Josefa Canelones, para lo que muy pronto se abrirán las licitaciones, que permitirá tener una moderna clínica materno infantil, para pacientes pediátricos con todas sus subespecializaciones.

Y, con los gerentes de los hospitales de Duitama y Sogamoso, fue planeado hacer un nuevo Hemocentro del Oriente Colombiano, para producir hemoderivados.

Finalmente, Yamit Noé Hurtado se refirió a la construcción de la nueva torre del Hospital San Rafael, que costará cerca de 125.000 millones de pesos, con una gran infraestructura para urgencias, con la cual se duplica la capacidad en camas y profesionales que se tiene actualmente; nuevos quirófanos para cirugías de alta complejidad, nueve quirófanos para cirugías de alta complejidad (cirugía cardiovascular, trasplantes, de corazón, de medula ósea).

En el tercer piso se tendrá unida de quimiterapia y oncología; y, en el piso cuarto, unidades de cuidado intensivos. Ya hay un búnker con servicios de radioterapia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.