“Que esta obra se pueda rescatar y sacar adelante”

0
675
Foto | Red de Medios Digital
PUBLICIDAD

Esta frase de Iván Duque, el recién elegido presidente, al cabo de su visita al proyecto Hidroituango, la comparten todos los colombianos, el problema es el “cómo” del rescate y si sale delante de quiénes serán los beneficios.

La frase está consignada en un comunicado de Duque sobre lo que piensa, luego de la visita realizada a la obra, quizá describe mejor que ninguna en este momento la situación de riesgo y dificultad que atraviesa el proyecto hidroeléctrico de Ituango, con las múltiples fallas que se han presentado en los últimos dos meses, por lo cual se piensa que, en efecto, el proyecto puede irse a pique definitivamente o ser su recuperación muy onerosa en tiempo y recursos.

Publicidad

En efecto, que el propio presidente -antioqueño además-, diga que lo que se espera es que la obra se pueda “rescatar y sacar adelante”, en realidad confirmaría lo que teme todo el país: que la gigantesca estructura colapse o no se pueda usar y más bien tenga que ser desmontada o dejada como testimonio de una gran equivocación, tanto técnica como ambiental, de lo cual los colombianos debemos saber la verdad.

El presidente Duque manifiesta en tal comunicado que “este es un proyecto de suma importancia para el país” por lo que significan los más de 2.300 megas de capacidad instalada, que lo convierten en el proyecto de generación eléctrica más importante de la historia en nuestro país.
Reconoció Duque la Labor de los trabajadores, a quienes calificó de “héroes, cuyo esfuerzo evitó una tragedia y ha permitido ir mitigando bastantes riesgos”, mientras que invitó a seguir deseándole al equipo de ingeniería, al equipo de trabajadores, al consorcio constructor, a la Gobernación, los mejores vaticinios y deseos para que esta obra se pueda rescatar, sacar adelante y que Colombia se beneficie de un proyecto de semejante envergadura”.

Duque prometió como Presidente de los colombianos, contribuir y ayudar en todo lo que sea posible para que el proyecto salga adelante, para que se mitiguen los riesgos, insistiendo en que como Presidente de los colombianos, ayudará a resolver sus problemas inmediatos.
“Creo que lo que hemos visto hoy es un proyecto donde los colombianos, todos, debemos unirnos en una voz de solidaridad y desear que pueda salir adelante, obviamente, sin dejar de estar atentos a cualquier riesgo”, reconociendo también “el compromiso de toda una región, de todo un grupo de ingenieros y un grupo de trabajadores que desean dar lo mejor por nuestro país”.

Desde luego que todos los colombianos somos solidarios y deseamos que el proyecto salga adelante, que como dice el comunicado de Duque, lo que se espera es que el proyecto se pueda rescatar, pero si este falla y hay que desmotarlo, contando con que no pase una tragedia de proporciones, ¿quién va a pagar los costos de este fracaso? Aquí se teme que eso lo vaya a pagar el fisco nacional, que es lo mismo que decir que lo pagarán todos los contribuyentes, un asunto que resulta inaceptable.

Y aunque el proyecto se pueda rescatar como espera el Presidente, ¿los costos del recate y las pérdidas por los tiempos de retraso, quién las va a asumir? ¿Todo el país, como acostumbran los paisas que suceda? Aquí habrá que replantear los términos de la propiedad y el manejo futuro de la obra si es que esta puede llegar a ser terminada.

Por lo pronto, superada al parecer la emergencia del posible derrumbamiento de la estructura de la presa, el país necesita saber la verdad sobre las causas de las fallas que tienen la tragedia latente y que ya han ocasionado multimillonarias pérdidas. Al país entero no se le puede endosar, como si nada, la irresponsabilidad de la charlatanería paisa, siempre al borde del fraude y el engaño.

Aquí tampoco el Grupo Empresarial Antioqueño puede pasar de agache; este entramado empresarial y financiero, con seguridad tendrá que ofrecer muchas explicaciones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.