Perico, Ciro, Pedraza, Jaime Castro y Juan B., la vanguardia de Duque en Boyacá

2
6316
De izq. a der.: Jorge Perico Cárdenas, ex gobernador; Ciro Ramírez, ex Senador; Jorge Pedraza, Senador; Jaime Castro, ex alcalde de Bogotá; y, Juan B. Pérez, ex rector UPTC y actual miembro del Consejo Superior.

Estos cinco nombres, que representan lo más tradicional de la política bipartidista en Boyacá, terminaron en esta oportunidad rodeando al candidato del Centro Democrático, Iván Duque, lo que obedece a las lealtades que estos dirigentes siempre han guardado por Álvaro Uribe, de quien ahora los norteamericanos dicen que sabían de sus vínculos con el narcotráfico desde hace más de dos décadas y que en Colombia es investigado por la Corte Suprema de Justicia por sus nexos con el paramilitarismo.

La pregunta es obvia, ¿qué puede salir de este tipo de unidad?

Jorge Perico Cárdenas, la figura que moldeó la estrategia clientelista y politequera que ha dominado al departamento en los últimos cincuenta años; que socavó y dio al traste con el desarrollo agroindustrial e industrial metalmecánico del departamento y que llevó a la absoluta mediocridad del ejercicio del poder en la región, donde lo único importante ha sido la disputa del puesto de vigilante o el tráfico de los votos para una elección cualquiera, mientras los recursos naturales y los grandes intereses empresariales se entregaron a agentes foráneos que hoy han convertido al departamento en exportador neto de las grandes utilidades que genera la actividad económica de enclave que domina el mapa productivo.

Ciro Ramírez Pinzón, considerado en el Partido Conservador como el más fiel discípulo de Jorge Perico; Pinzón apenas ha terminado de cumplir una condena impuesta por la Corte Suprema de Justica por sus nexos con el paramilitarismo y el narcotráfico, con su hijo como heredero de su caudal electoral, recién elegido Senador de la República, retoma a plenitud el hilo conductor de la forma de manjar el departamento en la perspectiva de personajes como Víctor Carranza y Pablo Elías Delgadillo, para citar solo dos nombres de esa historia.

Jorge Hernando Pedraza, el hasta ahora senador conservador, cuya divisa a lo largo de su carrera política ha sido el aprovechamiento en cada coyuntura para hacer las alianzas que más le convengan y sacar la mejor tajada del éxito de la decisión, (en lo cual, hay que reconocer que hasta ahora ha acertado), pero que durante 30 años de carrera política, poco o nada ha logrado como acción de fondo y duradera en favor de los interese del departamento, siendo el más notable de sus actos incumplidos, el trámite de la ley del bicentenario que desde 2009 se comprometió a impulsa y sacar adelante y que hoy, a un año de la celebración, no ha resultado nada desde ese compromiso.

Jaime Castro, presente en la política colombiana desde finales de la década del sesenta en el siglo pasado, responsable de la escinsión territorial de Boyacá para crear la entonces intendencia del Casanare, en la década del 70, y luego en los 80, como ministro de gobierno de Belisario, fue el arquitecto de lo que se vivió en el Magdalena Medio a partir de Puerto Boyacá; y que la única obra que impulsó para el departamento, que fue el hospital de su natal Moniquirá, se cayó antes de inaugurarla. Castro siempre ha sido ajeno a los intereses del departamento, pero en cuanto puede y le conviene, entonces aprovecha la ocasión, así en este caso tenga que identificarse con su eterno rival en el escenario regional, Jorge Perico

Juan B. Pérez Rubiano, figura conservadora que siempre ha estado gravitando en la alta burocracia del Estado, a partir de su paso como rector de la UPTC, institución a la cual ha estado vinculado hasta el día de hoy, siempre en medio de la polémica y la controversia por sus actuaciones. Pérez Rubiano es uno de los más entusiastas promotores de la candidatura de Duque en el departamento.

2 COMENTARIOS

  1. La vieja guardia en la política, el descrédito, el delito como forma de opinión, es lo que caracteriza a estos muchachos

  2. Lo más granado de la corruptela y de la hamponeria departamental, pícaros y holgazanes de profesión, culpables del atraso de nuestro departamento, no podían quedarse atrás para apoyar a lo más podrido y sucio de la politiquería nacional. Claro y faltan más como el Plinio y el Granados!!!!. Cuándo será que Boyacá tome conciencia que el atraso y la pobreza de nuestra región se la debemos a estos saqueadores, corruptos y pícaros????

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.