Ónix Sello Negro, un licor a la altura del paladar de los boyacenses

Esta edición limitada rememora a uno de los licores más antiguos y tradicionales del departamento, resaltando su auténtico y puro sabor a aguardiente. 

La Real Fábrica de Licores de Villa de Leyva fue la primera sede de una licorera en el departamento de Boyacá, que con los años fue proyectándose de forma más ambiciosa hasta llegar a Tunja y establecer la sede del barrio Jordán. Fue allí, a comienzos del siglo XX que se produce la primera edición del Aguardiente Ónix Sello Negro, que logró un amplio reconocimiento y aceptación a nivel nacional. 

Publicidad

En sus inicios este aguardiente tenía 40° G.A., lo que fue un rasgo distintivo de su sabor, pues la sensación al recorrer la garganta era inconfundible y muy fuerte. Con el tiempo los paladares y las regulaciones sobre el licor fueron mutando, y con ello la elaboración de este tradicional aguardiente. 

Pero hoy, con 3.000 botellas en el mercado, la Nueva Licorera de Boyacá pretende hacer un homenaje a un licor que ha sido ícono de reconocimiento del departamento. Claro que no se trata de un simple homenaje, pues el Aguardiente Ónix Sello Negro, en su edición limitada de 2020, llega con el ánimo de conquistar a los conocedores del aguardiente, aquellos que no toleran que un primer trago les provoque una mala experiencia. 

“Desde la nueva Licorera de Boyacá queremos que propios y visitantes se sientan orgullosos y conozcan la calidad de producto que sacamos al mercado y que está al nivel de los mejores licores. Esta edición de colección fue logrado, gracias al trabajo en equipo de la empresa”, indica Sergio Tolosa, gerente de la Nueva Licorera de Boyacá.  

Si bien esta edición limitada, con sus 29° G.A., sin azúcar difiere de su predecesora del siglo pasada en la cantidad de alcohol, su sabor es tan auténtico como el de aquel aguardiente que era conocido entre los boyacenses como “el purito”. Y además tiene el agregado de haber sido añejado en barriles de roble europeo, lo que le da un gusto a suaves notas maderables mezcladas con el característico sabor del anís. 

Para ser un licor tratado y producido cuidando hasta el más mínimo detalle, su precio al público es más que asequible, pues con apenas 65.000 pesos (precio sugerido) puede adquirirse esta edición especial, en tiendas, licorerías, cigarrerías, supermercados regionales y grandes superficies, que apunta a convertirse en el aguardiente Premium de la Nueva Licorera de Boyacá. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.