Occidente de Boyacá con grandes retos en etapa pospandemia

El gobierno departamental encabezó hace poco una gran reunión en Maripí, donde se abordaron los problemas más acuciantes de la región. Se espera que este proceso continúe, junto con las alcaldes y el gobierno nacional, para encontrar nuevos caminos de apoyo a la región los cuales deben estar, ante todo, en la dirección de consolidar la paz y el desarrollo de los distintos proyectos e iniciativas locales y regionales. Foto | OPGB

Por: Servilio Peña Aponte

Precisamente, cuando la región de Occidente de Boyacá se proyectaba como un polo de crecimiento a partir de sus apuestas en turismo,  en productividad  y conservación del ambiente,  apareció la pandemia por el covid-19. 

Y   en ese propósito,  ya trabajaban Pauna, con sus balnearios y sus eventos; San Pablo de Borbur con sus fincas agro-ecoturistica, sus leyendas y sus atractivos paisajísticos; Quípama, con su potencial  de avistamiento de aves  y Maripí con sus emprendimientos alrededor del café, el cacao y la panela, entre otros.

Publicidad

Pero, la situación se tornó difícil por las medidas de confinamiento,  que trajeron  consigo  el aplazamiento de  varios proyectos  pensados  para crecer la vocación de este  territorio, que  en el algún momento fue  epicentro de crudas  violencias, pero que ahora  camina hacia la paz.

Ante la reapertura lenta y precavida de varios sectores económicos en esta región de Boyacá, se prevé que los mandatarios locales, los gremios y las comunidades organizadas, van a proponer  importantes retos hacia adelante.

Uno de ellos, es fortalecer el Consejo Provincial de Turismo, que venía trabajando con la Secretaría del ramo y autoridades locales, precisamente,  en la idea  de  ordenar y direccionar  un portafolio de atractivos y servicios  que le brinde un espacio de posicionamiento a Occidente, como destino turístico del departamento.

El otro gran reto, que surgió a partir de la pandemia vivida, es  el crecimiento de la oferta de  posadas en la ruralidad y alternativas para el disfrute de los atractivos paisajísticos. Recordemos que Occidente de Boyacá tiene ventajas frente a otras regiones, no solo por sus aspectos climáticos,  sino, por la variedad de paisajes, la mítica minería de las esmeraldas, la exuberancia de sus territorios y la conservación de la cotidianidad campesina, aspectos que adquirieron gran valor, a partir de la realidad de los confinamientos.  

Occidente de Boyacá también se planeta retos en el  campo productivo.  Para nadie es un secreto los pasos que se han dado para la transformación del cacao, mediante una planta especializada,  que se encuentra instalada en San Pablo de Borbur y que debe ponerse  en funcionamiento  a la mayor brevedad.  Y, en el mismo sentido, avanzan sectores como el café, el aguacate, los cítricos y la variedad de sus frutas. 

Foto | Hisrael Garzonroa

Pero, muchos analistas, coinciden en afirmar que el mayor reto de la región de Occidente es recuperar su liderazgo político.  Particularmente porque se trata de una región que  se viene moviendo hacia nuevos proyectos y hacia un discurso más cercano a la  construcción de dignidad,  que enfrente la pobreza y que vaya tejiendo los escenarios para la paz.  En ese sentido,  se viene privilegiando el papel de los jóvenes líderes y emprendedores de la región. Y  ese aspecto,  abre el camino para  un cambio drástico en la figuración política  que ha tenido esta región. 

En particular, llama la atención, los espacios que viene perdiendo  el viejo modelo “patronal”  que dominó las decisiones políticas  a nivel local y que se heredó de la influencia de sectores  que mantuvieron poder territorial, en detrimento de sus  comunidades.  Y en ese aspecto, coinciden en afirmar los analistas, que  el inicio de las campañas para cámara  y senado en pocos días, dará lugar a un juego inédito y oportuno , donde saldrán  “al ruedo” nuevos nombres  que  le van a proponer a la región, una renovación de sus prácticas y sus liderazgos políticos. Con estos elementos se dibuja  una serie de retos regionales, que apuntan a reconocer el verdadero papel  y el protagonismo  que puede llegar a cumplir el  Occidente de Boyacá en los económico,  ambiental y político.   Superada las etapas críticas de la pandemia, esta región del Departamento de Boyacá  va  a ser determinante  a la hora de proyectar las nuevas realidades  y nuevos escenarios para  la generación de crecimiento en Boyacá.  Y el Gobierno Departamental  y Nacional no tendrán más opción que volver a mirar a Occidente,  con  respeto y admiración.  

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.